Vaierá: paso a paso

Vamos a compartir los temas de la parashá que es leída esta semana:

1ª Aliá: Tres viajeros, que en realidad eran ángeles, se le aparecen a Avraham al tercer día de que él se hubiera circuncidado. A pesar de estar convaleciente y ser de edad avanzada, se apresura a recibirlos y a servirles como si fueran importantes huéspedes. No es que Avraham conociera la identidad de sus visitantes, sino que era su conducta habitual, estar al servicio del prójimo.
En este caso, grande fue la sorpresa cuando de pronto se restableció del dolor y malestar causados por la operación; también al recibir la noticia de que dentro de nueve mes sería el nacimiento de su hijo Itzjak, el cual tendría con su esposa Sará. Ella, al escuchar esta noticia, se ríe de manera discreta, pues no cree que siendo una señora ya muy grande pueda tener hijos.

2ª Aliá: Los ángeles parten para destruir Sodoma y Gomorra, en tanto ​​Hashem le cuenta a Avraham acerca de Sus planes para esas ciudades perversas. Avraham se planta ante Hashem exigiendo que haya justicia, pues a él no le parece una decisión acertada que mueran personas buenas a la par que los pecadores. Entonces negocia con Dios, regatea para salvar esas ciudades, pero sin éxito, pues ni siquiera diez personas justas hay en ellas.

3ª Aliá: Dos de los tres visitantes de Avraham fueron hacia Sodoma, uno con la misión de salvar a Lot y familia, el otro encargado de la destrucción masiva. Lot muestra su bondad hacia los dos visitantes, lo cual genera una reacción muy violenta de los sodomitas. Esa fue una noche particularmente difícil para todos ellos, hasta que los ángeles emiten unos rayos que dejan fuera de combate a los excitados sodomitas. Entonces, ellos recompensan la generosidad de Lot, por lo cual él, su esposa y dos de sus hijas tienen la oportunidad de salvarse de la devastación. Las otras hijas y yernos fueron advertidos, pero creyeron que nada pasaría, por tanto se quedaron. Tras lo cual, fue la destrucción de Sodoma, Gomorra, Admá y Tzeboim.

4ª Aliá: La esposa de Lot gira para ver la destrucción de Sedom, cosa que los ángeles habían dicho que no hicieran pues arriesgaban con ello sus vidas, y efectivamente ella muere, convertida en un pilar de sal. Mientas Lot y sus dos hijas escapan a las montañas. Las hijas de Lot creen que la catástrofe ha sido completa y por tanto conspiran entre ellas para reconstruir la humanidad, por lo cual, aprovechando unos jarrones de vino que eran depositados en la cueva que se refugiaron, ella embriagaron a su padre para mantener contacto íntimo. Ambas quedaron embarazadas, posteriormente nacen Ammón y Moav. Notemos que con esta oscura relación es que nace la semilla de la que será la estirpe del Mesías de Israel,  pues muchos siglos más adelante de Moav nacerá una princesa, Ruth la moabita, que se convertirá al judaísmo y de ella nacerá el rey David.
Avraham se encuentra con Abimelej, el rey de la zona de Gaza, tras lo cual Sara da a luz a Itzjak en el año 2048 (desde Adam).

5ª Aliá: Ishmael y Hagar son obligados a salir de la casa de Avraham, pues tienen conductas tóxicas que perjudican en gran manera la crianza de Itzjac, de cuya descendencia se cumplirían las promesas de Dios a Avraham.
Madre e hijo, toscos y atrevidos se pierden en el desierto por no hacer caso a las indicaciones de Avraham, por lo que están a punto de fallecer en el desierto, por culpa de su propia rebeldía y torpeza de carácter, pero un ángel los rescata y tranquiliza a Hagar sobre el futuro de Ishmael.

6ª Aliá: El rey Abimelej y su general Fijol resuelven su conflicto con Avraham sobre los derechos del agua y firman un pacto de paz.
Es el primer tratado de paz en la historia de la nación judía y sobre aspectos de la tierra judía.

7ª Aliá: En el año 2085, cuando Abraham tenía 137 años e Itzjak 37, Dios le ordena a Abraham que eleve a su hijo Itzjak. Según entendió Avraham, debía sacrificarlo. Sin protestar, sin negociar, sin rechazar, sin cuestionar, emprende el camino casi de inmediato para cumplir tan extraño y cruel pedido. Finalmente el hijo es elevado pero no sacrificado, pues no era el derramamiento de sangre lo que quería Dios, sino que tanto Avraham como Itzjac aprendieran una importante lección. ¿Cuál habrá sido ésta?
Finalmente la parashá nos informa del nacimiento de quien sería nuestra segunda matriarca, Rivcá.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: