Démosle Pesaj al bienpensismismo

De un tiempo a esta parte me estoy dando cuenta de que ha nacido una policía del pensamiento/expresión.
Implacable, omnipresente, elusiva, terrible, despiadada, multifacética.
Hay que ser cuidadoso para no caer fuera del marco del “bienpensismismo”, porque cualquier desviación en pensamiento o palabra es severamente castigado y perseguido hasta el fin.
Está prohibido ser pensante, solo está habilitado ser una oveja del rebaño del “bienpensismismo”.
Para peor, estos inquisidores no están disfrazados con uniformes de sadismo, ni proclaman ser miembros de alguna dictadura. ¡Por el contrario! Se llaman luchadores por “las libertades”, demandan “derechos”, reclaman por cuestiones muy valiosas pero que solamente están ahí para hospedar el violento virus del “bienpensismismo”. Así, no te enfrentarás con falanges mortales reconocibles a primera vista, ni te molerán a palos camisas de determinado color espectral. Pero, con la siniestra presencia es encarnizada con sus enemigos.
¡Pobre de ti si te atreves a pensar desde el “malpensismismo”!
Porque te corroe la culpa, el miedo, la angustia de ser descubierto, de que de alguna forma sean reveladas tus ideas que no encajan en el estrecho marco impuesto por esta dictadura invisible.
Un régimen opresor disfrazado de libertad y solidaridad, de avance de la humanidad y respeto.
¡Conceptos mancillados en las fauces y garras de estos manipuladores y vejadores!
Pero, no hay mucho por hacer.
La dictadura sigue progresando, desde sus sitios de poder han usurpado la libertad, el respeto, el compromiso, los derechos.
Mira atento y podrás descubrir esto, y si no puedes, no te preocupes… como sea: simplemente dedícate a construir SHALOM. Que de ti sean pensamientos, palabras y actos de bondad y justicia. ¡Ambas dos en su apropiada medida”
Permítete ser creativo, romper el molde, salir de la caja, mimar por encima del muro.
Date permiso para salir de la celdita mental, en la que te pusiste y te obligan a estar.
Dile al Faraón y sus emisarios del mal que existe un Creador que no ha abandonado Su mundo y que nos reclama que dejemos el “bienpensismismo” para pensar bien, decir bien y hacer bien.
Con verdad y de verdad.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: