El dios de este 4730

Leí por ahí a una persona que no tiene conocimiento del Eterno, el llamado Dios de Israel, pero Lo agrede y junto con Él a aquellos quienes Le son fieles.
Quizás porque confunde al “dios padre” de la religión cristiana con el Eterno, tergiversación muy frecuente y prejuiciosa. ¡Si hasta hay judíos que cometen semejante disparatada confusión! (Bueno, no debería sorprendernos ya que hay judíos que afirman que la “fe” es algo fundamental, que el judaísmo es una religión, o cuestiones totalmente ajenas por el estilo).
Lo cierto es: ¿a qué persona culta, con veros conocimientos de judaísmo, se le ocurriría hacer esa mixtura entre un dios fantaseado y el verdadero Uno y Único?

Lo que el presunto ateo afirmó es lo siguiente: “un dios edonista creó a la humanidad para cumplir su deseo de sentirse adorado, y que a la mínima que la humanidad, sea individualmente o un conjunto de individuos, se desvía de ese cometido de borregos adoradores la castiga con matanzas y sufrimiento eterno. En cualquier cultura eso sería un demonio tiránico al que le gusta torturar a los demás para demostrar su poder”.

Con vuestro permiso iré haciendo pequeños comentarios para dar un poco de luz allí donde el EGO pasea su sombra como amo y señor.

un dios edonista: ante todo Hedonista, con H.
¿Y qué es el hedonismo?
Una rápida lectura al diccionario nos informa: “Doctrina ética que identifica el bien con el placer, especialmente con el placer sensorial e inmediato.” Y, “tendencia a la búsqueda del placer y el bienestar en todos los ámbitos de la vida.”.
Como nos damos cuenta rápidamente, si “edonista” fue un pretendido insulto o injuria, ¡de poco sirve!
Si realmente el Eterno fuera hedonista, ¿cuál sería el problema? Un Dios que busca el placer y el bienestar en todo momento y lugar, que iguala el disfrute con el bien… ¿eso es un inconveniente para alguien?
¡Por el contrario!
Sería una deidad dichosa, afable, bonachona, dispuesta al juego y la diversión, a prodigar solamente el bien en todas sus formas.
Y sí, el Uno y Único tiene una faceta así, porque Él es Bien.
Pero, Él también es Justicia.
Así que Dios no es hedonista, porque definirlo así es limitarlo a una realidad que no le comprende.
Disfruta cuando Sus hijos, nosotros, disfrutamos; pero, como todo padre realmente bondadoso sabe y actúa de tal forma que el rigor también sea parte de la ecuación. Porque, el extremo generoso es malo, asfixia al receptor, reduce la actividad del otro, niega la posibilidad de crecimiento, al tiempo que sea agota personalmente (si no es Dios, quien es inagotable, obviamente).
No sé si se llega a entender lo que quiero expresar.
Dios por supuesto que ama el placer, nos invita a compartirlo con Él; pero también ama el deber, porque es la manera por la cual adquirimos un mayor grado de placer, el cual surge del compromiso, del trabajo, de la dedicación, del limitarse en aquello que pudiera ser placentero pero no es permitido.

creó a la humanidad: sí, es cierto, la creó como también creó TODO. Y cuando digo todo, es todo.
Ahora, me pregunto una cosa bien sencilla, tan evidente que hasta da pena tener que escribirlo aquí.
Si es un Dios tan poderoso, que tiene a su alcance la creación de una especie y de todo el universo para albergarla, ¿tenemos nosotros, pequeños y limitados mortales, alguna capacidad intelectual o perceptiva para llegar siquiera a arañar un poco Su “naturaleza” y Sus motivaciones?
¿No estará el señor que escribió esas líneas simplemente proyectando su propia pequeñez, su debilidad, su ambición, su deseo, su malestar; que en nada tiene que ver con el verdadero e impensado Uno y Único?
Porque, el señor ciertamente no está hablando de Dios, al cual desconoce y no comprende, solamente está hablando de sí mismo y de su reducido mundo.
Entonces, sería válido preguntarnos si el autor de esas líneas no es un hedonista, un buscador afanoso del placer en cualquier forma, y porque no lo alcanza, se decepciona, se angustia, se aterra, se aferra a sus creencias, entre las cuales está la de negar una Autoridad, una entidad superior insobornable, alguien que sí tiene todo el poder a su alcance pero prefiere limitarse para darnos espacio a nosotros y a nuestras minúsculas existencias.

para cumplir su deseo: si así fuera, si el Creador nos trajo a existencia para satisfacer Sus deseos, ¿habría algún inconveniente?
Porque, si seguimos la creencia del autor de las líneas, entonces ese dios creador de la humanidad es el que dicta las reglas del universo, o al menos las que nos gobiernan, y si ese dios decidiera que fuéramos sus siervos, que nuestra vida solamente estuviera en función de satisfacerlo, ¿quién es el autor para oponerse a este deseo o para contravenirlo?
Resulta un poco pretencioso el autor al querer imponer su opinión por sobre la de su creador, todo dentro de las creencias que él expone. Ese dios te ha creado y te ha dado la misión de servirle, entonces, si no lo haces y te rebelas, ¿estás cumpliendo con tu rol para el cual fuiste creado? ¿O eres solamente un despojo, amargado, carente de sentido, inutilizado por tus creencias, abogando por una supuesta libertad que no existe para ti, porque solamente existe la orden que ese dios te ha impuesto?
En este párrafo no estoy afirmando o negando que el autor haya dicho algo respecto al Eterno, simplemente hice notar que él se contradice en tan pocas palabras.

de sentirse adorado,: no, el Eterno no anda por el universo reclamando ser adorado. Si hay algo que le importa poco y nada es el elogio, sincero o falso. Porque, si ese fuera Su deseo, si el aplauso y el reconocimiento fueran Su motor, entonces Él haría acto de presencia a diario, nos mantendría alertas con milagros, dispondría de todo tipo de efectos especiales para que notáramos Su poder y no tuviéramos ninguna duda de que Él está ahí y le debemos adorar sin pausa ni fin.

Pero, Él Se ha ocultado detrás de la naturaleza, mimetizado con el mundo.
Él no Se muestra, por el contrario, vela toda manera de saber que está aquí y ahora.

¡Todo lo contario a lo que pretende el autor de las líneas!

Tenemos un Dios humilde, todopoderoso y al mismo tiempo anónimo, que hasta soporta que le ridiculicen aquellos que no Le conocen, que le inventen cualidades, que le hagan padre de hijos que no tuvo, que le describan de mil maneras infantiles y pendencieras.

No, no es un chiquillo desesperado por llamar la atención, que hace cualquier malabarismo ridículo para obtener la aprobación de su grupito. Tampoco es el dictador falto de autoestima, carente de amor, que impone su presencia hasta en los lugares más inverosímiles y decreta veneración so pena de condena terrible.

Él es el Uno y Único, no depende de nada ni nadie, no precisa nada ni de nadie, pero todo y todos dependemos de Él, lo sepamos o no, lo creamos o no, lo agradezcamos o no.

Por otra parte, si queremos adorar al Uno y Único, de acuerdo a lo que Él admite como acción de adoración… ¿cuál es el problema?

Es de buena y justa gente agradecer a quien nos hace bondades.
Es de persona leal estar agradecido y ser atento y elogioso con aquel que lo merece.

y que a la mínima que la humanidad, sea individualmente o un conjunto de individuos, se desvía de ese cometido: si así fuera, entonces el dios que describe el autor no es uno hedonista, sino salvajemente estricto en el cumplimiento de la ley. Entonces, el autor nuevamente cae en ridículas contradicciones sin haber siquiera avanzado unas pocas líneas.

Pero, como sea, podemos darnos cuenta de que lo que afirma el autor es por completo falso, porque si fuera cierto… ¿hace cuántos milenios ya se hubiera extinguido la mediocre y tóxica especia humana?

Pero no, seguimos aquí y continuamos causando daños inmensos al ecosistema. Nos desviamos, como conjunto y como individuos, de las normas de existencia ética hasta más mínimas. Pero, Él es misericordioso. Nos protege de nuestra propia idiotez, es un escudo contra nuestras auto agresiones. Nos tiene paciencia, espera que nos demos cuenta del daño que nos causamos y al prójimo y que hagamos TESHUVÁ, que llevemos a cabo el proceso de arrepentimiento. Porque, Él no quiere la destrucción del pecador, sino que le pecado desaparezca para que el pecador esté libre de esa carga y pueda gozar del bien y bienestar que está a su disposición.

La mayoría de los desastres que nos ocurren son causados por nuestra propia conducta, o por nuestras omisiones.

Miremos el agravio que hacemos a nuestra existencia, el miedo que tenemos a los otros hombres, nuestra propia vulnerabilidad que pretende dominar a través de los mecanismos de la violencia.

Si la gente viviera en base a la ética, a los mandamientos para las naciones, estaríamos virtualmente en un paraíso terrenal. Porque, seamos sinceros, ¿cuáles son las peores desgracias que nos acontecen? ¿Acaso no son las que nosotros mismos nos provocamos?

Por si fuera poco, si toda la plata e inteligencia dedicad a la guerra, el terrorismo, la religión, el mercantilismo esclavista, la opresión se dedicaran a la promoción del bienestar, ¿no sería un mundo casi perfecto? Te aseguro que los males que nos acontecerían serían esporádicos y reducidos, teniendo supremacía sobre los elementos naturales y quien te dice que incluso sobre la muerte.

Pero, dejamos que sea el EGO nuestro amo en lugar de guiarnos de acuerdo a la LUZ de la NESHAMÁ. Entonces, el mal abunda, hacemos lo malo por doquier, y todavía tenemos la mala actitud de señalar acusadoramente a Dios y hasta tildarlo a Él de culpable de nuestros males (Shoá incluida)… ¡si seremos mal agradecidos, tóxicos!

de borregos adoradores: seguramente que en el mundo de este autor la gente puede ser considerada como borrega, inconscientes, incapaces de cuestionar, fanáticos que siguen las doctrinas a las cuales están afectados.
Pero, en el judaísmo (el original y tradicional y no esas versiones modernas que se presentan como reliquias vivas y únicas admisibles del judaísmo), se exhorta a confiar pero preguntar, aprender y trasmitir pero también cuestionar. No es la repetición insensible y automática la tónica tradicional, sino el diálogo, en el cual se pregunta y se responde, se argumenta y se rebate, se propone y se rechaza, se diversifica y se cohesiona. Así fue durante siglos y siglos la vivencia judía, muy diferente a la imagen monolítica y embrutecida que hoy presentan ciertas agrupaciones judías “religiosas”.
Desde el primer padre de la Familia, Abraham, se ha comprendido la necesidad del hombre de aceptar sus limitaciones pero a no quedarse solamente con ellas. Ya el primer patriarca se atrevió a pedir de Dios justicia, cuando él consideró que el el juicio del Eterno no era correcto. Y así, no han pasado ocasiones en que se Le ha pedido a Dios rendir cuentas por lo que acontece en el mundo.
Como expusimos más arriba, al final encontramos que es el hombre en amplísima mayoría de las ocasiones el culpable y causante de las desgracias del hombre. Pero igualmente, no dejamos de pedir a Dios que establezca el orden, aunque es nuestro deber hacerlo.
No somos borregos ni debemos comportarnos con ellos.
Tristemente, hay gente que se dice apegada a la Torá que viven como fanáticos y dejaron de pensar y sentir para solamente repetir a la sombra de sus amos, todos ellos encarcelados en las prisiones del EGO.

la castiga con matanzas: como ya explicamos más arriba, si Dios fuera tan severo en Sus juicios, nos existiríamos hace milenios.
Y, hasta donde recuerdo, todas las matanzas son provocadas por el hombre.
Y de aquellas que provienen de desastres naturales, ¿cómo atrevernos a acusar a Dios de enviarlos como castigos cuando existen suficientes causas naturales que no precisan de un dios dictador destruyendo poblaciones enteras para satisfacer un apetito odioso de dolor?
No, el verdadero y único Dios no castiga con matanzas, en todo caso quizás deja de contener las mareas naturales (y/o provocadas por nosotros) que hace tiempo amenazan con destruirnos.
Allí está la catástrofe preparada desde un rato largo pero la protección invisible del Eterno la detiene, la mantiene apartada de nosotros, simplemente por Su bondad. Pero, cuando nuestras acciones siguen aumentando el desastre y no hacemos nada para cambiar la situación, tal vez Él dice “basta” y deja que los sucesos ocurran como deberían haber ocurrido desde mucho tiempo atrás.
¿Se entiende?
Lo que vemos como castigo, probablemente es solamente el resultado de nuestra conducta.

y sufrimiento eterno. : pues no, tampoco esto es así. El verdadero y único Dios no promete sufrimiento eterno, sino solamente un período limitado de tiempo –en medida terrestre- de reacondicionamiento para estar en condiciones de disfrutar del estado espiritual armoniosamente. Como máximo, un año terrestre de readecuación.
Pero, por otra parte, si el hombre cosecha estiércol, porque eso es lo que ha sembrado, ¿a quién se le debiera pedir explicaciones?
Si el hombre deposita en su cuenta bancaria solamente deudas y malestares, ¿cuál será el fondo que colectara al ir a pedir dinero a su banco?
¿Es el hombre que así ha hecho el responsable de su malestar, o a quien le entrega lo que él ha depositado?

En cualquier cultura : pues parece que no es así, puesto que hay culturas que supuestamente adoran a ese dios que este autor está describiendo.
Como estamos comprobando, el autor pretende estar hablando del Eterno y violentándolo, pero en realidad hace una descripción de una deidad ajena, algo que no es Dios. Más bien es su dios, aunque se pudiera declarar ateo.
Gracias a Dios que ese dios no es nuestro Dios.
Gracias a Dios que esa cultura no es la nuestra.

eso sería un demonio tiránico: el autor parece estar describiendo a su EGO, que como todos los EGOs es el prototipo de las deidades idolátricas y de los líderes dictatoriales.
Sí, sin dudas que su EGO puede ser sentido como un demonio, sea lo que ello quiera decir; como un tirano sin piedad.
Por ello nuestra insistencia para que aprendamos del EGO, tomemos conciencia de él, lleguemos a identificarlo, para que podamos ser libres, felices, gozosos, responsables, constructores de SHALOM.
Pero, mientras nos seguimos declarando religiosos o ateos, y estamos luchando o adorando dioses que no son Dios, no hacemos más que seguir en exilio, apartados de nuestro ser, desconociendo nuestra identidad espiritual.
Vivimos en el infierno que nosotros mismos creamos.
Cuando tenemos el paraíso terrenal, y el espiritual, al alcance de la mano.

al que le gusta torturar a los demás: sí, es así. SU dios, ese el cual usted detesta en apariencia, el EGO al cual usted está esclavizado, sin dudas que tortura a la gente. A usted mismo, a los demás, a todos. De eso vive el EGO, de mantener a la gente en miseria, en impotencia, en dolor, en amargura, en duda innecesaria, en rencor, en vergüenza, postrados, adorando dioses –sean cuales fueran-.
Sí, ese dios es terrible, y por ello el verdadero Dios nos ha advertido acerca de él y nos ha dado los mandamientos para que no seamos presas fáciles en las redes del EGO y sus colonizados misioneros.
Pero usted, autor de las líneas, lejos está de comprenderlo.

para demostrar su poder: si es del dios EGO que habla, en verdad no tiene ningún poder, solamente el de manipular y el de usar el poder de sus víctimas para seguir gobernando.
Si es del verdadero Dios que habla, sin dudas que tiene un poder tremendo, inacabable, incomprensible y que no hace nada para demostrarlo, porque como hemos visto más arriba, Él escogió esconderse, hacernos lugar, dejarnos tener la impresión de que Él no existe o no opera, para que así podamos ser realmente libres a la hora de escoger entre ser éticos o lo contrario.
Podemos ser poderosos, podemos ser impotentes.
Nosotros escogemos en que Dios confiamos y cuál dioses inventamos.

3
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
JonathanzabrShaul Ben Abraham Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Shaul Ben Abraham
Member

Cuando me encontrado -muchas veces- con éste tipo de personajes (que pueden ser ateos o neo-gnosticos dualistas) que se las dan de reveldes y de liberadores, pensando que atacan a Dios ofendiendo a su idea de dios, cuando uno indaga e investiga, es que en el fondo estan atacando a quello que creen va con ciertas ideas, gustos y aspectos de su vida que saben que deben corregir pero no lo hacen, por que en ultimas con eso lo que hacen es ocultar su alto egoísmo

zabr
Member
zabr

en realidad los llamados ATEOS no existen…. lo que existen es un grupo de personas que no creen en un dios que les venden las religiones es todo… solo odian e ese ser mitologico inexistente que les quieren meter hasta en la sopa «y asi como no odiarlo» entonces ellos tampoco como grupo existen jejeje porque ellos sin querer se transforman en otra religion… y claro que no existen los ateos porque ellos no conocen al verdadero y UNICO dios, por eso no lo pueden negar… Saludos.

Jonathan Ortiz
Member

Sin duda el comentario que dio pie al articulo es una proyección de si mismo, un reflejo de la idea del sujeto de la cruz.

A %d blogueros les gusta esto: