Entre gentiles piadosos e ilustrados

A raíz de este artículo https://serjudio.com/personas/etica/el-piadoso-y-el-ilustrado-entre-los-gentiles#comment-14245?show=1 un atento colaborador de años, el profe Jonathan, nos comentó:

Qué buen artículo!
Moré, en su experiencia a lo largo de todos estos años, un par de preguntas:
1. Quienes son mayoria? Piadosos o ilustrados?
2. A largo plazo quienes se mantienen activos en su conciencia espiritual, piadosos o ilustrados?

A lo cual respondí de inmediato, lo cual copio aquí y amplío y profundizo un poco.

1- ¿Quiénes son la mayoría de los noájidas que recuperaron el conocimiento de su código espiritual (los Siete Mandamientos para las Naciones) que me encontré a lo largo de los años de trabajo de ilustración en el tema?
Pues, es una respuesta amarga, que me encantaría fuera otra.
Al mirar hacia atrás con la mayor imparcialidad posible, tengo la impresión que la mayoría se conforma por aquellos que siguen atrapados por el EGO, por tanto religiosos que se visten con atavíos de noajismo e incluso de judaísmo.
Personas que sin mala intención en su absoluta mayoría, intentan recrear el mundo de sus creencias pero con antifaz noajico, o judaico muchas veces.
Están encapsulados por sus sistemas de creencias, los cuales se formaron mayoritariamente dentro de sociedades religiosas, con parámetros religiosos, con requerimientos congregacionales, por tanto, intentan expresar su reencontrada identidad espiritual de esa forma errónea.
Tristemente, en lugar de realizar un esforzado y minucioso trabajo de crecimiento personal, el cual requiere reconocer al EGO y sus tácticas para luego ubicarlo en su adecuado rol, prefieren el camino fácil pero erróneo, de llenarse de palabras, actos, lemas, actividades, que son de apariencia idóneos pero que no dejan de ser religiosos (y por tanto contrarios al espíritu). Se atragantan con palabrería que resuena a santidad, repiten consejos de rabinos, ponen fotos de “rebes”, se asocian a sectas jasideas judías, trastornan toda la pureza del noajismo para armar una mescolanza con lo judaico y con lo que es ajeno (idolatría).
Reitero, no está hecho con mala intención ni con ánimo rebelde o de antagonismo, en la absoluta casi totalidad de las personas que conocí o me topé.
Sin embargo, aunque la intención sea buena si no se realiza de la manera correcta, ni con la base y objetivo correctos, se produce una alteración que profundiza el malestar en lugar de repararlo.
¿Se entiende lo que quiero expresar? Porque me releo y me parece que lo expongo de manera muy dificultosa y quisiera que se comprendiera correctamente.

En resumen, son pocos, muy escasos, los que encontré que salieron de sus orígenes para hallar la vida Ética, acorde a la NESHAMÁ (espíritu, Yo Esencial) del noájida, y lo hicieran sin distorsiones religiosas.

Sí hay muchos que adquirieron cierto saber a través de maestros judíos, o indirectamente de ellos. Muchos de los cuales (entre los que humildemente me ubico) sirven para la tarea, pues conocen su lugar y el del prójimo gentil en el Plan sagrado del Eterno. Por lo cual, con entendimiento y respeto se conduce prudentemente al hermano gentil hacia el reencuentro con su verdadera identidad esencial. Pero, como no se ha trabajado en superar las barreras impuestas por los sistemas de creencias y se mantiene el trabajo del EGO distorsionado, es que se produce el descalabro y por tanto lo que mencione en primer término.

2- Supongo que los ilustrados pueden mantenerse más tiempo y con menos zozobras en la senda de la Ética, porque llegan por sus propios medios a esa madurez de la personalidad en consonancia con el Yo Esencial.
Para ello debieron desterrar a los monstruos que envió el EGO para retenerlos tras las rejas invisibles de sus celditas mentales.
Tuvieron que hacer el trabajo de superar sus barreras sociales y personales, para dar el paso hacia la libertad que proviene de la NESHAMÁ.
Como no están pendientes de la aprobación externa, ni se estremecen por deseos de premios o evitación de represalias, entonces tienen mayor poder de voluntad.

En tanto que los piadosos suelen estar atentos a la aprobación del grupo, porque dependen en buena medida de la mirada del otro, que los limita.
Éstos son aprendices del maestro, más que investigadores que recorren el difícil camino de la autosuperación.

Ojo, no está mal ser piadoso, por tanto dependiente de la guía del experto y receptor de la Tradición.
Está muy bien, por supuesto que sí.
Pero, no se alcanza así la plenitud de la independencia que es la manera de obtener mayor poder y por tanto voluntad para no recaer en viejos modelos no adecuados.
¿Se entiende?

En resumen, tanto el piadoso como el ilustrado son caminos correctos para que el gentil reencuentre su identidad noájica y construya SHALOM a través de ello.
Cada uno tiene sus pros y contras.
Lo importante es entender que el error puede estar en cualquier momento acechando y por tanto no confiarse por demás. Sino encontrar una mezcla sutil de lo piadoso con lo ilustrado. Es decir, el ser un receptor admirable de lo que los maestros idóneos transmiten, pero al mismo tiempo un analista para aprovechar al máximo las oportunidades.
Y no quedarse en la pasividad del que recibe, sino que hacer el trabajo necesario de llevarlo a la práctica y de compartirlo con otros, sea con palabras o especialmente con las acciones apropiadas.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Delallel (283) ‍‍23/06/17 - 30 Sivan 5777 {Link}
    Hermoso. Tal cual los trabajos de quien plantea las preguntas. Ambos grandes artistas. Quiero seguir aprendiendo de uds. para ya ir afinando mi caminar.
    1

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: