Para que disfrutes de todo lo bueno

Querido alumno y amigo, estas palabras de Torá son para que encuentres poder y gozo.

El Talmud (Avodá Zará 19b) nos enseña:

סור מרע ועשה טוב וגו’ שמא יאמר נצרתי לשוני מרע ושפתי מדבר מרמה אלך ואתגרה בשינה ת»ל סור מרע ועשה טוב אין טוב אלא תורה שנאמר (משלי ד, ב) כי לקח טוב נתתי לכם תורתי אל תעזובו:

“Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela ”(Salmos 34:15).
No sea que uno diga: He evitado el mal habla y que mis labios no hablen engaño, por lo tanto, iré y me permitiré dormir y en sueños hacer cualquier cosa.
Para contrarrestar esta posibilidad, el versículo sigue diciendo: «Aléjate del mal y haz el bien», es decir, no es suficiente evitar el mal, sino que uno debe hacer el bien activamente.
Y la palabra buena no significa otra cosa que Torá, como se dice: “Porque te he dado una buena parte; Mi Torá, no la abandones ”(Proverbios 4: 2).

Te explicaré brevemente la enseñanza para que la puedas conocer y aplicar, entonces sabrás de la gran verdad y bendición que hay aquí.

Sabemos que el inspirado salmista nos declaró que la vida, y la buena vida, se encuentra en cuidar nuestra palabra, lo que hablamos y lo que escuchamos:

«¿Quién es el hombre que desea vida? ¿Quién anhela años para ver el bien?
Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño.
Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela.»
(Tehilim/Salmos 34:13-15)

Apartar la mentira, el engaño, la murmuración, el chisme, las intrigas, el contar secretos, la burla, la insolencia, la maldición, la blasfemia, el insulto, la degradación, la palabra negativa; en fin, todo lo que nos ata al lado oscuro debe ser desterrado por completo de nuestra comunicación.
Al cerrar la puerta al mal habla estamos despejando el camino para que entre con vigor la dicha, el gozo, la plenitud, todo lo bendito que Dios tiene preparado con amor para nosotros.

Siendo así, mi querido discípulo, ¿cómo habrás de negarte al sabio y sagrado consejo del rey David para alegrar tu vida y llenarla de muchos y buenos años?

Pero luego, nos recuerda el Talmud, no alcanza solamente con esto, por más que sea fundamental y de tremenda importancia.
Tenemos que limpiar también nuestro pensamiento, el Sistema de Creencias, de todo lo malo.

Es por ello que el salmista agregó que nos apartemos del mal y que hagamos el bien.
Desterrar los malos pensamientos, además de la palabra mala, para que nuestra mente esté libre de las cadenas de la maldición.

Luego, hacer cosas buenas, ser activos, construir SHALOM con dedicación y obras concretas.
No quedarnos en no hacer lo malo, ni estar pasivos pensando o diciendo cosas lindas y buenas.
Sino movernos, actuar, ser constructores de una mejor realidad.

Entonces, como consecuencia de nuestra HISHTADLUT estamos despejando nuestro recipiente para que la bendición del Todopoderoso nos colme.
Al alejarnos del mal y hacer el bien, le decimos a nuestro Benefactor que estamos listos para recibir Su bendición y que hemos aprendido a disfrutarla para bien.

Entonces, ¿qué estás esperando para colaborar conmigo y mi tarea sagrada?
A través de tu generosa donación, dando de tu querido dinero, podrás hacerte socio de mi tarea sagrada, ser contado entre los que favorecen a miles y millones con enseñanzas de Torá que es llamada “BUENA”, y es la que en verdad permite disfrutar de todo el bien en este mundo y en la eternidad.
Por lo cual, ahora mismo participa
http://serjudio.com/apoyo para que el Creador te otorgue más de lo BUENO, haya bendición, plenitud, abundando y gozo en tu vida.

Creo que es una enseñanza muy útil, para tener a mano en todo momento.
Para llevarla contigo en tu mente, palabra y acción, así el bien colmará tus días y la vida de los que amas.

Gracias por colaborar conmigo, difundir, compartir y aportar de tu querido dinero para mi tarea, nuestra tarea sagrada.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: