Matot – Masé resumidas 5782

מַּטּוֹת-מַסְעֵי

Este Shabat corresponde que se lean en la Diáspora las dos últimas parashot del sefer Bemidbar, llamado Números en la traducción al español.
En Israel solo se lee la última del libro, para que finalmente podamos estar sincronizados en la lectura, tras la divergencia que sucedió a causa del octavo día de Pésaj de este año. Es que, en Israel ya había terminado la festividad bíblica, por lo cual, se continuó con el ciclo anual de lectura. En tanto que en la diáspora, celebramos un día extra de Pésaj, teniendo como lectura de Torá una porción especial.
Ahora, pasados tantos meses, ya estaremos nuevamente a la par y, aunque no pareciera, encarando la recta final del año.
La semana que entra será la más oscura del año, según la tradición judía, al finalizar el siguiente shabat, comenzaremos el ayuno (postergado) del 9 de av. Tras lo cual, rápidamente habremos llegado a la época de la selijot, preparativos para el nuevo año de la humanidad y el ciclo avanza y retorna.
Pero, concentrémonos ahora en las dos parashot.

Algunos de sus temas son:

· Se hace hincapié en la importancia de guardar con responsabilidad los votos y juramentos que uno exprese, al tiempo que se habilitan mecanismos para desligarse de los mismos de manera aceptable.

· Dios le anuncia a Moshé que próximamente fallecerá, luego de que se ejecute la guerra contra el pueblo de Midián, que agredió recientemente a Israel, provocando un gran número de bajas.

· En la exitosa batalla vencen los judíos, mueren los cinco reyes midiantias así como el brujo Bileam ben Beor; no habiendo ninguna baja dentro de las filas hebreas.

· El botín de guerra fue repartido equitativamente entre las personas. Recordemos que aquel pueblo de Israel no hacía guerras de conquista ni para obtención de riquezas, solamente defensivas y para tomar posesión de su tierra propia, aquella que le correspondía por derecho. Algo similar al moderno Estado de Israel, que no actúa movido por afán expansionista ni colonialista, y trata de conducirse con el mayor nivel ético, incluso en las ocasiones más complejas.

· Las tribus de Gad y Reuven, propietarios de numeroso ganado, piden a Moshé para no cruzar el río Jordán, y no ingresar a la Tierra Prometida. Argumentan que esta tierra en la que se encuentran es sumamente provechoso para la crianza de sus animales, y que se beneficiarían mucho permaneciendo de este lado del río.
Moshé, en un principio, considera este pedido tan desalentador como el mensaje dado, cuarenta años antes, por los ‘exploradores’, por cuya causa los israelitas no entraron a Israel inmediatamente; por lo cual, se niega y con enojo denigra a los que hicieron el pedido.
Sin embargo, ellos respondieron que serían los primeros en ayudar a sus hermanos de Israel y que estarían presentes en la primera línea en la guerra de conquista de la Tierra, con el fin de que todos puedan obtener su parte en la Tierra Prometida.
Moshé acepta el pedido de los hijos de Gad, Reuvén y media tribu de Menashé, pero, a condición de que cumplan con el trato por ellos ofrecido.

· La Torá hace una recapitulación de los cuarenta y dos campamentos que hicieron los israelitas durante su travesía de cuarenta años por el desierto.

· El Eterno ordena que los canaaneos, quienes ocuparon ilegalmente la tierra propiedad de Israel, sean expulsados de allí. También se hace énfasis en no dejar elementos de la cultura canaanea que pudieran conducir a los judíos a estilos de vida inmorales, que contradicen el nivel ético esperado del pueblo de Dios.

· Se reparte, según sorteo, los territorios para ser ocupados por las tribus.

· Se delimitan las fronteras de la Tierra de Israel.

· Se establece que las tribus cedan para los leviim cuarenta y ocho ciudades, ya que ellos no tienen posesión territorial. Seis de estas ciudades servirán también como refugio para el homicida no intencionado, para que pueda huir a buscar asilo y protección en ellas. Empero, se establece la pena capital, tras un juicio exhaustivo y justo, para el homicida intencionado, alevoso y planificado.

· Para preservar el patrimonio territorial tribal, las hijas de Tzelofjad (así como cualquier hija de Israel que no tuviera hermanos varones), deben contraer matrimonio con miembros de su misma tribu; ya que no se puede heredar tierra perteneciente a la tribu, a otra de las tribus de Israel.

Te deseo Shabbat Shalom umevoraj y todo lo bueno para ti y tu familia.

Si este estudio te ha sido de bendición, agradécelo y difúndelo, y no olvides de colaborar con nosotros económicamente, que mucho se agradece:


https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: