Ideas abstractas y acciones concretas

No es el hombre quien pregunta si la vida tiene sentido, es la vida quien constantemente pasa interrogando al hombre sobre el sentido de su vida.

Este postulado de La Logoteoria incita al hombre a salir de esa demanda  egocéntrica de sentido cuando  atraviesa impotencias reales que se le presentan.

Ya sea un accidente, un despido, una muerte de un allegado, una enfermedad repentina, o cualquier otra circunstancia que ponga de manifiesto la falta de control humano.

Es el hombre quien tiene la libertad (y el poder) de decidir qué actitud tomar ante la eventualidad; la que puede transformar en un verdadero logro humano si decide responder ante el evento sin el veneno del nihilismo ni el sabor del sinsentido.

Si está convencido de que la aventura de vivir como un ser con conciencia, inteligencia, raciocinio y voluntad es un regalo divino y exclusivo para el hombre, que le abre su existencia para que viva cualquier cosa.

Cuando con la propia vida nos decidimos a responder la eventualidad presentada, tomando acciones o decisiones con el fin de hacer parir el sentido.

Y a la postre, eternizando nuestras acciones gracias a los valores que se ejecutaron cuando se decidió por el sentido, por la vida.

Y esas abstracciones no son solo ideas que el que escribe a copiado de los maestros, son acciones concretas que guardo atesoradas en mi currículo vitae, en mi propia historia.

 

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: