Lo que no te enseñaron

Te enseñan los colores y sus nombres.
Los números y sus representaciones.
Los títulos y nombres de tus familiares (abu Leti, titi Mary, papá Lolo, mami Esti, etc.).
A comer como “persona grande”, a hacer tus necesidades en donde los demás las hacen, a vestirte, bañarte, ¡tantas cosas te enseñan!

Y te entrenan a entrar dentro de determinados moldes de creencias, pensamiento, lenguaje, acción, estar en el mundo.
Lo que lleva aparejado castigos, premios, amenazas, promesas, esperanzas y toda otra forma de hacerte entender cómo debería ser tu vida.

Pocas veces te explican a decodificar tus sentimientos, a ponerlos en palabra, a expresarlos de manera constructiva.
A veces se ocultan, otras se los amplifica, pero dudosamente se los clarifica y emplea para la construcción de SHALOM.

Estaría genial que en las casas y en escuelas se hicieran cursos de concientización de las emociones, para no demonizarlas ni endiosarlas, sino para conocerlas y usarlas desde una perspectiva elevada-ética.
Mira niño, eso que siente le llamamos enojo y no es bueno que lo retengas ni que hagas daño con él. Te sirve para darte cuenta de que estás sintiendo impotencia y tal vez encuentres algún mecanismo para obtener o desplegar poder.
Atiende pequeño eso es lo que conocemos como amor, es un movimiento en tu interior que te quiere llevar al encuentro con el otro. Es bueno que lo sientas, ahora veamos cómo aplicarlo correctamente.
Presta atención mi querido, eso es aburrimiento y no se elimina llenando la panza, comer es para nutrirte o porque deseas el placer del sabor/consistencia/etc., y no como un reemplazo a la diversión o sentido.
Escucha eso es lo que sentimos cuando tenemos miedo, no sirve temer al miedo. Mejor lo reconoces y te das cuenta de lo que puedes hacer.
Eso es alegría y surge espontáneamente, no confundirla con la burla, o el sentirte poderoso sobre alguien siendo injusto, o cuando te induces a estados lamentables a través de drogas o cosas nocivas.
Y así, con cada uno de los sentimientos que naturalmente surgen en la vida cotidiana o ante situaciones críticas.

¡Qué recurso estamos subempleando!
Somos multidimensionales y el motor de nuestras actividades está en el plano emocional.
Aprendamos, enseñemos, desaprendemos, orientemos, compartamos, crezcamos construyendo SHALOM.

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: