Cuando ser sordo es una ventaja

Parashá: Vaikrá / Levítico 12:1 – 13:59

Haftará: Melajim II / Reyes II 4:42 – 5:19

Por ser Shabbat HaJodesh se extra un segundo Sefer Torá y se lee como maftir la porción en Shemot / Éxodo 12:1-20, que refiere al cordero pascual y a la primer Mitzvá ordenada, de santificar el mes de Nisan como primero del calendario judío, (Tishrei es el primero del calendario universal). También hay lectura específica como Haftará (en Iejezkel / Ezequiel cap. 36), suplantando a la que corresponde a la parashá semanal.
Shabbat HaJodesh es el sábado que precede cada año al comienzo del mes de Nisan. Nos vamos preparando así para festejar la festividad bíblica de Pesaj con sus numerosos reglamentos.

Algunos conceptos, preceptos o valores de la parashá

1. Circuncisión.

2. Pureza e impureza.

3. La importancia de ser agradecidos.

4. La virtud de la paciencia.

5. Que nuestras acciones sean correctamente intencionadas.

6. Llevar los proyectos a la práctica, sin dar excusas.

7. La vida como sagrada.

 

Enseñanza para comentar y pensar: Carrera de sapos

La meta de aquella carrera de sapos era llegar a lo alto de una gran torre.
Entre el numeroso público presente corría un rumor, que se fue haciendo dicho popular, cada vez más comentado y repetido en alta voz: “¡Qué pena! Esos sapos no lo van a conseguir, no alcanzarán la meta. La torre es muy alta, imposible alcanzarla. Es sapamente imposible, imposible…”

Los sapitos, cansados, abrumados, decepcionados, fracasados, llevados por las observaciones, uno a uno iban abandonando el esfuerzo.
Pero entre ellos había uno que persistía y continuaba subiendo en busca de la cima, sin hacer caso de los comentarios de todo el mundo, ni de su propio cansancio.

La multitud gritaba cada vez más fuerte, como si el volumen aumentara de acuerdo al menor número de participantes: “¡Qué pena! Ustedes no lo van a conseguir”, y los sapitos iban siendo vencidos, unas tras otro.
Solamente aquel sapito seguía y seguía tranquilo, cada vez con más ganas.

En los tramos finales solo quedaba aquel sapito, quien, remando en contra de la opinión general y de su agotamiento físico, llegó a la cima.

Movidos por la curiosidad, todos se interesaron por saber qué fue lo que lo había motivado a seguir en su ascenso. Uno de los competidores se acercó a preguntarle cómo es que él había conseguido hacer lo que para todos era evidente imposible.

Así descubrieron que era sordo, tal fue su secreto para no prestar atención a los gritos desalentadores que rugían desde las gargantas de los demás.

Moraleja:

Recuerda siempre el poder que tienen las palabras que escuchas. No dejes que éstas te influencien de forma negativa, llevándote a desistir de tus ideales.
Ni las palabras ajenas, ni los pensamientos negativos propios.
Haz siempre tu mejor esfuerzo, que no tienes el deber de ser perfecto, pero sí el de dar tu máximo posible. No permitas que personas negativas derrumben las mejores esperanzas de tu corazón.

Preguntas para reflexionar

1. ¿Te dejas llevar por la opinión de los demás?

2. ¿Cuándo crees que es necesario atender a lo que otros te dicen?

3. ¿Cuál es el sano límite para esforzarte?

4. ¿Cómo se relaciona con la Parashá este relato?

 

¡Te deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: