Confianza y éxito

Comienza esta semana el quinto libro de la Torá, Devarim, conocido en español como Deuteronomio (repetición de la Instrucción). Coincide con la denominación hebrea tradicional “mishné Torá”, porque inicia el relato de Moshé que recapitula instantes memorables de los últimos cuarenta años de historia hebrea.
Ubiquémonos en contexto. A Moshé le quedan cinco semanas de vida, quiere aprovechar ese tiempo para despedirse del pueblo y dejar marcado un mensaje de vida, de bendición, que les refuerce en la senda del éxito.
Se avecinan cambios importantes y los israelitas deberán estar preparados y dispuestos a convertirlos en oportunidades de crecimiento personal y colectivo. Tendrán a Iehoshúa/Josué como nuevo líder, deberán esforzarse en la conquista de su tierra, serán sometidos a varias pruebas y no contarán continuamente con la ayuda directa y ostensible de Dios, tendrán que aprender a ser un pueblo independiente en su propia tierra.
En síntesis, es hora de madurar y estrenar otra etapa de la vida colectiva. Se podría decir que el pueblo estaba dejando atrás la infancia para ingresar de a poco en la adolescencia, con sus modificaciones, vacilaciones, enojos, esperanzas, anhelos, compromisos, etc.

Quizás por ello el relato hace especial mención del fracaso ocurrido en el episodio de los merraglim, los doce exploradores que cuatro décadas atrás fueron enviados a recopilar información de Canaan. El informe de diez de ellos estaba plagado de desconfianza, incentivaron las dudas basadas en la intranquilidad de los israelitas, encendieron la mecha que explotó en el descontento y angustias. Muchos israelitas escogieron hacer caso a las fantasías del miedo en vez de confiar en el Eterno y avanzar con seguridad.
Según se nos revela, si hubieran tenido confianza en el Eterno y enfrentado sus temores con entereza y responsabilidad, entonces tomar posesión de la tierra de Israel y afincarse allí hubiera sido un proceso mucho más pacífico y sencillo. Pero, no lo fue (ni lo es).
La actitud derrotista, atemorizada por fantasías, que busca culpables para escapar de las tareas, que reacciona quejosamente o violentamente, seguramente que no lleva a la victoria, por tanto, debe ser reconocida, desactivada y reemplazada por la actitud benefactora y beneficiosa. Pero, ¡mucho cuidado cuando las conductas tóxicas repetidas se convierten en hábitos, pues son más difíciles de transformar positivamente! Por ello, Moshé recuerda otras oportunidades en las cuales el sentimiento de impotencia devastó a los israelitas, llevándolos a conductas pesimistas y al fracaso.
Ahora, el maestro le asegura a Iehoshúa, frente a todo el pueblo, que cuando surjan inconvenientes no hay que temer, pues el Eterno estará del lado de los hebreos, luchando sus luchas siempre y cuando hagan su parte correspondiente.
El Rav Kook enseña, a partir del Salmo 112: “La confianza interna se basa en el conocimiento de que aun lo que parece ser malo no tiene porqué complicarnos. Si el corazón está verdaderamente "firme en la confianza en Dios", no hay lugar para el miedo y la ansiedad, ya que todo es de Dios y nada puede ser verdaderamente malo.
Los aspectos más debilitantes de las dificultades y el sufrimiento no son físicos, sino de naturaleza psicológica. Para una persona que puede ver el mundo tal como es, y aún así su corazón permanece lleno de confianza en Dios, incluso sus aflicciones no son verdaderas aflicciones. Tal persona es feliz con su parte en la vida, y es capaz de enfrentar los desafíos de la vida con gracia.
Pero para la persona que está acostumbrada a estar descontent
a con el mundo, los problemas le esperan en cada esquina. Uno no puede estar en paz y sentir la alegría y la felicidad sin aprender a fluir con la vida y aceptar las condiciones de la realidad.” (adaptado de “Ein Eyah” vol. II pp. 324-325).

3
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Segundo Justino Flores PinedoYehuda RibcoJonathan Ortiz Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jonathan Ortiz
Member

Me gustó mucho esto:”Los aspectos más debilitantes de las dificultades y el sufrimiento no son físicos, sino de naturaleza psicológica.”

Ahora entiendo por qué una persona que sufrió físicamente puede sobreponerse a dicha pérdida.

Es bueno ser conscientes que las pérdidas materiales no son tan importantes. Lo digo quizás a raiz de que aun me afecta que hace poco hayan abierto nuestro carro para robar el reproductor de sonido. Y que psicologicamente aun estoy en ese proceso de aceptar que en realidad todo está bien.

Gracias Moré

Segundo Justino Flores Pinedo
Member

Como de siempre: palabras fieles, consoladoras y fortalecedoras nos trae nuestro amigo Yehuda. Puedo entender con claridad su enseñanza ya que hace poco (ocho meses atrás), pasé por un fuerte sufrimiento físico y psicológico. Estuve internado en una clínica local por espacio de dos semanas, luego que me extirparon la vesícula y el apéndice en dos operaciones simultáneas. El apéndice hizo peritonitis y toda la bolsa biliar estuvo deteriorada y con piedras que parecían arenillas. El dolor físico era insoportable, solo comprensible para los que pasamos por esa horrible experiencia. En esas circunstancias difíciles de la vida, entendí que todo… Read more »

A %d blogueros les gusta esto: