La verdadera magia de Purim

Desde antes de nacer nos bombardean con muchísimos mensajes mágicos, desde diversos lugares que aceptamos como respetables. Ni siquiera tienen que llevar la palabra “magia” incluida, sino ser mensajes mágicos. Cosas como “todo es para bien”, mal entendido; “el universo conspira para complacerte”; “sonríe dios te ama”; “querer es poder”; “el pensamiento positivo consigue todo lo que se propone”; “no estás limitado sino solamente tu pensamiento te limita”; “reza que dios hará milagros”; “eres más que vencedor”; “todo lo puedes en el salvador que te santifica”; y cosas por el estilo. Obviamente que no solamente son frases religiosas, ni tampoco supersticiosas, pero de esos ambientes las hay y muchas.

Nos van introduciendo ese veneno fantástico, que nos pudre por dentro, con creencias que desconectan de la conciencia en nuestro Creador para llenarnos de ensoñaciones de magia. Por tanto, en nuestra mente vamos reemplazando con el EGO al Eterno, asumiendo los dogmas de la fe como verdades espirituales, sumergiéndonos en religión (hasta entre los declarados ateos) para ir perdiendo la vivencia espiritual.

Aunque es paradójico y lamentable, con gusto adoptamos las creencias viciadas, las defendemos con fuerza, hasta somos capaces de dar la vida por esas fruslerías con apariencia de santidad y que no son otra cosa que la imaginación contaminada por nuestra impotencia.

Porque estamos desesperados por sentirnos poderosos.
Hundidos en la impotencia de estar siendo seres materiales, absolutamente limitados, nos aferramos a cualquier cosita mágica que nos prometa salir de la debilidad para tener dominio.
Si un trozo de madero puede darte vida eterna y prosperidad, ¿lo rechazarías?
Si invocar a un genio universal todopoderoso que te entregue los secretos de la riqueza y salud, ¿dejarías de llamarlo?

El abarrotada Sistema de Creencias nos hace perder la noción de la chispa de Divinidad que somos, para adoptar como verdaderas las máscaras que estamos usando.
Llamamos “yo” al Yo Vivido, perdiendo de vista que ese no es otra cosa que un personaje que nos acompaña durante un breve trayecto en este mundo, porque el Yo Vivido cambia, muta, se modifica, deja de ser (aunque algunas personas han formado un Yo Vivido tan pesado y tieso, inflexible, que está petrificado, como si se tratará de una cara y no de una máscara).

Entonces, atrapados y esclavizados, no salimos de la celdita mental y rechazamos con violencia lo que pudiera alterar esa falsa paz que hemos establecido en nuestra angustiante existencia.
Mejor nos llenamos de más y más mensajes fantásticos de magia.
Nos rodemos de fieles como nosotros, que adoramos al EGO al que llamamos dios y seguimos los mismos rituales que nos adormecen la conciencia de nuestra impotencia.
Pagamos millones a los pastores (de la religión que fuera, incluso la atea) para que nos sigan martirizando pero con la promesa de tener poder y el control sobre deidades y elementos sobrenaturales.

Así va el ser humano a la deriva, de fracaso en fracaso, pero delirando con ser el amo de sus dioses.

En tanto, el verdadero Dios, aquel que no depende de nada ni nadie, el Creador de todo lo existente espera que despertemos y cumplamos el código de los mandamientos que corresponde a cada uno.
Él nos creó, nos sostiene y nos ha dado a cada uno ese código de mandamientos.
Siete para cada uno de los gentiles (todos los seres humanos, a excepción de los judíos).
Los 613 que están en la Torá para el pueblo judío.
Porque cada quien con su código en mente y cumpliéndolo, tiene el antídoto para las cadenas de la esclavitud del EGO. Para destruir la fantasía de magia y llevarnos a niveles de poder extraordinario dentro del mundo ordinario.

Algún día, pronto espero, llegaremos a la Era Mesiánica, cuando realmente la gente estará viviendo de acuerdo al código ético/espiritual y ya no bajo el reino del EGO.
Entonces la magia será solamente esos trucos que hacen los magos de espectáculos y no más la fascinación del EGO por usurpar el lugar de Dios. No estaremos desesperados por magia para evitarnos el displacer de la impotencia, porque seremos verdaderamente poderosos por estar coordinados con el Todopoderoso.
Ahí estará a la vista de todos la Era Mesiánica, sin necesidad de cuentitos míticos, de la pobreza de la fe, de enseñarse con torpeza a adorar dioses y salvadores.

Ésta es una de las tantísimas enseñanzas que se aprenden al estudiar con dedicación lo acontecido en la historia de Purim.
Te invito a que lo festejes a partir de este miércoles (20/3/19) a la noche y hasta el jueves a la noche.
Si eres judío tienes tus propios preceptos para conocer y cumplir en esta fecha.
Si eres gentil, eres bienvenido a aprender y celebrar respetando tu propia identidad espiritual y no usurpando lo que pertenece a la identidad espiritual de otros.

Te deseo que puedas sintonizar tu Yo Vivido a tu NESHAMÁ, encontrarás montón de virtudes “mágicas” sin esclavizarte al deseo de magia.
Y si quieres mi ayuda como coach espiritual, con gusto estoy a tu servicio: https://belev.me/coaching-espiritual

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: