Resp. 6024-El Dios verdadero y el dios biblico son los mismo?

(Shemot 23:07) De palabra de mentiras te alejaras y no mataras al inocente y al justo, porque yo no justificare al impío.
El dios biblico dice NO mataras al INOCENTE y al JUSTO, entonces porque mandaba a exterminar a NIÑOS y ANIMALES? ( josue 6:21 , 7:24
alexander escalona, edad 37 años. electricista, Araure, venezuela


Buen día.

Comencemos por el título de su pregunta: “¿El Dios verdadero y el dios biblico son los mismos?”.
Hasta donde sé existe un único Dios, que no tiene partes, ni asociados, ni es miembro de trinidades u otras corporaciones.
Por su parte, existe en la imaginación de las personas infinidad de dioses, ninguno de los cuales tiene alguna existencia propia, sino solamente como deseo y fantasía de sus creyentes.
Para mí es sumamente complicado comprender qué quiere decir usted cuando separa a Dios de eso que denomina usted “dios biblico”.
Es un hecho que el único Dios es aquel que dictó la Torá a Moshé; el mismo Dios que trasmitió Sus mensajes a los profetas, algunos de los cuales quedaron por escrito en la sección profética del TANAJ; y el mismo Dios que inspiró las obras santificadas en la sección de los “escritos sagrados” del TANAJ.
No veo cómo se puede separar a Dios en una personalidad diferente al que usted denomina “dios biblico”.
¿Acaso está sugiriendo que Dios no es el que entregó la Torá a Moshé?
¿O acaso está declarando que existen otros dioses, realmente existentes, aparte del Uno y Único Dios?
¿O que alguna persona tergiversó los versos bíblicos para introducir ideas que no corresponden a un mensaje original, que no sé cómo podría usted conocerlo?
No sé qué pretende insinuar su pregunta con la que tituló el resto del mensaje.
Habiendo manifestado mi ignorancia ante sus planteos, fundamentos, objetivos y sentido del asunto, continúo.

Usted menciona que Shemot/Éxodo 23:7 dice: “De palabra de mentiras te alejaras y no mataras al inocente y al justo, porque yo no justificare al impío.”; pero veamos las cosas como deben ser vistas, en su contexto:

«(6) ‘No pervertirás el derecho del necesitado en su pleito.
(7) Te alejarás de las palabras de mentira, y no condenarás a morir al inocente y al justo; porque yo no justificaré al culpable.
(8) ‘No recibirás soborno, porque el soborno ciega a los que ven con claridad y pervierte las palabras de los justos.»
(Shemot / Éxodo 23:6-8)

¿Para quién están dictadas estas palabras?
¿Para cualquier hijo de vecino?
¿Para quien quiera y pretenda hacerse cargo?
¿Para los que son los encargados, por ley, de administrar la justicia?
La respuesta es evidente y una: es para los jueces.
Que de manera indirecta uno quiera aprender cómo comportarse, está muy bien; ¡pero NO tergiversando el sentido y el fundamento de la Palabra!

Como moraleja general, a tomar en cuenta que hay que tener mucho, muchísimo, cuidado de no pretender estar estudiando TORÁ, cuando no se está recibiendo la instrucción directamente de un maestro judío preparado e idóneo para tal fin. Porque, en verdad NO se está estudiando, sino inventando ideas que probablemente no se correspondan con la realidad del asunto.
No debemos derivar reglas cuando no se está bajo la guía firme y clara del maestro adecuado, y no se está tomando en consideración la amplia legislación que existe en la materia. Porque, además, las reglas las determinan los sabios encargados de hacerlo, no cualquier persona, ni siquiera cualquier rabino.
Debemos ser muy cautelosos en no tomar a la ligera las cuestiones de TORÁ, y llevar nuestra imaginación a inventar ideas que no tienen ninguna base ni asidero en la realidad. Porque, al hacer así, de cierta forma se  está sobornando a la inteligencia para que no vea con claridad y quede enceguecida y aprobando las fantasías del EGO.

Así que, es claro y cierto que este párrafo NO DEBE usarse para llegar a la conclusión de que: “El dios biblico dice NO mataras al INOCENTE y al JUSTO”; puesto que eso fue dicho con precisión al proclamar el Eterno: “No asesinarás” (Shemot / Éxodo 20:13).
En el exacto mandamiento de “no asesinar” se encuentra la obligación para todos de no matar a la persona que es inocente.
Mandamiento que también se aplica para usted, así como para TODOS los gentiles del mundo, crean en lo que crean, adoren lo que adoren. Puesto que Dios les ha dado a ustedes, los gentiles, un pacto eterno que se compone de Siete Mandamientos, entre los cuales se encuentra también el de “no asesinar”.
Es un precepto fundamental, básico, que se arraiga en la ética de origen espiritual, la cual corresponde a todos los seres humanos.

Por supuesto que el mandamiento para los jueces judíos de no condenar a muerte al justo e inocente, así como el precepto para los judíos de no asesinar, así como el precepto de todos los humanos de no asesinar, se refiere a la muerte de seres humano y NO de animales.
Porque los animales pueden ser matados, siempre y cuando haya alguna finalidad superior o verdadera necesidad en esa muerte.
¿O acaso la vaca, o gusano, o lo que fuera que compone la hamburguesa que ha comido ayer; es culpable de algo y por eso murió?
Así que su pregunta no aplica, ni al principio, ni el medio, ni en el final a la muerte de animales.

Pero, si Dios ordenó no asesinar (humanos), lo que incluye no matar personas inocentes, ¿cómo se entiende que Él mismo ordenó en más de una ocasión realizar guerras en contra de los enemigos, y en las mismas matar a todos, incluidos niños?
Le podría contestar que el que ordenó que no se haga, también tiene el derecho de decir cuando sí se permiten las excepciones. Porque el mismo Dios dijo de no hacer imágenes, pero al ratito ordenó que la tapa del arca que contenía las Tablas de la Alianza tuvieran tallados dos querubines. El mismo Dios puede decir A y no-A, y es perfectamente razonable.
Pero, hay otras respuestas, como por ejemplo que en esos pueblos enemigos y que debían morir todos, no había gente que fuera inocente. Ni siquiera los niños. Tal vez porque fueron contaminados con odios y deseos de destrucción de lo bueno desde pequeños, como tristemente hacen hoy malandrines con sus hijos llenándolos de fanatismo homicida desde las entrañas. ¿No los ha visto en acción? Aunque fueran niños, ya estaban marcados con la falta de inocencia. También, recordemos, eran tiempos muy difíciles y no podemos estar cómodamente instalados detrás de monitores en la aparente paz del siglo cristiano XXI juzgando las acciones extremas pero necesarias en una época atroz, terrible, despiadada, en la cual sacrificios tremendos eran necesarios para lograr una posibilidad de subsistencia. En el caso de la ciudad de Ierijó/Jericó, era absolutamente necesario, y es evidente hasta desde la lógica humana, realizar una captura de la ciudad que fuera poderosa, que las noticias terribles se esparcieran, para que obligara a las otras posibles ciudades enemigas a buscar negociaciones de paz en lugar de querer confrontar a Israel en su regreso a casa. ¿Hubiera sido mejor otro mecanismo? Sin dudas, pero fue el gobernante de Ierijó y sus ciudadanos quienes quisieron la guerra y no se avinieron a la paz. Triste decisión con lamentables consecuencias. Sería bueno que los enemigos de Dios e Israel de todas las épocas lo aprendieran.
Por otra parte, siempre se daba la posibilidad de que quedaran con vida, y era por Voluntad del Eterno, quien tenía reservado para los sobrevivientes grandes y buenas cosas, para ellos o sus descendientes. Por ejemplo, el gran maestro de las generaciones, Rabí Akiva, era descendiente de amalecitas que se convirtieron al judaísmo; siendo que los amalecitas son el pueblo que más odia a los judíos y a Dios, y a los cuales hay que eliminar por completo. Y sin embargo, algunos de sus descendientes son hoy parte del pueblo judío, y han dado grandes beneficios a la humanidad tras de su conversión.
Son misteriosas las sendas del Señor.

En resumen, aprendamos a construir SHALOM, con acciones/palabras/gestos de bondad y justicia, siendo leales al Eterno.
Los que son gentiles pueden encontrar su plenitud a través de cumplir cada uno de los Siete Mandamientos de las Naciones.
Los judíos, con lo que corresponda a cada cual de los 613 mandamientos de la Torá.
Aprendamos como corresponde lo que nos corresponde para vivir de acuerdo a lo que nos corresponde.
Sigamos construyendo SHALOM, lo cual a veces implica que la justicia sobreabunde a la bondad, llegando a parecer que se está siendo violento, pero sin el ánimo o el deseo perverso detrás jamás.
Hagamos nuestra parte y dejemos que le prójimo haga la suya.

Pase buen día.

<

p class=»texto» align=»left»> Enviar una pregunta   Ver otras preguntas

0 0 votes
Article Rating

zandok

Casado, cristiano, 39 años de edad. Electricista/ plomero.

Ver todas las entradas de zandok →
Subscribe
Notify of
8 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Shaul Ben Abraham

En el fondo es una cuestión planteada por el dualismo, el zoroastrismo, el gnosticismo y el maniqueismo: doctrinas que quisieron hacer ver que el «dios bíblico» nada tiene que ver con el Ser Superior.

Yehuda Ribco

yo creo que la pregunta no va tan antiguo ni tan profundo…

Yehuda Ribco

hola zandok, la cuestion no esta en ser monoteista, puesto que los musulmanes tambien lo son. se puede ser monoteista e incluso asi andar errado, en idolatria, olejos de la la LUZ de vida del Eterno.

la cosa esta en ser NOAJIDA consciente y activo, que es lo que le corresponde por derecho espiritual al ser usted gentil.
conoce profundamente le noajismo? vive de acuerdo a el?

Yehuda Ribco

como cuales?

Yehuda Ribco

y como afecta esos relatos de la historia judía, no noajida, si identidad Noajica?

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: