El débil que te hace más fuerte

Dice la Torá:

«וְכִֽי־יָמ֣וּךְ אָחִ֔יךָ וּמָ֥טָה יָד֖וֹ עִמָּ֑ךְ וְהֶֽחֱזַ֣קְתָּ בּ֔וֹ גֵּ֧ר וְתוֹשָׁ֛ב וָחַ֖י עִמָּֽךְ:
‘Si tu hermano se empobrece y se debilita económicamente con respecto a ti, tú lo ampararás; y vivirá contigo como forastero y advenedizo.»
(Vaikrá/Levítico 25:35-36)

En la traducción encontramos «tú lo ampararás», como si esto fuera lo que dice en hebreo «vehejezakta bo».
Es correcto, cuando al mismo tiempo no lo es.
Resulta que toda traducción implica una reinvención del texto y por tanto un falseamiento.
A veces el oscurecimiento es adrede, con alguna segunda intención.
Pero otras veces ocurre por la dificultad intrínseca de convertir ideas, palabras, frases, creencias de una cultura a otra diferente. Por tanto, se produce un nuevo texto, no solo en un idioma diferente, sino con sentidos que no estaban en el original.
Entonces, «tú lo ampararás», como dijimos es correcto, pero dista de ser la enseñanza que encontramos cuando escarbamos en el hebreo original y en el contexto de la cultura judía.
Porque podemos leerlo de otra forma, mucho más aproximada al texto hebreo y ver que dice: «tú lo fortalecerás», es decir, con tu acción generosa, desinteresada, solidaria, altruista, no estás ahondando la debilidad de tu hermano en penuria económica, sino que le estás dando el aliento para que encuentro las fuerzas, el poder, para salir adelante.
Sin embargo, incluso encontramos una enseñanza más, todavía más intensa.
Porque para que en español dijera «tú lo fortalecerás» en realidad debería estás escrito «vehejezakta oto», pero acá dice «vehejezakta bo».
Y no es lo mismo ese «bo», que el «otó».
Entonces, ¿qué quiere decir realmente «vehejezakta bo»?
Pues, en su sentido más claro es: «tú te fortalecerás con él».
A ver si lo entiendes: cuando ayudas de forma altruista a tu prójimo necesitado, el beneficio es de todos, pero especialmente tuyo.
Quizás en el momento no te das cuenta, porque en el bolsillo te falta ese dinero que entregaste sin esperar nada a cambio.
Pero las ganancias espirituales y emocionales ya son tuyas y se reservan para ti también las materiales.
Así pues, aprovecha cada momento para dar una mano a quien lo necesita, sin esperar nada, absolutamente nada a cambio.
Te harás más poderoso y serás más feliz.

Puedes hacerlo en este momento, con tu aporte generoso a nuestra santa y luminosa causa de difusión de la espiritualidad:

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: