Sucot: El tiempo de nuestra alegría

Sucot es la festividad conocida en la tradición rabínica como zeman simjatenu, que significa, el tiempo de nuestra alegría.
Efectivamente, uno de los preceptos de Sucot: el estar alegre.
La Torá nos dice que lo estemos, con nuestra familia, la comunidad y hace especial énfasis en que apoyemos a los necesitados para que ellos también estén alegres.

Desde antaño se han hecho varias preguntas al respecto de esto, quiero compartir con ustedes ahora solamente una: ¿por qué es Sucot el tiempo especialmente dedicado a la alegría?

Se han intentado varias respuestas, las cuales compartiré brevemente con ustedes ahora:

  • Porque en Israel era el fin de la recolección de las cosechas, por lo cual el agricultor podía celebrar la culminación del duro año de tareas y disfrutar de las ganancias de las mismas.
  • Porque en Israel comienza la época de la lluvia, que como sabemos es vital en aquella región, y con mucha más fuerza en la antigüedad, cuando nuestros ancestros carecían de la tecnología para el riego. Por tanto, la bendición de las buenas aguas en su tiempo sin dudas que es para ser celebrado.
  • Porque recordamos la bondad del Creador, quien nos protegió de todo tipo de amenazas y daños durante la travesía desde Egipto a la tierra prometida. A aquella protección milagrosa la tradición la conoce como las ananei kabod, las nubes de gloria, las cuales quedan representadas precisamente por la Sucá.
  • Porque Sucot recuerda el ingreso y posesión de la tierra de Israel, lo cual dio culminación a su viaje por el desierto y el inicio de su nueva vida independiente.
  • Porque hemos finalizado el juicio anual y recibido la sentencia, por lo que confiamos en que hemos sido inscriptos en el libro de la vida buena y que no espera un año espléndido, lo cual motiva alegría sincera.
  • Porque Sucot nos recuerda que estamos como pasajeros en este mundo, pero que provenimos de la eternidad y hacia ella retornamos, llevándonos con nosotros las memorias de nuestro pasaje por este mundo. Esto debiera motivarnos a estar felices, porque cualquier angustia y padecimiento no es más que temporal, y nos aguarda una eternidad que nosotros podemos llenar de buenos recuerdos, que nos den placer en el gan Eden.
  • Por último, porque se nos pide que salgamos de la rutina, que rompamos los hábitos, que dejemos nuestra casa por una semana para pasar a vivir en una pequeña y endeble morada. Lo cual nos recuerda nuestra propia existencia en este mundo, tan limitada y que nos pone en continuas impotencias. Sin embargo, es solamente por un tiempo, pasado el cual, nos sigue esperando la morada espléndida. Esta respuesta pareciera ser muy parecida a la anterior, pero lo que añade es que esta experiencia en carne propia de las privaciones materiales nos debe impulsar a ser más bondadosos con el necesitado, más empáticos con el que sufre, más receptivos con aquel que precisa de nuestra atención. Es por ello que la Torá nos dice que la alegría no es completa, a no ser que compartamos nuestro bienestar con el prójimo, pero también con el lejano. Que los que son carenciados se sientan comprendidos y auxiliados, ya que eso es lo que hay que hacer, pero al mismo tiempo nos adquiere bienestar para nosotros aquí y en la eternidad.
Si este estudio te ha sido de bendición, agradécelo y difúndelo, y no olvides de colaborar con nosotros económicamente, que mucho se agradece:


https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: