Grados de opinología negativa sobre Israel

Hace tiempo habíamos enseñado y explicado los cuatro niveles de pecado, de peor a menos malo:

  1. Rebeldía
  2. Comodidad
  3. Ignorancia
  4. Error

Podemos ver un enorme paralelismo con los que opinan desfavorablemente al respecto de Israel, en sus acciones medidas y limitadas de defensa y resguardo de su población.
Tenemos así cuatro categorías de “opinólogos” que agreden a Israel, a los judíos, cuando tienen el “descaro” de defenderse:

  1. Los que odian a Israel y a los judíos.
    Para estas personas  todo lo que hizo, hará y hace Israel es negativo, nefasto, criminal, genocida, aberrante, diabólico, imperialista, y cualquier epíteto que demonice a Israel y le niegue sus derechos.
    Encontrarán cualquier justificativo para censurar a a Israel y evidenciar que no tiene el derecho a la existencia, a la seguridad, a la integridad, a la paz.
    Pondrán al agresor, terroristas del imperio árabe-musulmán por ejemplo, al mismo nivel moral de Israel, que es la víctima. Las agresiones violentas de los terroristas, que atacan civiles indiscriminadamente y se escudan cobardemente detrás de niños y enfermos, con las respuestas mesuradas y calibradas de un ejército profesional y que se rige con altos códigos de conducta y de acuerdo a las convenciones internacionales.
    Inventarán acusaciones, basados en sus opiniones, en sus “altos” valores morales, en sus creencias, para omitir la existencia de agresiones en contra de Israel y por consiguiente prohibir que los judíos tengan oportunidad para la defensa.
    Es interesante que si les preguntan que es el “M23” y qué está pasando con ellos, no tengan ni idea; pero mágicamente son expertos en la situación de los “pobres refugiados palestinos y el ogro imperialista de Israel”. Es evidente que no levantan ni un dedo para defender a las centenas de víctimas diarias en las mascares en Siria, por poner uno de decenas de ejemplos, pero están activos a más no poder para negar a Israel el derecho a defenderse de una constante agresión. Sí, son muy humanistas y pacifistas, de boca para afuera, siempre y cuando sea excusa para atacar a los judíos y al Estado judío.
    En resumen, el EGO en su más violenta y descarada expresión. Pero casi siempre, y como buen derivado del EGO, se disfrazara de pacifismo, humanismo, lucha por la justicia, los pobres “refugiados”, etc.
  2. Los que encuentran algún beneficio el agredir a Israel.
    Entre estos seguramente que se encuentra muchos de los medios masivos de des-información, agentes políticos que prefieren desviar la atención hacia Israel en lugar de en los problemas locales, los que reconocen que el mercado potencial de mil quinientos millones de consumidores del imperio árabe musulmán es más jugoso que el modestísimo mercado de solo catorce millones de judíos en todo el mundo.
    Para estas personas, los acomodaticios, los interesados, no importa quién es víctima y quién agresor, ni derechos, ni justicia, ni paz. Lo único que importa es obtener algún tipo de rédito, material, cultural, emocional, político, lo que fuera.
    Otros cómodos son los que pudiendo hacer algo a favor de la paz, se rehúsan con excusas, negándose a ser participantes en la construcción de Shalom.
    Por supuesto, detrás está el EGO, manipulando, acaparando, instilando medio. Siempre el EGO.
  3. Los que se dejan llevar por lo que consumen en medios masivos de des-información, los que siguen la corriente generada por aquellos que odian y son activos en propalar su odio y usan a los interesados para sus fines.
    Estos son ignorantes, pero activamente persisten en su ignorancia. Pudiendo encontrar material de esclarecimiento, poco y escaso, pero existente, se mantienen en su ignorancia que agrede a Israel y le niega sus derechos. En este caso caso ya puede estarse en una situación límite con la comodidad, porque es más cómodo ser parte de la masa que opina violentamente, pero con apariencia pacifista, que ponerse a investigar seriamente, a conciencia, sacando el prejuicio y el odio ancestral.
    No estudian, creen por fe, en lo que escucharon, en lo que muchos repiten, en lo que les parece, en lo que suponen, porque les cuesta salir de su EGO.
  4. Los que han hecho un esfuerzo por conocer, por descubrir motivos, por reconocer las facetas de los que están involucrados, pero finalmente han equivocado honestamente sus conclusiones.

Es hora de evaluar en cuál de estas categorías te encuentras tú.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: