Nasó 5777

נָשֹׂ֗א

Los temas principales de la parashá son los siguientes:

  • El censo de los gershonitas, meraritas y kohatitas, para varones entre treinta y cincuenta años de edad, también como se detallan sus funciones respectivas en el Tabernáculo (Mishcán) (4:21-49).
  • Dios dice a Moshé procedimientos para quien está ritualmente impuro, con los que quieren hacer TESHUVÁ, y con aquellos que son sospechados de adulterio (5:1-31).
  • Son expuestas las obligaciones para aquella persona que se comprometió a ser un nazir, quien se comprometió a abstenerse de alcohol así como cortarse el pelo por un tiempo determinado (6:1-21).
  • Dios le indica a Moshé que enseñe a Aarón el cohén (sacerdote del Eterno) así como a sus hijos que bendigan al pueblo con la Bircat Cohanim (6:22-27).
  • Moshé consagra el Santuario construido en el desierto y cada uno de los príncipes de las tribus traen sus respectivas ofrendas de inauguración. Moshé luego habla con el Eterno dentro de Ohel haEdut (Tienda de la Reunión) (7:1-89).

TESHUVÁ, es el proceso de completo y sincero el regreso a la senda de la corrección. Por lo general se relaciona con aquel que habiendo perdido el camino luminoso quiere volver a él; pero en realidad es una posibilidad disponible para toda persona que desea perfeccionarse.
Al respecto leemos:
«Di a los Hijos de Israel que cuando un hombre o una mujer cometa cualquiera de los pecados con que los hombres ofenden al Eterno, esa persona será culpable. Confesará el pecado que haya cometido y hará restitución completa por el daño que hizo. Sobre ello añadirá la quinta parte y lo dará a aquel a quien había hecho el daño.»
(Bemidbar/Números 5:6-7).

En este pasaje quedan señalados los elementos para la TESHUVÁ:

  • Darse cuenta del error y querer enmendarlo.
  • Pedir perdón, si el acto erróneo fue contra Dios, a Él debemos pedir perdón por nuestro pecado; pero si fue contra el prójimo, es a él a quien debemos expresar nuestra voluntad de cambiar y reparar el yerro para recién después hacer las paces con Dios.
  • Confesarlo, de manera clara y detallada. Es un acto privado que la persona debe hacer ante Dios, no a quien se haya perjudicado, ni a un clérigo, ni de manera pública y estentórea.
  • Restituir, devolver, reparar o pagar por lo que hemos estropeado.
  • Asumir la sanción que la justicia determine.

A la que añadimos, de acuerdo a lo enseñado por los Sabios: no volver a incurrir en similar acción teniendo oportunidad de caer nuevamente.

Cada uno de estos elementos tiene su propio grado de dificultad y cada persona encontrará sus respectivas resistencias de acuerdo a su personalidad.
Para muchos disculparse y explicar qué es lo que han hecho mal, suele ser una tarea casi imposible. Sin embargo, tanto Maimónides (Mishné Torá, Hiljot Teshuvá 1:1, 2:5) así como Rashi, entre otros, nos hacen ver que la TESHUVÁ requiere siempre de la apropiada confesión, sin ella no la estamos completando.
Ya lo dice la letra (y título) de una famosa canción de Elton John: «Sorry Seems to Be the Hardest Word» – «Lo siento parece ser la más difícil palabra».
¡Cuán triste y frecuente verdad!

¿Cuáles crees podían ser las causas que impiden a la persona dar los pasos necesarios para su TESHUVÁ, en especial el de la confesión sincera?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

      1. Yehuda Ribco (4178) ‍‍27/05/17 - 3 Sivan 5777 {Link}
        lo entendi perfectamente, explique pq la verguenza es un impedimento para conseguir algo tan estupendo como la TEHSUVA.
        gracias
        4
      2. Luis Diego Perez Chacon (677) ‍‍27/05/17 - 3 Sivan 5777 {Link}
        porque la verguenza es la estructura psiquica que protege la imagen social que se ha construido. Una persona indigente perdió su verguenza porque perdió la imagen social construida.
        El negarse por verguenza a la confesión para la Teshuva quiere decir que hay una imagen de pefección o poder que se ha construido, y que se pone en peligro ante la confesión. No es tan atractiva la Teshuva, y menos la confesión.

        Por eso, me parece que antes de la Teshuva, es la conscientización no del acto, sino del ser, para ver que se imagen construida se esta protegiendo con la verguenza.
        5

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: