La pureza de la vida

תַזְרִ֔יעַהַמְּצֹרָ֔ע

1- Lectura semanal de Torá:
De manera regular vamos leyendo una parashá tras otra cada Shabat, siguiendo su orden en la Torá, hasta que completamos el ciclo anual y recomenzamos en Bereshit luego de Simjat Torá.
Pero, en los Shabatot correspondientes a Sucot y Pesaj, (así como en uno de los días de Rosh haShaná y Iom Kipur si caen sábado,) los Sabios determinaron que se lean otras porciones, en honor a las fiestas. Están en la Torá, pero en un lugar que nadie tiene que ver con el orden que se viene siguiendo normalmente.
Hay otras variaciones que se producen debido a la complejidad del calendario luni-solar judío. Porque, resulta que el año hebreo puede tener 353, 354, 355 días, en un año “normal”; en tanto que puede ser de 383, 384 o 385 en un año “largo”. Esto significa que hay años en los cuales habría más parashot que sábados, entonces, ¿cuándo se leerían las “sobrantes”?
Para solucionar ese inconveniente, los Sabios decretaron que se lean dos el mismo Shabat, tal como ocurre esta semana, con Tazría y Metzorá.

2- Sumario de las parashot Tazría y Metzorá:

  1. La Torá define los rituales de purificación para la mujer que ha dado a luz (12:1-8).
  2. Se describen métodos para diagnosticar algunas antiguas enfermedades que se hacían visibles afectando principalmente la piel, como por ejemplo el tzaraat, la que comúnmente se traduce como lepra, aunque realmente no lo fuera. También se brindan mecanismos para purificar vestimentas portadores de estas noxas (13:1-59).
  3. Los rituales que debían hacerse a la par del cohen para purificarse y curarse de estas dolencias (14:1-32).
  4. Ritos para purificar y limpiar los lugares que hubiesen adquirido estas noxas. (14:33-57).
  5. Las diversas impurezas que se derivan por circunstancias sexuales del hombre (15:1-18).
  6. Se enumeran causas de impureza a causa de flujos de sangre, en particular la menstruación (15:19-33).

3- La pureza de la vida

El concepto “impureza” se reitera en numerosas ocasiones, es como un núcleo principal de las temáticas tanto de estas parashot como de la anterior. Esto es así porque la persona en estado de impureza no puede participar de los servicios en el Templo; y como recordamos, el libro de Vaikrá/Levítico está enfocado a las actividades rituales en el Templo y normas que corresponden a los cohanim, es decir, los sacerdotes que laboraban principalmente en aquel lugar sagrado.
Pero, ¿qué que es impuro?
Cuando buscamos en el diccionario de la lengua española encontramos que impureza está asociada a mezcla (con una connotación negativa), suciedad, contaminación y algo opuesto a la moral.
Pero esto no tiene nada que ver con la idea tradicional judía acerca de lo que es puro e impuro.
En la Tradición se enseña que puro es aquello conectado a la vida; en tanto que impureza es algún grado de restar vida.
En sí misma la impureza no implica nada malo, ni pecaminoso, ni que adrede rompe el orden natural para generar disgusto moral. Es decir, no guarda relación con lo que explica el diccionario castellano. Sino que es estar en cierto nivel desconectado de la vida.
Puede ser a causa de la muerte (mayor expresión de impureza posible); o estar en contacto con un cadáver; o algunas funciones corporales naturales que implican pérdida momentánea de una posibilidad de vida (menstruación, eyaculación, etc.); así como la enfermedad, en particular la originada en conductas contrarias a la ética (como en el caso de tzaraat).
En cuanto a la mujer embarazada, la desconexión a la vida se da precisamente en ese acto maravilloso, natural y hermoso de dar a luz. Porque hasta ese momento, durante varios meses, la madre no solamente era una vida, sino que portaba en su interior a otra persona.
Como vemos, el concepto de impureza es muy complejo y que nos lleva a reflexionar, entre otras cosas, en el gran valor de la vida y su relación con la santidad.
También aprendemos que el ser humano está formado por diferentes dimensiones que se entrecruzan para dar como resultado la realidad que somos. No podemos explicar lo que nos sucede de manera simple, como es algo del cuerpo, o de la mente, o de las emociones, o de lo espiritual; sino todo ello integrado e interactuando.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: