Resp. 5915 – Pedir o no pedir, ahí está la cuestión

More Yehuda.
1-  En el rezo, uno puede pedir explícitamente por algo?
2- O conforme al Eterno decida?
3- Ya que el sabe lo que es mejor para nosotros.
Gracias.
Alicia, México

Shalom.

Muy oportunas sus preguntas.

1- Una de las funciones del rezo es pedir favores del Eterno. No es la más elevada, no debiera ser la prioritaria, no está en el corazón del sentido del rezo; pero es parte sustantiva del mismo y es bueno que así sea.
Sin embargo, se debe hacer con humildad, sin asumir que uno controla al Eterno, ni que uno tiene derecho a recibir sin más lo que está solicitando.
¡Dios no es el de la pizzería celestial a quien le requerimos nuestro encargo, ni es el muchacho en su motito quien nos lo traerá rápidamente a la puerta de nuestra casa!
Las religiones han inventado y sostenido esta absurda creencia, y la difunden y proclaman sin empacho. Es que les sirve para sus intereses del EGO, así controlan a las masas, así detentan poder sobre sus seguidores. Por esto, mucho cuidado por favor, con los religiosos que abundan actualmente en ropajes de santidad. Mucho cuidado, no sea que por querer hacer cosas santas, uno termine desviado y adorando deidades que no son Él, atrapado en servilismo a hombres y sectas disfrazadas de santidad.

El acto de pedir dentro del rezo debiera servir como un momento de reflexión, de toma de conciencia, de compromiso, de asumir responsabilidad, de visión desplazada del EGO, de voluntad altruista, de propuesta para uno mismo hacer realidad –en la medida de lo posible- aquello que está rogando.
¿Se entiende correctamente lo que estoy planteando?
En palabras del Rabi Haim haLevi Donin: “Ya sea que solicitemos a Dios que nos proporcione lo que nos falta, o que Le agradezcamos por algún bien que nos hubiera brindado, o Lo ensalcemos por sus imponentes atributos, toda plegaria está destinada a ayudarnos a convertirnos en mejores seres humanos” (“Rezar como judío”, Introducción). Una idea caso idéntica planta el Rabino Nissan Mindel en su “Mi plegaria”, también en la introducción, parágrafo titulado “El momento de juzgarse a sí mismo”. Recomiendo ambas obras, para las personas judías que quieran introducirse cabalmente en el mundo de la oración; también para los hermanos noájidas, con las limitaciones oportunas y sin confundir identidades.

Así, puede pedir, claro que sí.
Pero no olvide aprender algo acerca de usted misma, ni de ver las necesidades del prójimo, ni de ponerse en campaña para obtener lo que desea, y de agradecer incluso aunque no recibiera lo que está esperando.

¿Su ruego es por algo en lo cual usted, o el hombre, no tiene capacidad para alcanzarlo?
¡Qué bueno que existe el rezo!
Igualmente, haga aquello que le acerque a su objetivo, aunque no tengamos manera de lograrlo (en apariencia).

¿Su ruego es por algo que usted tiene capacidad para alcanzarlo?
¡Por qué espera un milagro cuando Dios quiere que sea usted quien lo consiga!
Igualmente, que el rezo no se acalle, porque nosotros disponemos y hacemos nuestra parte, pero es Él quien controla el TODO.

2- Siempre es lo que el Eterno decida.
Lo genial sería aprender a darse cuenta de esa verdad y no andar por la vida con creencias “new age”, o religiosas corrientes, en la cual Dios es un dios, un pelele, un títere, un impotente poderoso al servicio de un impotente impotente como somos nosotros.

Dios es el Rey de reyes.
Pero, al mismo tiempo, nuestro Padre.

3- Sí, puede que Él sepa lo que es mejor para nosotros y para cada uno.
¿Y eso, qué?

Lo interesante es aprender a evaluar nosotros mismos lo que es bueno para cada uno y para nosotros.
La referencia la obtenemos con esta sencilla, perfecta y sagrada fórmula: «¡Oh hombre, Él te ha declarado lo que es bueno! ¿Qué requiere de ti el Eterno? Solamente hacer justicia, amar misericordia y caminar humildemente con tu Elokim.» (Mijá / Miqueas 6:8).
Esto es: construir SHALOM.

Si sus actos, pensamientos, palabras, ideas, creencias, gestos, sueños, anhelos, etc. son de construcción de SHALOM (bondad Y justicia), entonces seguramente estará en la senda correcta en la casi totalidad de las ocasiones.
Siendo así, estará en sintonía con el Padre celestial.
Siendo así, sus rezos serán puros, radiantes, plenos.
Siendo así, sus ruegos serán una manera más de construir SHALOM y de alcanzarlo.

Me encantaría saber sus opiniones, porque aportan a seguir creciendo.
Hasta luego, shalom y todo lo bueno para usted y los suyos.

                  Enviar una pregunta                     Ver otras preguntas

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
5 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
aliciak

Agradezco mucho sus respuestas entiendo la cuestión de aprender a dirigirme a D.s con humildad y agradecimiento, también por la guía de rezos para Noajidas ,que nos elaboró para tener más clara la ideay esta que nos va mostrando como realizarla ,saliendo de las equivocaciones ,pues a menudo nos encontramos como niños caprichosos .

Jonathan Ortiz

Otro favorito!

Me quedo con esta frase «Igualmente, haga aquello que le acerque a su objetivo, aunque no tengamos manera de lograrlo (en apariencia)»

Agradecido

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: