Higueret HaRamban

Higueret HaRamban

Esta es la famosa carta que escribió el RaMBa”N (Rabi Moshé bar Najman; 1194-1270) a su hijo:

“Presta atención, hijo mío a la disciplina de tu padre y no deseches la instrucción de tu madre” (Proverbios 1:8).

Habitúate a hablar amablemente a toda la gente en todo momento, esto te protegerá de la ira, una pésima cualidad que lleva a la persona a pecar.

Nuestros Rabinos dijeron lo siguiente: (TB Nedarim 22a) «Todo aquel que se enoja es sometido a todo tipo de torturas, tal como está escrito: “Destierra la ira de tu corazón y elimina la maldad de tu carne (Eclesiastés 11:10) .
La maldad hace referencia a esas torturas, tal como está escrito: “Y el malvado en el día de la maldad” (Proverbios 16:4) .

Una vez que te rescates de la ira, la cualidad de la humildad se elevará en tu corazón. Ésta es la cualidad más sublime de todas las virtudes, como está dicho: “tras la humildad viene la reverencia de Dios (Proverbios 22:4).
A través de la humildad, crecerá en tu corazón la reverencia a Dios, ya que siempre tendrás presente de dónde has venido y adónde estás destinado a ir, que eres frágil como una larva en vida y con más razón en la muerte.  Recordarás ante Quien deberás rendir cuentas y serás juzgado, ante el Rey de la Gloria. Tal como está dicho: “Mira, el cielo y el cielo de los cielos no puede contenerte a Ti, (Reyes 1 8:27; 2 Crónicas 6:18. ) ni seguramente tampoco el corazón de los hombres (Proverbios 15:11). Está dicho además: “¿No lleno Yo el cielo y la tierra? dice Dios” (Jeremías 23:24).

Cuando pienses seriamente sobre estas ideas, tendrás reverencia a tu Creador y te cuidarás del pecado.
Con estas magníficas cualidades, estarás feliz con tu posesión.
Cuando te conduzcas con la virtud de la humildad, siendo modesto ante toda persona y teniendo extremo cuidado para no pecar, entonces se posará en ti el espíritu de la Presencia de Dios, y la Luz de Su Gloria y la vida del Mundo Venidero.
Ahora hijo mío, entiende claramente y contempla que aquel que tiene arrogancia en su corazón, creyéndose por sobre otras personas, se rebela contra la soberanía del cielo, porque se está glorificando a sí mismo con las vestiduras propias de Dios, porque está dicho: “»El Eterno reina, viste el manto de la grandeza” (Salmos 93:1).
Porque en realidad, ¿de qué debería estar orgulloso el hombre? Si tiene riqueza; es Dios quien lo hace próspero (1 Samuel 2:7). Si posee honores ; ¿no pertenece a Dios el honor? (1 Crónicas 29:12), como está escrito: “La riqueza y el honor provienen de Ti”; ¿cómo puede alguien glorificarse con el honor de su Creador? Si se enorgullece de su sabiduría; hazle entender que Dios puede “quitarle el habla a los más competentes y despojar de la sabiduría a los ancianos.» (Job 12:20).  De tal manera, todos los hombres están en pie de igualdad frente a su Creador. En Su furia Él derriba a los altaneros; en Su buena disposición Él eleva a los oprimidos.
Por lo tanto, hazte humilde y de este modo el Eterno te elevará.

Por esta razón, te explicaré de qué modo puedes habituarte y lograr la cualidad de la humildad, y mantenerte siempre con ella. Que tus palabras tengan un tono amable; mantén la cabeza inclinada. Baja tus ojos, y eleva tu corazón hacia el cielo; y cuando hables no fijes tu mirada en tu interlocutor. Que todos los hombres se vean más grandes que tú ante tus ojos; si alguien es más sabio o acaudalado que tú, deberás mostrarle respeto, y si otro es pobre, y tu fueras más rico o más sabio que él, considera que puede ser más virtuoso que tú: si comete pecado, ello podría ser el resultado de un error por su parte, en tanto que tu transgresión sería deliberada.
En todas tus palabras, acciones y pensamientos, en todo momento, imagínate en tu corazón que estás de pie ante la presencia del Santo Bendito Sea y que Su Presencia está encima de ti.
Porque la gloria del Eterno llena el universo.
Habla con reverencia y cautela, como lo haría un sirviente en presencia de su patrón. Actúa con moderación en la compañía de otras personas: si alguien te llama, no le respondas a gritos, sino que le contestarás suavemente, como lo haría delante de su patrón.

Sé cuidadoso de estudiar siempre la Torá asiduamente, para que puedas cumplirla.
Cuando te levantes de tu estudio, pondera atentamente el contenido de lo que has aprendido, y analiza qué es lo que puedes llevar a la práctica de ello.
Revisa tus actos cada mañana y cada noche, y de esta manera podrás vivir todos tus días con teshuvá.
Expulsa los asuntos externos de tu mente cuando estés orando; prepara cuidadosamente tu corazón en la presencia del Santo.
Purifica tus pensamientos y pondera tus palabras antes de pronunciarlas.
Condúcete de acuerdo a estas normas en todos los esfuerzos que realices mientras vivas.
De esta manera habrás de evitar seguramente las transgresiones; tus palabras, acciones y pensamientos serán rectos.
Tu plegaria será pura y clara, sincera y placentera para el Creador, Bendito es, y será tal como está dicho: “Cuando Tú preparas sus corazones (para concentrarse), Tú estás atento (a sus plegarias)” (Salmos 10:17).
Lee esta carta una vez por semana y no descuides nada de su contenido.
Cúmplela y al hacerlo condúcete según sus enseñanzas siempre, detrás del Eterno, Bendito es, de modo de que puedas tener éxito en todo lo que emprendas y ser merecedor del Mundo Porvenir que permanece escondido y destinado a los virtuosos.
Cada día que leas esta carta, el Cielo responderá a los deseos de tu corazón, por siempre.
Amén selah.

«שְׁמַע בְּנִי מוּסַר אָבִיךָ, וְאַל תִּטֹּשׁ תּוֹרַת אִמֶּךָ» (משלי א ח).

תִּתְנַהֵג תָּמִיד לְדַבֵּר כָּל דְּבָרֶיךָ בְּנַחַת, לְכָל אָדָם וּבְכָל עֵת, וּבַזֶּה תִּנָּצֵל מִן הַכַּעַס, שֶׁהִיא מִדָּה רָעָה לְהַחְטִיא בְּנֵי אָדָם.

וְכֵן אָמְרוּ רַבּוֹתֵינוּ ז»ל (נדרים כב ע»א): כָּל הַכּוֹעֵס – כָּל מִינֵי גֵיהִנּוֹם שׁוֹלְטִים בּוֹ, שֶׁנֶּאֱמַר (קהלת יא י): «וְהָסֵר כַּעַס מִלִּבֶּךָ, וְהַעֲבֵר רָעָה מִבְּשָׂרֶךָ».

וְאֵין «רָעָה» אֶלָּא גֵיהִנּוֹם, שֶׁנֶּאֱמַר (משלי טז ד): «וְגַם רָשָׁע לְיוֹם רָעָה».

וְכַאֲשֶׁר תִּנָּצֵל מִן הַכַּעַס, תַּעֲלֶה עַל לִבְּךָ מִדַּת הָעֲנָוָה, שֶׁהִיא מִדָּה טוֹבָה מִכָּל מִדּוֹת טוֹבוֹת, שֶׁנֶּאֱמַר (משלי כב ד): «עֵקֶב עֲנָוָה, יִרְאַת ה'».

וּבַעֲבוּר הָעֲנָוָה, תַּעֲלֶה עַל לִבְּךָ מִדַּת הַיִּרְאָה, כִּי תִתֵּן אֶל לִבְּךָ תָּמִיד: מֵאַיִן בָּאתָ, וּלְאַן אַתָּה הוֹלֵךְ; וְשֶׁאַתָּה רִמָּה וְתוֹלֵעָה בְּחַיֶּיךָ, וְאַף כִּי בְּמוֹתָךְ; וְלִפְנֵי מִי אַתָּה עָתִיד לִתֵּן דִּין וְחֶשְׁבּוֹן, לִפְנֵי מֶלֶךְ הַכָּבוֹד, שֶׁנֶּאֱמַר (דה»ב ו יח): «הִנֵּה הַשָּׁמַיִם וּשְׁמֵי הַשָׁמַיִם לֹא יְכַלְכְּלוּךָ», אַף כִּי לִבּוֹת בְּנֵי אָדָם (ע»פ משלי טו יא). וְנֶאֱמַר (ירמיהו כג כד): «הֲלֹא אֵת הַשָׁמַיִם וְאֵת הָאָרֶץ אֲנִי מָלֵא, נְאֻם ה'».

וְכַאֲשֶׁר תַּחֲשֹׁב אֶת כָּל אֵלֶּה, תִּירָא מִבּוֹרְאֶךָ וְתִשָּׁמֵר מִן הַחֵטְא, וּבַמִּדוֹת הָאֵלֶּה תִּהְיֶה שָֹמֵחַ בְּחֶלְקֶךָ. וְכַאֲשֶׁר תִּתְנַהֵג בְּמִדַּת הָעֲנָוָה לְהִתְבּוֹשֵׁשׁ מִכָּל אָדָם, וּלְהִתְפַּחֵד מִמֶּנּוּ וּמִן הַחֵטְא – אָז תִּשְׁרֶה עָלֶיךָ רוּחַ הַשְּׁכִינָה, וְזִיו כְּבוֹדָהּ, וְחַיֵּי עוֹלָם הַבָּא.

וְעַתָּה בְּנִי דַע וּרְאֵה, כִּי הַמִּתְגָּאֶה בְּלִבּוֹ עַל הַבְּרִיוֹת – מוֹרֵד הוּא בְּמַלְכוּת שָׁמַיִם, כִּי מִתְפָּאֵר הוּא בִּלְבוּשׁ מַלְכוּת שָׁמַיִם, שֶׁנֶּאֱמַר (תהלים צג א): «ה’ מָלָךְ גֵּאוּת לָבֵש», וגו’.

וּבַמֶה יִתְגָּאֵה לֵב הָאָדָם? אִם בְּעֹשֶׁר – «ה’ מוֹרִישׁ וּמַעֲשִׁיר» (שמ»א ב ז). וְאִם בְּכָבוֹד – הֲלֹא לֵאלֹהִים הוּא, שֶׁנֶּאֱמַר (דה»א כט יב): «וְהָעֹשֶׁר וְהַכָּבוֹד מִלְפָנֶיךָ», וְאֵיךְ מִתְפָּאֵר בִּכְבוֹד קוֹנוֹ? וְאִם מִתְפָּאֵר בְּחָכְמָה: «מֵסִיר שָֹפָה לְנֶאֱמָנִים, וְטַעַם זְקֵנִים יִקַח» (איוב יב כ). נִמְצָא: הַכָּל שָׁוֶה לִפְנֵי הַמָּקוֹם, כִּי בְאַפּוֹ מַשְׁפִּיל גֵּאִים, וּבִרְצוֹנוֹ מַגְבִּיהַ שְׁפָלִים. לָכֵן הַשְׁפֵּל עַצְמְךָ, וִינַשַֹּאֲךָ הַמָּקוֹם.

עַל כֵּן אַפָרֵשׁ לְךָ אֵיךְ תִּתְנַהֵג בְּמִדַּת הָעֲנָוָה, לָלֶכֶת בָּהּ תָּמִיד: כָּל דְבָרֶיךָ יִהְיוּ בְּנַחַת, וְרֹאשְׁךָ כָּפוּף; וְעֵינֶךָ יַבִּיטוּ לְמַטָּה לָאָרֶץ, וְלִבְּךָ לְמַעֲלָה; וְאַל תַּבִּיט בִּפְנֵי אָדָם בְּדַבֶּרְךָ עִמוֹ. וְכָל אָדָם יִהְיֶה גָדוֹל מִמְךָ בְּעֵינֶיךָ: אִם חָכָם אוֹ עָשִׁיר הוּא – עָלֶיךָ לְכַבְּדוֹ. וְאִם רָשׁ הוּא, וְאַתָּה עָשִׁיר אוֹ חָכָם מִמֶנוּ – חֲשֹׁב בְּלִבְּךָ כִּי אַתָּה חַיָּב מִמֶנוּ, וְהוּא זַכַּאי מִמְךָ, שֶׁאִם הוּא חוֹטֵא – הוּא שׁוֹגֵג, וְאַתָּה מֵזִיד.

בְּכָל דְּבָרֶיךָ וּמַעֲשֶֹיךָ וּמַחְשְׁבוֹתֶיךָ, וּבְכָל עֵת – חֲשׁוֹב בְּלִבָּךְ כְּאִלוּ אַתָּה עוֹמֵד לִפְנֵי הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא וּשְׁכִינָתוֹ עָלֶיךָ, כִּי כְּבוֹדוֹ מָלֵא הָעוֹלָם. וּדְבָרֶיךָ יִהְיוּ בְּאֵימָה וּבְיִרְאָה, כְּעֶבֶד לִפְנֵי רַבּוֹ.

וְתִתְבַּיֵּשׁ מִכָּל אָדָם. וְאִם יִקְרָאֲךָ אִישׁ – אַל תַּעֲנֵהוּ בְּקוֹל רָם, רַק בְּנַחַת כְּעוֹמֵד לִפְנֵי רַבּוֹ.

וֶהֱוֵי זָהִיר לִקְרוֹת בַּתּוֹרָה תָּמִיד, אֲשֶׁר תּוּכַל לְקַיְּמָהּ. וְכַאֲשֶׁר תָּקוּם מִן הַסֵּפֶר – תְּחַפֵּשֹ בַּאֲשֶׁר לָמַדְתָּ אִם יֵשׁ בּוֹ דָבָר אֲשֶׁר תּוּכַל לְקַיְּמוֹ.
וּתְפַשְׁפֵּשׁ בְּמַעֲשֶֹיךָ בַּבֹּקֶר וּבָעֶרֶב, וּבָזֶה יִהְיוּ כָּל יָמֶיךָ בִּתְשׁוּבָה.

וְהַסֵר כָּל דִבְרֵי הָעוֹלָם מִלִבְּךָ בְּעֵת הַתְּפִלָּה, וְהָכֵן לִבְּךָ לִפְנֵי הַמָּקוֹם בָּרוּךְ הוּא. וְטַהֵר רַעֲיוֹנֶיךָ, וַחֲשֹׁב הַדִּבּוּר קֹדֶם שֶׁתּוֹצִיאֶנּוּ מִפִּיךָ.

וְכֵן תַּעֲשֶֹה כָּל יְמֵי חַיֵּי הֶבְלֶךָ בְּכָל דָּבָר וְדָבָר, וְלֹא תֶחֱטָא. וּבָזֶּה יִהְיוּ דְּבָרֶיךָ וּמַעֲשֶֹיךָ וּמַחְשְׁבוֹתֶיךָ יְשָׁרִים; וּתְפִלָּתְךָ תִּהְיֶה זַכָּה וּבָרָה וּנְקִיָּה, וּמְכֻוֶּנֶת וּמְקֻבֶּלֶת לִפְנֵי הַמָּקוֹם בָּרוּךְ הוּא, שֶׁנֶּאֱמַר (תהלים י יז): «תָּכִין לִבָּם – תַּקְשִׁיב אָזְנֶךָ».

תִּקְרָא הָאִגֶּרֶת הַזֹּאת פַּעַם אַחַת בְּשָׁבוּעַ וְלֹא תִפְחֹת, לְקַיְּמָהּ וְלָלֶכֶת בָּהּ תָּמִיד אַחַר הַשֵּׁם יִתְבָּרַךְ, לְמַעַן תַּצְלִיחַ בְּכָל דְּרָכֶיךָ, וְתִזְכֶּה לָעוֹלָם הַבָּא הַצָּפוּן לַצַּדִּיקִים.

וּבְכָל יוֹם שֶׁתִּקְרָאֶנָּה – יַעֲנוּךָ מִן הַשָּׁמַיִם כַּאֲשֶׁר יַעֲלֶה עַל לִבְּךָ לִשְׁאֹל, עַד עוֹלָם. אָמֵן סֶלָה.

Tu apoyo económico nos permite seguir trabajando en la difusión del mensaje sagrado.
¿Te vas a negar a abrir las puertas de la bendición?
¿O vas a hacer un amplio lugar en tu corazón y bolsa para obtener la recompensa del Cielo?
Haz lo segundo, dando tu apoyo a nuestra obra sagrada: http://serjudio.com/apoyo

Aquel que bendice, será bendito.
Aquel que apoya con dinero, obtendrá réditos en este mundo y en la eternidad.
Es la promesa de antaño del Todopoderoso que tú puedes vivenciar hoy mismo.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: