Respuestas y reacciones ante el sufrimiento

La vida necesariamente trae obstáculos.
Más grandes o más chicos.
Breves o extensos.
Cualquiera sea el formato,  habrá impotencias que nos tocarán y harán caer.
Pero, el sufrimiento es opcional: ¡nunca es obligatorio!

Déjame que te explique.
Ante el contratiempo tenemos diferentes alternativas de reacción o respuesta, te mencionaré algunas:

  1. Negar lo malo que nos ha sucedido y hacer de cuenta que nada negativo ha acontecido.
  2. Una variante de la anterior es además decir que el hecho amargo en realidad es positivo, que no ha habido ninguna contrariedad ni hemos recibido ningún impacto que nos afecte; más bien, todo eso ha sido parte de un regalo maravilloso y disfrutable que la vida, Dios, dioses, el destino, o quien fuera nos ha regalado. Todo es bueno, también el martirio incoherente y sin sentido.
  3. Reaccionar automáticamente disparando conductas que no controlamos que se supone tienen a protegernos y ayudarnos a sobrevivir. Algunas de éstas son instintivas y otras han sido aprendidas y automatizadas como hábitos, ni unas ni otras emplean el raciocinio ni la prudencia, sino solamente son reacciones impensadas. Suelen agravar los inconvenientes, generar nuevos, promover más el caos; cuando no se limitan a los casos en los cuales realmente la vida depende de reacciones espontáneas instantáneas.
  4. Sufrir y lamentarse y quejase y desmoronarse y ahogarse en el padecimiento que nos causa sentir nuestra limitación.
    Aumentar el pesar al multiplicar la visión pesimista y caótica en la cual nos encontramos.
  5. Sufrir con el primer impacto, perder un poco el control, desorientarse y entonces retomar las riendas de nuestra conducta, dentro de lo posible en la «nueva normalidad».
  6. Como lo anterior, pero posteriormente elaborar un sentido al sufrimiento que padecimos y a partir de ello elaborar una nueva estructura mental que corrige nuestras emociones y nos fortalece para el futuro.
  7. Reconocer la limitación, contener sus daños, confiar en Dios, entender que estamos en un mundo material que nos impone estos desafíos, llorar cuando haya que hacerlo, contextualizar el evento, eventualmente encontrar algunas enseñanzas positivas y confiar en nuestros recursos y que con la ayuda Celestial lograremos avanzar. Esta respuesta es más profundamente espiritual que la anterior, también muy positiva, no solamente porque incluye la palabra «Dios», sino porque pone las cosas en su real contexto. Este mundo es solo un pasaje hacia la verdadera estadía de nuestra existencia. Por tanto, lo que pasa aquí es muy importante, pero no es LO importante. A fin de cuentas, todo pasa en este mundo material, pero las enseñanzas que guarda nuestra NESHAMÁ (espíritu) son las que cuentan para la vida en la eternidad.

Te dejo este material para que medites.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: