Resp. 3685 – Infidelidad matrimonial: nunca

Estimado lic. Yehuda Ribco;

Buscando información sobre la cultura judía encontré su página y me parece muy interesante.

Me dirijo a usted respetuosamente para pedirle su ayuda gracias a su generosa sabiduría.

Yo no soy judía pero tengo especial interés en conocer todo acerca de esta cultura. Además estoy viviendo una situación que me confunde y me pone muy triste y contenta a la vez.

Soy una mujer casada desde hace xx años. Hace unos años conocí a un médico judío del cual he llegado a ser amiga. El siempre se ha mostrado respetuoso y amable conmigo.

Al principio cuando lo conocí yo estaba pasando por una etapa de depresión, ya que mi esposo había tenido un romance con otra mujer y mi situación era realmente difícil.

Pienso que por eso él no me llamó especialmente la atención en ese momento, pero con el paso del tiempo me fui dando cuenta que él hacia esfuerzos por hacerse notar.

Así que fue llamando mi atención con detalles como interesarse por mí, por cómo me sentía y eso fue captando mi atención poco a poco. Además de que es una persona físicamente muy agradable e inteligente. Le señalo que es el médico de mi hijo, no mío.

En una ocasión me ausenté un tiempo de las consultas y él me llamó a mi casa para preguntar que pasaba. Creo que le demostré demasiado entusiasmo y lo asusté porque luego vino una etapa de seriedad, de calma, en donde no daba mayores demostraciones de interés por parte de ninguno de los dos.

Pero después volvíamos a encontrarnos como dos personas que no se han visto por años, y sin expresar nada verbalmente nos demostrábamos cariño. (abrazos, miradas, roce de manos)

Ahora, cada vez que lo veo me recibe con ese abrazo envolvente que ya se ha vuelto casi una tradición entre nosotros y su mirada que me demuestra su afecto y siempre ese interés por saber de mi, de cómo estoy, como me siento, qué hago y me ha dado consejos incluso para resolver algunos problemas.

Hace poco recomende con él a una amiga y ella me dijo que él habló muy bien de mí, e incluso ella misma noto que había interés, en mí, pues él habló de mí cómo una persona que había logrado «crecer», salir de situaciones muy difíciles y que me admiraba mucho.

Eso significó mucho para mí, pero él a mí nunca me ha dicho nada y no creo que lo haga, pues no le ha faltado oportunidad.

Yo estoy muy triste porque pienso mucho en él. Sé que está lejos de mi alcance, que tengo una vida hecha y que mi esposo ni mi hijo, o yo misma, merecemos esta «infidelidad» de pensamiento, pues mi esposo me pidió perdón, recomenzamos y seguimos una vida tranquila y tenemos ya un hijo.

Sin embargo no logro desviar mi atención del médico. Sé que soy una persona neófita en la cultura judía y no sé que hay detrás de todo eso. Me apena no saber nada. Quizás su educación es ser así con todos y no especialmente conmigo. No sé qué pensar y cómo salir de esta situación pues cuando lo veo surgen de nuevo todos mis pensamientos que me hacen perder el piso y tardo algunas semanas en calmarme.

Quiero decirle que no es algo físico totalmente, sino que él representa mucho de lo espiritual que me interesa, me inspira, me dice que hay algo más valioso en su persona y difícil de encontrar entre nuestro entorno.

Por otra parte, tengo miedo de que mi esposo se de cuenta, de decir durmiendo el nombre del médico pues muchas veces sueño con él. Estoy desesperada…

Sabiendo que no tenemos ninguna posibilidad de construir nada, me gustaría descifrar, comprobar, si sólo le intereso como un ser humano o si soy capaz de despertar en él sentimientos de ternura, cariño y amor. Y por qué no me dice nada.

Le estaré agradecida por el apoyo que pueda proporcionarme

Shalom,
«¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!» (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenida y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Apreciada señora, la infidelidad es un «mal negocio».
El mal bicho de la infidelidad no siempre comienza con un tórrido romance, veladas bajo la luna tropical, o citas efervescentes.
A veces es como un ocaso paulatino, en el cual uno lentamente se va metiendo en una situación oscura e insospechada; a la medianoche de la relación parece que se vive una velada romántica; pero al amanecer se observan los daños que uno ha ocasionado.

Hay personas que quedan obnubiladas y no pueden percatarse del enorme error que emana de la infidelidad, pero créame que siempre hay perjuicios. Quizás no sean notorios, quizás en el plano físico, social e intelectual uno encuentre excusas y justificaciones; pero el plano emocional es lacerado probablemente; y, sin dudas, se hiere el plano espiritual de los involucrados en la infidelidad.
No en vano la prohibición de la infidelidad matrimonial es un mandamiento universal, que compete tanto a gentiles como a judíos.

Así pues, aquello que usted comenta de miradas sugerentes, toquecitos, llamados, etc. son QUIZÁS tímidas aproximaciones a la infidelidad, que debe ser evitada.

Mi consejo es que lo más saludable es cortar de plano con esta situación.

No vea mas al médico, no lo llame, no le conteste el teléfono.
Acuda a otro médico para las consultad de su hijo.
Corte de raíz esto.
Apártelo de su vida, antes de que sea tarde.
Por el bien de todos ustedes.

Tal vez los gestos de cariño del médico, en realidad no sea más que una demostración de su calidad humana y de su eficiencia profesional. Un buen sujeto que la ve con compasión y calidez, con el cariño que se le puede tener a una madre esforzada.
Pero, son sus pensamientos (los suyos señora «anónima») que están orientados hacia la infidelidad, que quieren encontrar un amoroso príncipe azul en este médico que la rescate del ogro de un pesado matrimonio, que a usted parece no agradar.
O, tal vez realmente él sienta algo especial por usted.
Cualquiera sea de estas opciones, mi consejo sigue siendo el mismo: no permita que su pie resbale ni siquiera un centímetro hacia la infidelidad.

Si en el futuro usted no se encuentra a gusto con su marido, y no hay forma de recomponer la relación matrimonial… pues comience otra etapa en su vida. Divórciese, de la manera menos dolorosa para todos, especialmente para su hijo.
Luego haga su vida sola o forme una nueva pareja, pero no caiga en las garras de la inmoralidad-infidelidad.

Tampoco siga indefinidamente en una relación con su marido en la cual está presa y como muerta en vida, pero al menos hagan ambos ahora el sano intento de edificar una vida de familia, a partir de la cual todos ustedes puedan crecer y desarrollarse.

Por último, si inicia en el futuro una nueva relación de pareja, que sea con un señor gentil (noájida), con el cual pueda tener un matrimonio íntegro, equilibrado, bajo las alas protectoras de la divinidad.

Espero que mi consejo le sea de bendición.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio,
léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

4
Leave a Reply

Please Login to comment
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Yehuda RibcoAmyorah Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
orah
Member

b’sd
esa es una e las razones por la cual nos.los rum’ no tenemos ningun contacto con otro hombre q’ no sea el esposo, papa o tio..
una vez yo tbn acompane a mama(Hashem la cuide) al medico,y le di la mano ,lo cual se la guardo por lo q’ parecian 30 seg.y sa mirada etc,,bue,yo era soltera entonces pero el casado..y muy chulo ,by the way…
la cosa no le di la mano nunca mas le explique la halaj ,no le gusto pero entendio ,poor thing jaja
la halaja es poteccion jevre!

orah
Member

sorry hay mas.. el consejo q’ te dio yehuda es genial,la unica salida! ojos q’ no ven corazon q’ no siente.. ma paso tbn ,q’ llendo a l.a weight loss ,despues de mis chicos y p/ recuperar mi buen peso,trabajaba un chulo,bien wapo,ruso ,judio y entrenador ,les dejo a su imginacion su fisico..#@^,q’ pues tbn parecia interesado en mi,siempre con palabras alagadoras, ,y q’ bien se te ve,y esa cadenita ,bla,bla en fin entendi q’ mis pensam. se desviaban hacia el,y yo tampoco queria interrumpir lo lindo y unico q’ tenemos con mi marido,sooo un buen dia dije,este chico no… Read more »

Amy
Member
Amy

Estimado Yehuda; Muchas gracias por su consejo. En el fondo creo que lo sabía. Sólo quiero señalar que no tengo intenciones de ser infiel y él tampoco me ha orillado a ello, pues nunca me ha propuesto absolutamente nada. Es sólo que nos queremos y ya, y creo que de buena manera. Y me queda claro que debo alejarme. Es sólo que me cuesta trabajo pensar que no lo veré. Hace dos días me envió un correo para compartirme una noticia que le dio mucha felicidad y yo me uno a su felicidad. Así que ¿Cómo no responderle? Ahora tengo… Read more »

A %d blogueros les gusta esto: