Eliahu haNabi, un par de anécdotas

Eliahu haNAvi es uno de los invitados a nuestra mesa de Pésaj, quiero compartir contigo un par de anécdotas y algunos datos.

Eliahu (Elías) haNavi es uno de los profetas del Tanaj que más fuerte ha calado en el corazón del pueblo judío.
Vivió en la época del rey Ajav (Ahab) y su esposa la reina Izebel (Jezebel), cuando la nación judía estaba políticamente dividida en dos reinos, habitualmente antagónicos: Israel y Yehudá.
Eran los tiempos del Primer Templo, y solía ocurrir que el pueblo de Israel estaba hundido en la corrupción social y en la idolatría, todo lo cual daba pie a más pecados y mayor caos social.

Entonces, sin ningún preámbulo o reseña previa, el profeta Eliahu aparece en la historia cuando profetiza en nombre de Dios ante Ajav que no lloverá hasta que el Todopoderoso lo permita, debiendo el rey y sus súbditos cambiar de conducta y extirpar la idolatría del reino de Israel.
Comienza efectivamente una terrible sequía que afecta gravemente al reino y sus alrededores, escapando el profeta de la ira del rey perverso.

Más tarde, Dios a través de Eliahu realiza un milagro a una viuda y a su hijo (el futuro profeta Ioná/Jonás) que se hallaban al borde de la muerte por inanición, haciendo que sus provisiones de harina y aceite no se extingan. Un poco después, ocurre una tragedia, pues el niño se asfixia y muerte. Eliahu ejecuta un procedimiento y reza para resucitar al niño, entonces, el milagro nuevamente sucede y el niño vuelve a la vida.

El hambre era pesada en la región, y el corazón del rey era tozudo, incapaz de liberarse de las órdenes de su esposa y su abundante séquito de profetas y sacerdotes de los dioses extranjeros (ella era de Sidón, en el actual Líbano).
Dios ordena a Eliahu que corrija a Ajav, para que de esa forma se salve la población que padecía.
Eliahu pide al rey que reúna a los 850 representantes de los baales en el monte Carmel, donde él se encargaría de demostrar que solamente Dios es el dios y los dioses son inoperantes o inexistentes.
Con los cientos de clérigos  convocados y el pueblo de testigo, entonces: «Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: –¿Hasta cuándo estaréis saltando entre dos opiniones? Si el Eterno es Elohim, ¡seguidle! Y si es Baal, ¡seguidle! Pero el pueblo no le respondió nada.» (1 Melajim/I Reyes 18:21)
Eliahu hace que los clérigos idólatras adoren primero a sus dioses todo el día, sin éxito. En una escena horrorosa, los profetas y sacerdotes de los dioses caen rendidos, envueltos en sangre de sus propios cuerpos, que ellos mismos se encargaron de cortar y lastimar.

Entonces: «Cuando llegó la hora de presentar la ofrenda vegetal, se acercó el profeta Elías y dijo: –¡oh Eterno, Elohim de Avraham, de Itzjac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Elohim en Israel y que yo soy tu siervo; y que por tu palabra he hecho todas estas cosas! Respóndeme, oh Eterno; respóndeme, para que este pueblo reconozca que tú, oh Eterno, eres Elohim, y que tú haces volver el corazón de ellos.» (1 Melajim/I Reyes 18:36-37).
Sucedió el milagro esperado: «al verlo toda la gente, se postraron sobre sus rostros y dijeron: –¡el Eterno es Elohim! ¡el Eterno es Elohim!» (1 Melajim/I Reyes 18:39).
Y apareció una pequeña nube que luego se transformó en abundante lluvia, dando así por terminada la dura etapa de la sequía a causa del pecado del pueblo.

El Tanaj nos cuenta otras historias acerca de Eliahu, en pocos capítulos y sin grandes descripciones.

Tras su partida de este mundo, quedó a cargo del liderazgo profético el profeta Elisha (Eliseo), quien fuera su principal discípulo.
Hay mucho más para compartir, si Dios permite, en otra oportunidad.



https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: