Parasha Vaietze 5766

Autenticidad para la vida

En la parashá previa Itzjac, el segundo patriarca, le dice a su hijo mayor, a Esav:

"-Tu hermano vino con engaño y se llevó tu bendición."
(Bereshit / Génesis 27:35)

Estaba refiriendo el anciano acerca de la estratagema empleada por Iaacov para obtener la herencia, la bendición patriarcal.
Y sin dudas Itzjac emplea la palabra "engaño", en relación al acto cometido por Iaacov.

Es que, es doloroso pero real reconocerlo: nuestro tercer patriarca lidió con la corrupción y la deshonestidad desde su infancia.
Con razón o sin ella, él fue partícipe, en sus años mozos, de engaños y astucias y fue atormentado por ellos. (Sea por los resultados negativos de sus actos, sea por sus remordimientos, o sea por haber sido el también objeto de engaños de personas más arteras).

Recordemos, sólo al pasar, como el nombre que le dieron en su nacimiento, "Iaacov", está vinculado lingüísticamente con lo "akov", con lo torcido, falto de rectitud, lo tortuoso, lo engañoso1.
El nombre que la sociedad le dio a través de su madre le marcaba por la senda del equívoco, de la falta, de la desviación por caminos de falsedad.
Resulta que, lo que recibimos como legado de nuestros mayores y de sus libretos que nos endilgan nos van predisponiendo para cumplir ciegamente esos mandatos.
Si nos nombran como un perverso, entonces se nos está predisponiendo para actuar con perversión2.

Entre engaños y estratagemas llegó nuestro antiguo patriarca a morar en el hogar del perverso Lavan, el arameo, y allí probó el amargo sabor de sentirse burlado y taimado.

Y de a poco fue madurando y así aprendiendo a practicar la honestidad a pesar de las circunstancias y de la corrupción del ambiente en el cual él se movía.

Sin embargo, cuando el patriarca laboraba con las ovejas, él procuraba el bienestar y la seguridad de cada una de ellas, aun cuando no eran de su propiedad. Eran del hombre que lo vejaba, pero igualmente Iaacov las criaba con dedicación y esmero, cual si fueran propias.

De a poco, reflexionando en sus hechos del pasado pero por sobre todo analizando las experiencias traumáticas de su vida, Iaacov llegó a una convicción: la autenticidad es lo único que no puede corromperse.

Esta insignia en su vida, el sumo aprecio y respeto por la verdad, se convirtió en piedra fundamental en el judaísmo.
No es casual que uno de nuestros Sabios más grandes (Rabán Shimón ben Gamliel) enseñara: "En virtud de tres principios el mundo perdura; por la justicia, por la verdad y por la paz." (Pirkei Avot 1:18).

Uno de los sostenes del mundo es la verdad, la única de los tres pilares que no admite medias tintas ni menoscabos.

La manera humana de aspirar a la verdad es viviendo con autenticidad.

Al momento en que Iaacov, el que había crecido predispuesto a lo torcido, encontró que la autenticidad es la mejor de las virtudes, pudo por fin re-encontrar a su esencia personal, a su Yo Auténtico. Tengamos presente que la Torá nos da un retrato de la esencia de Iaacov cuando dice:

"Iaacov [Jacob] era hombre íntegro que solía permanecer en las tiendas."
(Bereshit / Génesis 25:27)

Tristemente la educación que vamos recibiendo y nos va formando la personalidad nos aparta de nuestra esencia espiritual, pero cuando logramos hallarla, por fin alcanzamos nuestra plenitud.

Tenemos una historia (TB Macot 24a) de uno de los Sabios, Rav Saffra, quien era dueño de un negocio. Mientras estaba recitando el Shemá un comprador entró a su tienda. El hombre no se enteró de que el rabino estaba en medio del rezo y le ofreció un determinado precio por un producto. Como es obvio, el rabino concentrado en su vínculo sagrado con el Eterno no prestó atención ni respondió a la solicitud del varón.
Éste pensando que el silencio del rabino significaba que no aceptaba el precio, duplicó su oferta. Pero obtuvo como respuesta nuevo silencio. Por lo cual nuevamente elevó el precio. Por fin el rav Saffra terminó el Shemá y se volvió hacia el hombre. Si bien podía quedarse con la última oferta, bastante elevada, le preguntó cuánto le había ofrecido en principio y la menor suma de dinero él requirió por el producto.
¿Por qué?
El rav Saffra respondió: yo no te respondí por estar rezando, no como astucia para ganar más dinero. Si te acepto la última oferta sin dudas que tendré más plata, pero seré deshonesto.

Esta historia verídica del Talmud nos hace comprender el estilo de vida de una persona realmente comprometida con la verdad, con la integridad que limpia de contención y negruras el alma.
Quizás la autenticidad no lleve a obtener triunfos tal y como son considerados por la sociedad consumista y fanática del éxito, pero sin dudas que la autenticidad lleva a alcanzar el verdadero éxito, que es aquel que satisface el alma y puebla la vida de serenidad y gozo.

Es que la autenticidad, el apego por la verdad en la cabal medida de las posibilidades, es el camino para apartarse del error y el pecado.

Para comprender la razón de esto, les pido que recordemos los niveles del pecado, en orden de menor a mayor severidad adversa para el espíritu3:

  1. El que comete un pecado o error de manera involuntaria, a pesar de haber tomado las precauciones lógicas y posibles.
    Ejemplo: el que fue a un restaurante que ostentaba en su pared un documento de habilitación de kashrut emitido por una autoridad rabínica, y por tanto come con tranquilidad lo que le ofrecen. Sin embargo, el dueño del local no respetaba con precisión las normas y daba de comer alimentos que no eran kosher.
    La persona que los come está cometiendo un error involuntario, pero error al fin.

  2. El que peca a causa de su ignorancia, no siendo esta ignorancia adrede.
    Ejemplo: aquel judío que vive en algún remoto poblado escaso en judíos que ha sido educado como gentil y que por tanto no cumple con los preceptos, yerra y peca. No lo hace voluntariamente, ni con malicia, solamente motivado por su ignorancia.

  3. El que peca por comodidad, por encontrar más fácil el camino del pecado que el de la aplicación al cumplimento de los preceptos del Eterno.
    Ejemplo: la persona que sabe que en Shabbat no se debe andar en auto, tal como lo indica la pauta tradicional, pero le queda más cómodo asistir al templo en auto y con esa excusa comete el pecado.
    No lo hace por maldad ni con espíritu adverso, solamente es movido por su desgana.

  4. El que peca con ánimo antagónico a la Torá, a Dios, a los Sabios, a la Tradición.
    Ejemplo: el que sabe que es Iom Kippur y que no se debe comer, entonces y sólo por eso adrede come y se ufana de hacerlo.
    En su interior está el objetivo de contravenir por el placer de hacerlo, sin obtener otro beneficio.

Pensemos un poco juntos.
Una persona que tiene la actitud cotidiana de vivir con autenticidad, ¿en qué nivel de pecado tropezaría habitualmente?
Seguramente que no pecaría adrede y por maldad, pues en su interior reconocería que no está actuando más que por resentimiento, con falta de amor hacia la vida.
No pecaría por comodidad, pues al querer ser auténtico reconocería que la comodidad es agradable, pero no es más que una excusa para no encarar con seriedad aquellos aspectos que más atención requieren y que suelen ser de los más importantes.
En general no actuaría por ignorancia, ya que su sed por autenticidad lo llevaría a adquirir conocimiento y a renovarlo a diario para no quedar fuera del marco de la verdad.
Le quedaría solamente el pecado por error, por aquello que queda por fuera de nuestro control o capacidad, en ese caso incluso su pecado o error es pleno en autenticidad, pues no es una alteración voluntaria de la verdad, sino tan sólo la limitación humana para alcanzar a plenitud la perfección.

Pensemos un poco más este asunto, ¿cómo nos beneficiamos cuando vivimos con actitud de autenticidad?
Al no vivir en contra de algo, basados en resentimientos, rencores y odios, estamos más descargados o descansados de emociones negativas, por tanto tenemos lugar en nuestros corazones para recibir y gozar de emociones realmente placenteras.
Al no vivir dando excusas o buscando razones o pretextos, tenemos nuestra mente más abierta a gozar el aquí y el ahora, y vivimos con menos estrés pues no estamos pertrechados detrás de numerosas falsedades que nos recubren aparentemente del sufrimiento.
Al no vivir en mayor ignorancia tenemos más opciones de escoger nuestros senderos, por tanto somos más libres y estamos viviendo con mayor pureza nuestra humanidad.
Por último al saber que somos limitados y que no tenemos la perfección entre nuestras virtudes, vivimos con menos remordimientos o baja autoestima, pues reconocemos nuestros fallos y hacemos lo posible para no cometerlos o para repararlos.

En resumen,

"¿Quién es el hombre que desea vida? ¿Quién anhela años para ver el bien?
Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño.
Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela.
"
(Tehilim / Salmos 34:13-15)

¡Les deseo a usted y los suyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!
¡Cuídense y gocen de lo permitido para qué sepamos construir shalom!

Moré Yehuda Ribco

Haga clic aquí para saber cómo colaborar con nosotros… GRACIAS!

"La persona generosa será prosperada, y el que sacia a otros también será saciado."
(Mishlei / Proverbios 11:25)


Notas:

1 Recordemos también que el nombre que él se ganó por mérito propio, no el dado por nacimiento, es "Israel", que se vincula con la preponderancia de la buena conciencia, con lo recto y justo.

2- El nombre dado es un factor entre varios para predisponer las conductas de la persona. El nombre en modo alguno determina el "destino" o personalidad.

3- Es un interesante ejercicio darse cuenta del factor egoísmo en la determinación de cada uno de los niveles del pecado.

Otras interpretaciones de este pasaje de la Torá, y más estudios los hallan HACIENDO CLIC AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • La cosecha

    Hay una historia del rabino Pinjás Ben Iair, quien residía en el sur de Israel.
    Dos pobre hombres que buscaban la manera de sustentarse y por eso viajaban de uno a otro sitio pasaron por el barrio del rabino, y éste los convidó a descansar un momento en su casa.
    Sin percatarse dejaron ellos una pequeña cantidad de semillas de cebada en casa del rabino.
    Como ya se habían marchado y no tenía el rabino como localizarlos, plantó las semillas y cada año iba cosechando y cuidando lo que nacía de ellas.
    Siete años más tarde los hombres volvieron al lugar y pidieron que se les devolviera la semillas olvidadas.
    El rabino los llevó al granero y les mostró toneladas de grano cuidadosamente guardado y les dijo: "No puedo devolverles sus semillas, pero todo lo que ven les pertenece".

    Basado en el TB Bava Metzia 28b.

  • El bien
    "No busques para ti la grandeza y no codicies el honor; haz más de lo que has estudiado y no desees la mesa de los reyes, pues tu mesa es más grande que la de ellos y tu corona más grande que la de ellos. Y fiel es el Amo de tu obra, que te pagará recompensa por tu labor."
    (Avot 6:5)

    • ¿Cómo se obtienen la verdadera riqueza y honor?

    • ¿Cómo entrenar el corazón para no envidiar al que aparenta estar mejor?

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: