Ahora elige

Imagínate que por un rato dejas de estar sometido al EGO:
ya no buscas prevalecer por el hecho de prevalecer,
ni tener la razón para demostrar tu poder,
ni quejarte aunque la dicha sea mucha,
ni reaccionar desde lo irracional cuando tropiezas con los mil obstáculos diarios,
ni competir porque si no te sientes vencido,
ni angustiarte por lo que no puedes cambiar,
ni echar culpas,
ni culparte de lo que no tiene sentido,
ni guardar rencor en tu corazón,
ni vengarte para hacer de cuenta que eso te hace sentir mejor,
ni codiciar lo de otro porque no te contentas con tu porción.

Imagínate que por un rato cada día te pasas al lado de la LUZ:
usas el lenguaje del AMOR,
agradeces,
te comunicas sinceramente,
colaboras sin esperar ninguna retribución,
te dedicas a mejorar la condición de vida de otro,
haces un poquito para que alguien esté contento,
elogias sinceramente,
reconoces el esfuerzo y dedicación de la gente,
respiras con armonía,
ayudas a que sea otro el que llegue a su meta,
pides perdón cuando eso sea necesario,
perdonas a quien te pide disculpas,
aprendes algo nuevo,
desaprendes aquello que te tiene atrapado en la oscuridad,
enseñas con cariño,
aprendes con humildad,
cantas con alegría (aunque suenes terrible),
confortas al dolido,
guardas lo que debes de guardar.

Imagínate una vida y otra,
ahora elige.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: