Sin cremas ni maquillajes

"La sabiduría del hombre iluminará su rostro y transformará la dureza de su semblante."
(Kohelet / Predicador 8:1)

Es posible interpretar de variadas formas este pasaje, compartiré una de ellas.
Cuando el hombre comprende que el EGO forma parte de su vida, que tiene una función y que ella es útil, necesaria, indispensable;
y por ello no permite que ocupe otros lugares, ni ejerza otras funciones, ni se convierta en el rey cuando solamente es un servidor;
y ya no hace lo que viene haciendo desde el nacimiento, actuar como títere del EGO, sino que ahora es la neshamá (Yo Esencial) la que reina, el intelecto el que dirige y todo marcha en orden y armonía dinámica;
entonces se puede decir que es un hombre con sabiduría.

Quizás no sepa muchas cosas de ciencias, artes, conocimiento general,
tal vez no sea instruido ni asombre con los datos que maneja,
hasta podría ser declarado ignorante en cuestiones académicas y formales,
pero, ciertamente es un sabio.
¿En qué?
En vivir.

Su rostro está iluminado,
¿por qué?
Porque no se amarga por cuestiones que no tienen solución, acepta su impotencia y no lucha en vano.
Hace su parte.
Aporta su poder.
Realiza.
Crea.
Controla lo que está bajo su dominio, pero no intenta controlar lo que no es de su incumbencia.
No manipula ni permite ser manipulado.
No avasalla, ni insulta, ni agrede, ni se ofende por cuestiones nimias, no miente, no engaña, no es vanidoso, no vocifera, no usa la violencia.
Es poderoso, y cuando hay que destruir, destruye, siempre que sea para construir shalom.
Hace lo bueno y lo justo, es leal.
¿Cómo no habría de estar iluminado su rostro, si la Luz del Eterno que irradia desde su neshamá vigoriza cada una de sus partículas?
Su Yo Vivido refleja a su Yo Esencial, no lo oculta, ni lo tergiversa, ni obstaculiza su conexión.

La dureza que el EGO impone en el semblante, se desdibuja.
No en una máscara de falsa amistad, ni en lisonja traicionera, ni en palabrería manipuladora, ni en la amistad y paz de los profetas del mal.
Sino que realmente se quita del rostro, del corazón de la existencia.
Porque no es el EGO quien controla, entonces no se recurren a sus primitivas herramientas para llamar la atención y arañar un poco de algo que se pretende poder.

Seguramente habrán momentos dramáticos, tristeza, sentimientos de impotencia, situaciones de real amargura,
y el sabio los vivirá con entereza, estando triste, amargado, reconociendo su impotencia, admitiendo su error, reconociendo el fracaso,
¡claro que sí!
Para luego emprender el camino a su superación, allí en donde sea posible y como sea posible.
Siempre con la consigna de construir shalom, con acciones buenas y justas.

¿Tu rostro resplandece?
Sin cremas ni maquillajes, sino simplemente con sabiduría…

12
Leave a Reply

Please Login to comment
8 Comment threads
4 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
JULIAN MartinezYehuda RibcoPaulo OteroJonathan Ortiz Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Paulo Otero
Member

Hay que buscar que ese brillo auténtico nos acompañe siempre.

Jonathan Ortiz
Member

Maquillarse con bondad y justicia. Gracias Moré

JULIAN Martinez
Guest

Aprendiendo de: Moshé (Moisés) descendió del Monte de Sinaí, con las dos Tablas del Testimonio en la mano, Moshé (Moisés) no sabía que la piel de su rostro se había vuelto radiante cuando Él le había hablado. Moshé-Moisés..con sus dudas, conocedor de sus limitaciones..pero con La confianza en El Creador…”El Eterno le dijo. ¿Quien le dió boca al hombre, o quien hace al hombre mudo o sordo, o al hombre que ve o al ciego?.¿Acaso no Soy Yo, El Eterno?. Y ahora, ¡ve!. Estaré en tu boca y te enseñaré lo que debes decir” Conociendo y reconociendo que el principio… Read more »

Paulo Otero
Member
Paulo Otero
Member

Moré muy pronto le envío otros escritos para serjudio

JULIAN Martinez
Guest

Nuestra relacion con El Creador ha de ser sincera, pura, sin mascaras..ofreciendonos totalmente a El y a sus preceptos. Sentir que esa “alegria” interior se refleje en nuestro semblante. Puede que nos ocurra como a Moshé, que el mismo no era consciente de ese cambio, pero si que aquellos que le rodeaban se percataron de ello. Todos aquellos cambios que vamos haciendo en nosotros mismos…des-aprendiendo..aprendiendo..asumiendo y aceptando nuestra parte en el Shalom…y por supuesto, dominando el ego…han de ser reflejado en nuestro semblante, como fiel reflejo de la union de nuestra neshamá con El Creador y con nuestro projimo.

A %d blogueros les gusta esto: