El reclamo del sediento

Tras la muerte de Miriam, hermana de Moshé y Aarón, el agua que les acompañaba cesó.
La sed se mostró con su peor rostro.
Entonces, el pueblo machaca con sus quejas y reclamos, entre los que oímos:

«¿Por qué has traído la congregación del Eterno a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestro ganado?»
(Bemidbar/Números 20:4)

En verdad, no está mal que quieran agua, tampoco que la pidan, aunque sea a los gritos.
Porque, ¿acaso no estaban muriendo de sed, literalmente?
No era hora de estar siendo medidos ni políticamente correctos, sino luchando con desespero por sus vidas.

Pero, tenemos un par de cuestionamientos.

El primero, que durante mucho tiempo habían tenido la compañía leal del Eterno, quien les proveía de todo lo necesario.
¿Era ahora momento para comenzar a dudar y a desesperar, estando tan cerca de finalizar su viaje rumbo a la Tierra Prometida?

El segundo, está bien que comprendemos sus cuestionamientos angustiosos, porque la muerte estaba presente; pero, ¿no habían aprendido nada en todos estos años de cómo controlar el EGO y en lugar de reaccionar desde lo automático e irracional es mejor potenciar la respuesta desde la NESHAMÁ?

El tercero, ¿acaso no estaba más que claro que si Dios y/o Moshé hubiesen querido exterminarlos, no se precisaba haberlos mantenido y hecho crecer durante décadas, para ahora matarlos de manera cruel y vil de sed en medio del desierto? ¡Hubieran muerto muchísimo tiempo atrás y tanto Dios como Moshé se hubieran ahorrado de millones de conflictos que el EGO del pueblo provocaba casi a diario!

El cuarto, ¿qué es eso de mencionar al ganado junto a ellos en este planteo?
Mira de nuevo el versículo citado, ¿te habías dado cuenta antes de que es muy raro que estén los animales mencionados en este desgarrador grito de supervivencia de los israelitas?

Por supuesto que podríamos plantear unas cuentas preguntas más, pero por ahora están son suficientes.
Vamos a responderlas, ya mismo, y con una misma contestación que las abarca a todas.

Ocurre que el EGO siguió siendo el amo en sus vidas, no habiendo podido desprenderse de su dominio para permitir que fuera la NESHAMÁ (espíritu, Yo Esencial) la que ocupara ese rol que le corresponde.
Cuando el EGO manda, como es lo común para la vasta mayoría de la humanidad, entonces la persona reacciona automáticamente, siendo sometido a sus impulsos primarios, también a los hábitos formados a partir de esos impulsos, condenado a estar aprisionado dentro de celditas mentales, que lo confinan a un limitado Sistema de Creencias.

Entonces, es cierto que hasta ahora el milagro los acompañó cada día de sus días, al menos desde que salieron de Egipto.
Tal como la NESHAMÁ acompaña nuestra travesía en el mundo desde el día 40 de la concepción y hasta que partimos de este mundo.
Sin embargo, las excusas del EGO son poderosas, confunden, perturban, nublan la conciencia y finalmente uno termina ignorando su Yo Esencial para adherirse con fuerza al amasijo que es el Yo Vivido.
Se toman las mentiras del EGO, o sus medias verdades, con total dedicación y fe; por tanto, se abandona el mensaje claro e inspirador de la NESHAMÁ.
Es algo que lo podemos constatar a cada rato, desde el comienzo de la humanidad y hasta este momento.
Así pues, el milagro no alcanza. Ni para tomarlo como mecanismo de sustento habitual, ni para demostrar la existencia y actuación del Eterno en nuestras vidas.
Porque… el EGO es más fuerte, aunque no tiene un gramo de poder propio.
Todo lo que tiene es aquello que le damos, porque es nuestro amo simplemente porque le damos el lugar para serlo.

Por lo anterior, es más que evidente que las enseñanzas de comportarse desde el código ético/espiritual, usar la Comunicación Auténtica, construir SHALOM, y todas las otras luminosas y verdaderas, bien pronto quedan opacadas por la sombra del EGO.
Uno puede aprender a responder, puede ejercitarse, puede esmerarse para ser un modelo de conducta; pero, el EGO no desaparece (a Dios gracias) y se mantiene agazapado para asaltar en cualquier momento.
Por ello hasta el más preparado de los seres humanos, el más educado en evaporar el EGO también tuvo un pequeño momento de sucumbir a él. Precisamente en esta misma parashá Jucat, cuando Moshé se enoja con el pueblo. Unos pocos renglones más adelante del versículo que estamos comentando.
¡Imagínate! Si el maestro de los maestros tuvo un desperfecto en su evaporación del EGO, ¿qué nos queda a nosotros, humildísimos estudiantes de estudiantes de estudiantes?
Por tanto, no es para juzgar ni mofarse si aquel que está en la senda del constructor de SHALOM no actúa a veces como tal, es normal que eso pase.
Es necesario darse cuenta, aceptarlo, asumirlo, volver a levantarse y seguir avanzando… agradeciendo la chance que tuvimos para seguir aprendiendo y aumentando nuestro verdadero poder.

Por lo anterior, es evidente que el EGO confunde y miente, entonces no es de extrañar que la gente al protestar use cualquier cosa, siempre y cuando con ello se pueda obtener lo que el EGO demanda.
Aquí era vociferar en contra de Dios y de Moshé. Hacerse las víctimas. Reclamar por justicia, a quien ES Justo. En fin, el EGO en marcha.
Como hemos enseñado millones de veces del tema, no abundaré. Si tienes ganas y te interesa, encuentra lo publicado en serjudio.com y aprende.
Solamente recuerda, el EGO no solamente secuestra la mente y se impone como salvador y amo. También es el prototipo de todos los dioses, de todos los seres que la imaginación del hombre adora y que están en reemplazo del Uno y Único.
No te dejes dominar por la manipulación, ni la tuya ni de otros.
Aprende del EGO, conoce de tus Yoes, esfuérzate por conocer la Inteligencia Espiritual para acercar tu alma a tu espíritu.

Por último, el asunto de mencionar a los animales en sus exigencias por agua.
También se responde a esto con la contestación que venimos manejando, que es el EGO que está detrás.
Te doy dos explicaciones.
Una, ellos están afirmando inconscientemente que no han podido alcanzar todavía el nivel humano, es decir de sobre saliencia de la NESHAMÁ, sino que se han quedado como animales, a merced de instintos, de hábitos, de reaccionar automáticamente y no gozar de la libertad que proviene del espíritu.
La otra, ellos están queriendo manipular al mencionar a los animales, diciendo que si ellos –los hombres- eran merecedores de castigos, sus animales no. Por tanto, que Dios diera agua para no castigar injustamente a esos inocentes animales. Entonces, los hombres pecadores se beneficiarían de la bondad que caería a causa de los animales.
Por supuesto, EGO por doquier.

Para concluir esta enseñanza, te invito a que encuentres otras interpretaciones del versículo, pues los grandes maestros nos han bendecido con sus conocimientos también aquí.
Pero, no dejes de aprender de lo que este humilde maestro te quiere enseñar, ya que es una clave muy antigua y poderosa para mejorar tu vida, la de tu prójimo, sociedad y entorno.



FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: