Parashá Ki Tavó

1ª y 2ª aliot: La parashá comienza con las Mitzvot de los bikurim, los primeros frutos que eran llevados para ser presentados formalmente en el Templo con una maravillosa fiesta en la cual se declaraba el poder de Dios y se le agradecía por la buena tierra y sus frutos. También se declaraba la responsabilidad de la persona de tomar seriamente el camino de la Torá y sus mandamientos, como manera de vivir en armonía con lo existente y reconociendo a Hashem.
Se trata también de  la finalización de los ciclos del diezmo, ciclos que duran siete años.

3ª, 4ª y 5ª aliot: Moshé presenta una declaración de lealtad entre Hashem y Su pueblo. Debemos guardar la Torá y Hashem nos garantiza alabanza, fama y gloria como ‘el más alto de todas las naciones’. (26:19)
Al cruzar el río Jordán, la Nación declarará públicamente su aceptación del pacto de Hashem, para lo cual escribirán la Torá en doce piedras, las erigirán monumentos para que sean testigos ante todos. Se hará también la ceremonia de bendiciones y maldiciones que tendrá lugar entre las montañas confrontadas de Grizim y Eival, estando en medio el arca sagrada. En ese valle intermedio se encontraba la ciudad efraimita de Shejem, hoy mal conocida como Naplusa o Nablus (seguir el link para verlo en el mapa actual). Recordemos que seis tribus estarían en una montaña, seis en la otra y serían leídas bendiciones dirigiéndose hacia el Grizim, en tanto que las maldiciones dirigiéndose al Eival, respondiendo la congregación a todas ellas “amén”.

6ª aliá: Encontramos aquí una de las partes más ominosas y tremendas de la Torá, que comúnmente es conocida como Tojajá, es decir: las amonestaciones y “castigos”. En verdad, la palabra castigo debe ser correctamente entendida siempre que es tocada en temas de Torá. Castigo NO ES la reacción de alguien con fuerza que ante una impotencia provocada por otro le demuestra la fuerza provocándole daño, sino que castigo debe ser comprendido como el resultado necesario de una determinada acción. Algo similar ocurre con la palabra “premio”, pero obviamente ante acciones positivas con consecuencias beneficiosas. Sin embargo, en el caso del “premio”, al ser Dios misericordioso además de justo, entonces en ocasiones las personas se benefician con resultados más allá de los que son obvios de las acciones realizadas.
Así pues, en la Tojejá se describe las consecuencias que recaerán sobre el pueblo judío si ignoran la Torá de Hashem y Su Providencia. Como he dicho, es una lectura terrible, angustiante, pues se anuncian espantosos resultados de las continuas acciones pecaminosas de los judíos. Cabe acotar aquí también que el pecado no es una cuestión religiosa, sino una acción que se desvía de la conducta saludable, la cual es pautada por la Torá.
La costumbre es que el lector de la Torá lea esta aliá más rápido y silenciosamente que el resto de la parashá.

7ª aliá: La parashá concluye con la parte final del discurso de despedida de Moshé. Comienza contando la naturaleza milagrosa de los últimos 40 años y su clara indicación de la protección siempre presente de Hashem, por tanto, inspira Moshé a continuar en esa senda, de consciencia espiritual y accionar correcto para ser exitosos siempre.

¡Shabat Shalom!

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: