Shavuot: la negación que lleva a la afirmación

Cada una de nuestras festividades cuenta con características que la convierten en única e irrepetible.
Veamos algunas muy particulares de la festividad de Shavuot, la cual prontamente celebraremos.

Shavuot es una celebración de la Torá, es miembro de ese complejo festivo-agrícola-histórico-nacional-espiritual denominado "Shalosh Regalim", o Tres Fiestas de la Peregrinación, junto a Pesaj y a Sucot.
A diferencia de sus festividades hermanas, y también de las Altas Fechas (Kipur y Rosh HaShaná), en la Torá a Shavuot NO se le da las siguientes pautas fundamentales:

  • NO tiene una fecha determinada en el calendario. Es decir, la Torá NO ordena que se la celebre el 6 de Siván, como correctamente hacemos, sino que demanda que contemos 49 días desde el segundo día de Pesaj, porque al día 50º debemos festejar Shavuot (Vaikrá / Levítico 23:16).
    Así pues, Shavuot carece de una fecha per se, pues depende de que nosotros nos tomemos el trabajo de contar con precisión desde Pesaj en adelante, puesto que si no lo hacemos, entonces nos perdemos de celebrarla.
    ¿Se comprende?
    ¡Una festividad de la Torá, plena de santidad, que depende absolutamente de nuestro esfuerzo para llevarla a la realidad!
  • La Torá NO le da ninguno de los dos nombres con los cuales generalmente denominamos a esta festividad. NO la llama "Shavuot – Semanas", tampoco la llama "Matán Torá – Entrega de la Torá".
    Se la conoció por "Bikurim – Primicias", porque se ofrendaban los primeros frutos en el Templo en esta fecha.
    Pero luego fue adquiriendo predominancia el nombre que usamos nosotros, "Shavuot – Semanas", pues indican ese cariz particular de las siete semanas completas que vinculan esta festividad con Pesaj.
    Tal como los Sabios del Talmud indican, Shavuot es "Atzeret – Finalización" de Pesaj, como si el espíritu de Pesaj se continuara por estas siete semanas y llegara a su culminación en Shavuot.
    Así pues, el nombre que usamos NO está indicado directamente por la Torá, sino que se deriva de su condición, de su vinculación con Pesaj, tal cual ordena la Torá. Shavuot es un nombre correcto, adecuado, pleno de sentido y santidad, pero NO aparece marcado por la Torá.
    ¿Se comprende?
  • La Torá NO le da a Shavuot una semana de celebración y recogimiento, como sí ordena para Pesaj y Sucot.
    Es un solo día (como ordena la Torá), solito, ahí metido en medio del calendario.
    Como que al no tener ese marco festivo, pareciera carente de fuerza, de intensidad, de brillo o importancia.
    Es un día, NO una semana de gozo.
    ¿Se comprende?
  • La Torá NO le da un objeto o símbolo de referencia. Pesaj tiene su Matzá, su maror, su sacrificio particular. Sucot tiene su cabaña, sus cuatro especies. Rosh HaShaná tiene su shofar.
    ¿Cuál es el objeto de Shavuot?
    Podemos decir que es la Torá misma, o las Tablas de la Alianza, pero, ¿es ese el objeto que marcó la Torá para indicar que es representativo de esta festividad?

La pregunta lógica que surge al notar esta "negatividad" o "negación" es: ¿Por qué?
¿Acaso no tiene relevancia esta fecha?
¿Acaso es solamente un festejo agrícola, telúrico?
¿Acaso no cuenta con un valor de santidad y espiritualidad suficiente?

La respuesta es muy simple, muy fuerte, muy clara.
Pero, no te la diré.
Te pido que la medites tú y cuando quieras publicas tus pensamientos como comentario a este texto, aquí, un poquito más abajo.

Si D. quiere, en algún momento haré la segunda parte de este texto, para brindarte la respuesta integral que te demuestra como de estos "noes" surge un sí impresionante a la vida, a la Torá, a todo lo que es positivo y de vida eterna.

¡Quedo a la espera de tus comentarios y te deseo Jag Sameaj!

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: