Parashat Vaetjanán: vistazo

Ubicación:
Vaetjanán
("E imploró") es la segunda parashá del quinto tomo de la Torá, el sefer Devarim, conocido en español como "Deuteronomio".

Temáticas:
Podemos señalar las siguientes temáticas en nuestra parashá:

  1. El Eterno niega a Moshé el ingreso a la Tierra Prometida
    Nuestro gran maestro, implora del Eterno una gracia especial, para poder ingresar a la Tierra de Israel. Pero el Todopoderoso solamente le permite observar la Tierra desde el Monte Pisgá.
    Iehoshúa es el indicado para conducirlos a la heredad patria.

  2. Moshé exhorta a los hebreos a guardar fielmente los preceptos
    Sin desmayo, sin concesiones, sin excusas, Moshé enseña con esmerada claridad que la única manera de servir al Eterno, y de cosechar una abundante vida de bendición eterna, es por medio del cabal cumplimiento de los preceptos de la Torá.
    Insta el maestro a que los hebreos no olviden y hagan perdurar el recuerdo de cómo el Todopoderoso los quitó de la esclavitud de Egipto, los santificó y los vivificó personalmente durante años y años.
    No es la fe lo que cimienta al judaísmo, sino el testimonio fiel de los 3.000.000 de testigos que vivieron los maravillosos sucesos hechos por el Eterno, y que aceptaron recibir la Torá directamente de Dios.

  3. Moshé señala ciudades de refugio
    Al oriente del Jordán son marcadas tres ciudades de refugio para que aquel que mata involuntariamente puede asilarse allí.

  4. Decálogo
    Moshé reitera el texto del Decálogo.

  5. Shemá Israel
    Luego enseña el Shemá Israel, que es la afirmación categórica de la unicidad del Eterno, así como Su dominio eterno y universal.

  6. Mandamientos perpetuos
    Moshé reitera que no sean abandonados jamás los mandamientos, pues es el cumplimiento de los preceptos la única manera de amar a Dios y al prójimo.

Para destacar:

  1. No quitar ni añadir
    El rav Gifter (en "Pirkei Torá", traducido libremente por nosotros) nos enseña:

    ""No añadáis a las palabras que Yo os mando, ni quitéis de ellas, de modo que guardéis los mandamientos del Eterno vuestro Elokim, que Yo os mando." (Devarim / Deuteronomio 4:2).
    La tendencia natural del hombre es de abstenerse a ser sometido a la voluntad ajena. Nosotros queremos auto-gobernarnos. Esta tendencia puede impedir grandemente nuestro servicio a Dios, ya que el verdadero servicio a Dios demanda una completa sumisión al gobierno de la Torá. Añadir o quitar de los mandamientos -que son la manifestación de nuestro servicio a Dios- está para satisfacer la propia voluntad, pero no la voluntad de nuestro Creador.."

  2. Algún día llegará el amor
    En "Creciendo por medio de la Torá" el rav Zelig Pliskin nos enseña:

    ""Estarán estas palabras que Yo te mando hoy, sobre tu corazón."
    (Devarim / Deuteronomio 6:6).
    El rabino Shalom Schwadron interpreta este pasaje diciendo que debemos quitar cualquier obstáculo (por ejemplo, deficiencias, características emocionales, o sentimientos) de nuestros corazones antes de que podamos experimentar amor por Hashem. El Kotzker Rebbe comento que ‘a veces tu corazón puede que esté cerrado, y los conceptos e ideas que aceptas intelectualmente no te penetran para hacerse parte de ti. Aun así, mantenlas sobre tu corazón aunque no entren en tu, pues ni bien tu corazón se abra un poquito, inmediatamente las palabras de Torá caerán en él’."

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco


Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  1. "El rey se puso de pie e hizo pacto delante del Eterno,
    de andar en pos del Eterno y
    de guardar Sus mandamientos,
    Sus testimonios y
    Sus estatutos
    con todo su corazón y con toda su alma;
    para poner por obra las palabras del pacto escritas en la Torá
    "
    (2 Divrei Haiamim / II Crónicas 34:31).

    1. ¿Cuál es el pacto que agrada al Eterno?

    2. ¿Por qué este versículo se vincula directamente con el párrafo del Shemá (Devarim / Deuteronomio 6:4-9)?

    3. De acuerdo a este versículo, así como al contenido de Vaetjanán, ¿qué pide el Eterno de la persona? ¿Qué tenga fe o que cumpla con los distintos mandamientos de la Torá?

  2. "Porque, Tú Eterno, no quieres sacrificio; y si doy holocausto, no lo aceptas.
    Los sacrificios de Elokim son el espíritu quebrantado.
    Al corazón contrito y humillado no desprecias Tú, oh Elokim.
    "
    (Tehilim / Salmos 51:18-19).

    1. ¿Qué prefiere el Eterno, el arrepentimiento sincero o la sangre y carne de un sacrificio?

    2. Explicar cómo este párrafo no contradice en nada los mandamientos relativos a ofrecer sacrificios de animales.

    3. ¿Cómo está descrito el arrepentimiento en este párrafo?

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: