Parasha Lej Leja 5765

Es posible alcanzar la perfección

En nuestra parashá, el Eterno le comunica al anciano Avraham :

"Yo soy el Elokim Todopoderoso; camina delante de Mí y sé perfecto."
(Bereshit / Génesis 17:0)

La pregunta lógica que se desprende de este mandato es: ¿Cómo puede el pequeñísimo e imperfecto ser humano alcanzar el grado de perfección?
¿No es acaso la imperfección parte de nuestra humana esencia?
¿No es "lo perfecto" del ámbito de lo divino?
¿Es éste un pedido irracional y frustrante que el Todopoderoso hace caer pesadamente sobre nuestros minúsculos hombros, con el ánimo de quitarnos toda altivez y soberbia?
¿O es un mandato para hacernos subir nuestra auto-estima, cuando nos vemos en un estado de amargura y vacío?

La respuesta la podemos hallar en un pasaje talmúdico (Berajot 6a) que nos enseña lo siguiente:

"si la persona hace su mejor esfuerzo para cumplir con un precepto, pero por causas que le son ajenas no lo puede cumplir, entonces igualmente el Eterno le cuenta como si el mandamiento hubiera sido cumplido".

En el versículo de la parashá que hemos citado, es como si el Eterno le estuviera diciendo a Avraham: "Conduce tu vida de acuerdo a Mis deseos, cumple con los mandatos que Yo te doy, para servirMe con integridad y de esa forma superarás tus humanas limitaciones, y dentro de tu finitud rozarás la eternidad, y a pesar de tus fallas alcanzarás la perfección".

Es decir, si nos asociamos fielmente al Eterno,
para hacer lo que es bueno,
y por eso con todas nuestras energías nos empeñamos en cumplir cabalmente con Sus mandamientos,
entonces,
al momento que alcancemos el límite de nuestro ser finito,
y ya no podamos avanzar más,
recibiremos como un don lo que nos falta para hacernos meritorios, cual si hubiéramos alcanzado la perfección.

Como sabemos que maasé avot simán labanim – los hechos de los padres son una señal para los hijos… nuestro primer padre, Avraham, fue puesto en esta prueba de crecer rumbo a la perfección, y Avraham lo alcanzó.
Claro que nosotros también podemos hacerlo, depende de nosotros, de nadie más…

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco


Notas:

-Otras interpretaciones de este pasaje de la Torá, y más estudios los hallan HACIENDO CLIC AQUÍ y AQUÍ.

Relatos, anécdotas y enseñanzas

Paseaba la madre con sus dos hijas, cuando de pronto descubrieron una bolsa con diez naranjas.
Buscaron en las inmediaciones al posible dueño, pero la bolsa con sus naranjas huérfana estaba.

Entonces la madre preguntó a las niñas si querían compartir las naranjas entre ellas, y claro está, las niñas gustosas aceptaron la propuesta.

Pero, la madre les impuso una condición: debían llegar al acuerdo más justo entrambas, para que el reparto fuera lo más provechoso para las dos.

Una de las niñas sugirió que se repartieran 5 y 5, pues, argumentaba, ¿qué más justo que cada cual reciba lo mismo que su prójimo?

Y a la madre le pareció honorable y justo el reparto propuesto.

Sin embargo, la otra niña tuvo una idea alterna.
Y le preguntó a su hermana: ¿Tú para que quieres las naranjas?
Y la otra dijo: Para hacer zumo.
Y entonces replicó la primera: Yo las quiero para hacer mermelada, que te parece, entonces, si tu haces el jugo con las diez naranjas y luego me das el resto a mí, para que yo entonces haga la mermelada.

Obviamente, la última propuesta fue la que hallaron todas como la más justa, sabia y equitativa.

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • Y usted, ¿encuentra maneras más justas y creativas para la convivencia diaria, o repite viejos patrones de conducta, aunque éstos pueda ser, o no, efectivos?

  • ¿Cuál supone usted que es la finalidad de la negociación?

  • El que crece
    "Promuévete a ti mismo, pero no desmerezcas a otro"
    (Rav Israel Salanter).

    • ¿Cuál es la finalidad de este sabio consejo?

    • ¿Por qué le parece que las personas con poco auto-estima muchas veces insultan o humillan al prójimo?

    • ¿Cuál es la manera prudente e inteligente para no ser dañado por los comentarios mal intencionados?

  • Dignidad
    "Auto-respeto es el fruto de la disciplina; el sentido de la dignidad crece con la habilidad para decirse ‘no’"
    (R. Abraham J. Heschel).

    • ¿Por qué es tan difícil decirSE ‘no’?

    • ¿Qué es lo que vincula tan íntimamente el respeto personal con la disciplina?

    • ¿Cómo se distingue a la persona digna y disciplinada de quien no lo es?

http://serjudio.com/bereshit/lejleja65.htm

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: