Desde el abismo

Nuestro sistema de creencias se formó,  y se sigue ampliando, con las afirmaciones que nos fueron introduciendo en la mente.
Las personas de nuestro entorno cuando éramos chiquitos nos señalaban cosas y las íbamos aceptando sin ninguna evaluación ni cuestionamiento.
Si la abuela que tanto me quiere y me cuida me dice que el fuego quema y que no tengo que meter la mano en él, entonces el fuego quema y no tengo que meter la mano en él.
Estuvo muy atenta la abu con ese consejo que se convirtió en un registro en nuestra mente.
Ahora, el abuelo detesta a los perros, vaya uno a saber el motivo. El hecho es que los aborrece, desde el más grandote y rufián, hasta la más dulce mascota de bolsillo adorable y mimosa.
Entonces el abuelo dice y expresa con su conducta su animadversión hacia los canes.
Queriéndolo o no, te va inyectando en tus registros algo así como una fobia a los perros.
Hasta que eres tú, siendo aún niñito, quien ve un perrito y llora, pide upa, sale corriendo, etc.
Nunca te mordió uno, nunca te ladró, ni siquiera se acercaron a olisquearte, pero algo en ti reacciona neciamente… tu sistema de creencias.
Esto se repite en cientos, miles, de inputs que has venido recibiendo desde el día cero hasta ahora y que forman ese monstruo oscuro que es tu sistema de creencias.
Que tiene inmenso poder sobre tu vida y te controla, sin tú darte siquiera cuenta.
¿No es terrible que algo te esté marcando los pasos y sientas que eres tú, pero no es así?

Estaría bueno que te tomaras un ratito para ti mismo y pudieras descubrir algunas de los ramales de este sistema y comprobar el dominio que ejerce sobre ti.
Uno que no favorece por lo general, sino que te paraliza, nulifica, empobrece, te violenta, molesta a otros, perjudica al prójimo, etc.

Sí, hay creencias que son buenas, claro que sí.
También es necesario desmalezar el bosque para descubrirlas y entonces no serán meramente creencias de un conjunto oscuro, sino tus propios senderos mentales. Aquellos que tu eliges recorrer conscientemente, voluntariamente.

¿Querrías contarme alguna de esas creencias que te gobiernan?
¿Reconoces su origen?
¿Te das cuenta de cómo afectan tu potencial para ser feliz, o más dichoso?
¿Podrías hacer algo para modificarla?
¿Qué tienes para comentar?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Luis Diego Perez Chacon (622) ‍‍5/05/17 - 10 Iyar 5777 {Link}
    el segundo peor crimen que pueda hacerse con uno mismo es ignorar esta info, y este ejercicio.

    a mi por ejemplo me molesta la palabra "pecado"...pecado esto, pecado el otro.. y al final queda un hombre lleno de miedo, prejuicio y paralizado
    1

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: