Resp. 3519 – Grados del pecado

Shalom lic. ribco!
Leyendo el Jumash encontre que al asesino el Eterno le reclama por doble partida. siguiendo esta linea,los pecados no tienen el mismo "peso".
Cual es la percepcion judia tradicional sobre la clasificacion de pecados?
Es cierto que una persona ignorante,si comete pecado liviano o benial,cuando muere,recibe misericordia del Eterno,contrario al que concientemente transgrede un mandamiento.?
Existe en el judaismo un sidur de oraciones penitentes,dependiendo del grado del pecado,para que el pecador le pida perdon al Eterno?
gracias
maria fantauzzi
Puerto Rico

Shalom,
"¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!" (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenida nuevamente y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Sobre este tema ya hemos escrito anteriormente, por lo que no me explayaré en la oportunidad. Le recomiendo que busque lo que está publicado en nuestro amplio sitio.

Dice el famoso pasaje de la Torá:

"¡El Eterno, el Eterno, Elokim compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad, que conserva su misericordia por mil generaciones, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado; pero que de ninguna manera dará por inocente al culpable; que castiga la maldad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación!"
(Shemot / Éxodo 34:6-7)

Se mencionan aquí las tres categorías de acciones negativas, en su orden de menor a mayor severidad:

Pecado. Un acto que va en contra de alguno de los preceptos, y por tanto en contra de la propia esencia espiritual de la persona. Este acto erróneo se comete sin ánimo de obtener alguna ventaja ni con intención antagónica al Eterno y Su Autoridad.
Los pecados se subdividen en dos categorías:

  1. Por error, inadvertidamente.
  2. Por ignorancia. Esto no disculpa, pero atenúa la severidad del juicio.

Transgresión. Un extravío voluntario de la senda correcta para la esencia espiritual y en contravención de algún precepto. Su finalidad suele ser la de obtener alguna ventaja material, o gozar de alguna comodidad que se prejuzga que se obtendrá con esta acción ilícita.

Maldad o rebelión. Una acción que decididamente va en contra de algún mandamiento, con deseo de oponerse a la Autoridad del Creador.

Todos tenemos oportunidad de arrepentirnos.
En esencia no precisamos de rituales elaborados, de lecturas prefabricadas, de inmersiones y otras acciones.
Se requiere de nosotros que equilibremos aquello que nuestros actos negativos han desequilibrado, que nos comprometamos con la causa del bien, y que seamos responsables de no incurrir nuevamente en acciones negativas.
Por supuesto que el Padre celestial no absuelve de actos negativos que hemos cometido en contra del prójimo y que no hemos hecho lo necesario para compensarlo, y que no hemos solicitado adecuadamente y con integridad el perdón.

Recuerde, y le repito, que todos tenemos oportunidad de arrepentirnos. Pero, cuanto más hundida esté el alma en los actos nefastos, en la oscuridad espiritual, más difícil encuentra la senda para el arrepentimiento y el crecimiento.

Pero, debemos tener ánimo, entereza, coraje, valor, integridad, compromiso, amor a la vida, para quitar el pecado, la transgresión y la rebeldía de nuestra vida.

Lecturas recomendadas:

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio, léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: