El origen del todo

Hay un bello proverbio vietnamita que dice:

“Al comer fruta, recuerde al que plantó el árbol”.

Sin dudas, si lo llevamos a la práctica de manera frecuente encontraremos que al comer fruta, o cualquier otro alimento, nos llenaremos de algo más que materia y energía que proviene del fruto. Estaremos llenando nuestra mente y corazón de gratitud, de empatía, de consciencia, de compromiso con aquellos que edifican y no con el caos y lo que destruye sin sentido.

En nuestra Tradición se da un paso más allá, pues cada vez que vamos a comer cualquier cosa, no solamente un fruto, bendecimos al Creador del mismo y al hacerlo agradecemos y pedimos permiso para usarlo y transformamos en materialidad el alimento. Pues, aunque no te hayas dado cuenta hasta ahora, eso que vas a comer es sagrado, pertenece al Creador, por tanto, cuando le pedimos permiso y le agradecemos, al mismo tiempo estamos quitándole el hashtag de santo para que podamos nosotros hacer uso del mismo.
Cuando en las películas veo gente cristiana que «agradecen al Señor por el alimento», me parece genial, aunque no sea quizás al Todopoderoso a quien dirigen en principio su invocación, sino a un fantasma que han creado desde el EGO. Pero en el fondo, muy en el fondo, es su NESHAMÁ (espíritu) que está hablando y haciéndoles acordar que tienen una conexión constante con el Creador. Que no precisan de religión, ni de rituales, ni de salvadores, ni de pamplinas, sino simplemente ser conscientes de su nexo sagrado constante con el Uno y vivir de acuerdo a los mandamientos que Él entregó a las naciones. Ya llegará el tiempo para que todos así vivan, en reconocimiento del Creador y apartados de toda religión.
Como sea, es un paso hacia el lado correcto, agradecer por lo que vamos a comer.
Ahora, falta el resto, pedir permiso y bajarlo de su estatus santo a profano.

Recuerda a quien plantó el árbol, pero también todo el enorme proceso, trabajo, esfuerzo, determinación y etc. del montón de personas que colaboró para que ese alimento esté a tu disposición. Y, cómo no, recuerda a Aquel que permite todo eso que ocurra y mantiene este mundo en funcionamiento.

Recuerda, bendice, agradece y si quieres dame una mano:

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: