Orgullo por servir

Cada uno de los utensilios del Santuario, así como cada una de las vestimentas de oficio de los cohanim -sacerdotes- tenían su simbolismo, así como su correlato e influencia espiritual.

Al respecto de una de las prendas del cohén, la Torá expresa en nuestra parashá:

"Harás de oro puro una lámina en forma de flor, y grabarás en ella con grabadura de sello: ‘Consagrado al Eterno.’
La colocarás sobre un cordón azul, y estará sobre el turbante; estará en la parte delantera del turbante
."
(Shemot / Éxodo 28:36-37)

El turbante sobre la cabeza del cohén -sacerdote- servía, entre otras cosas, para recordar que es obligación personal el reparar los daños que hemos ocasionado por el pecado de la arrogancia y del engreimiento.
Sabemos que el orgullo,
ese que está fundamentado y es nacido en la baja autoestima,
ese que desmerece al prójimo tanto como el vanidoso se desmerece,
ese que es ciego y sordo a la razón y la bondad,
ese que es humo molesto que se sube a la cabeza,
sabemos que ese orgullo
es nocivo y dañino
para el que lo porta como un emblema,
tal como para el que lo tiene que soportar.
Y es precisamente ese el orgullo que quiere, en parte, señalar el turbante,
para eliminarlo, o al menos reducirlo,
y en el mejor de los casos,
para transformarlo en orgullo bueno.

Pues, existe el orgullo bueno, y también es simbolizado en el turbante.
Estar orgulloso cuando se cumple con el deseo del Eterno, cuando se cumple con alguna mitzvá -precepto- es correcto y adecuado,
pues no es un orgullo cimentado en el escaso amor por uno mismo,
sino que se enraíza en lo más profundo del anhelo del espíritu
que desea fervientemente beber de las puras aguas del Eterno.
Además, cuando nos enorgullecemos de actuar de acuerdo con lo dictado por el Eterno,
estamos reforzando nuestro ánimo,
para mantenernos en la buena senda,
y de ese modo perseverar en el cumplimiento de los preceptos, y en la realización de actos nobles, buenos y desinteresados.

Si parafraseamos al gran rabino Avraham Shmuel Biniamín Sofer, mejor conocido como "Ktav Sofer", podemos comentar que la frase "consagrado al Eterno" que relucía sobre el turbante hace referencia a que el orgullo de estar consagrado por entero al Eterno es el único orgullo que "se nos puede subir a la cabeza".

La arrogancia es una característica que conspira contra el propio desarrollo de la personalidad, y causa muchas dificultades en el relacionamiento con el prójimo, y peor, causa inconvenientes a la hora de conocernos a nosotros mismos.
Pero,
el orgullo/beneplácito por servir al Eterno a través del cumplimiento de las mitzvot de la Torá, es una luz que limpia el camino y despeja las dudas, y sirve para mejor servir.

Así pues,
comprendamos que uno de los peores insultos que nos podemos colgar sobre nuestra frente es:
"orgulloso por cosas vanas".

Pero, una de las más bellas coronas sin dudas es: "consagrado al Eterno".

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

Ayúdenos a crear un mundo confortable y confiable…

… su donación tiene bendiciones:

Sea un Compañero Dorado con us$ 1.000 o más,
Compañero Dedicado con us$ 720,
Compañero Generoso con us$ 360,
Compañero Bondadoso con us$ 100,
Compañero de Corazón con us$ 36,
o sea Compañero como usted prefiera,

siempre será bendito y de bendición.

Haga clic aquí para saber cómo colaborar con nosotros… GRACIAS!


Notas:

-Otras interpretaciones de este pasaje de la Torá, y más estudios los hallan HACIENDO CLIC AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Relatos, anécdotas y enseñanzas

El Ktav Sofer, Gran Rabino de Pressburg en Hungría, una vez fue a una conferencia con otros muchos rabinos líderes comunitarios. En la asamblea, el Ktav Sofer mostró a los rabinos una moneda, herencia de sus ancestros, y que se remontaba hasta el período del Segundo Templo. La moneda fue pasada de una mano a la otra, para que cada rabino la pudiera sentir un rato. Al final de la conferencia, el Ktav Sofer pidió que la moneda le fuera devuelta, pero ninguno de los rabinos dijo tenerla. Atendiendo que solamente los rabinos presentes tuvieron contacto con la moneda, les fue pedido a cada uno que revisara sus bolsillos y que se fijaran por la sala. Cuando la moneda no apareció, el grupo reacio aceptó que uno revisará los bolsillos del otro y sus pertenencias. Uno de los rabinos más ancianos se paró y objetó la medida. Dijo "Todos somos hombres honorables, ¿por qué debemos aceptar una búsqueda tan acusadora como humillante? Yo propongo que busquemos mejor entre los alfombrados, o quizás debajo de ellos." Como la moneda tampoco apareció, el anciano rabino pidió a cada uno que buscaran nuevamente en sus bolsillos particulares. Pero tampoco apareció.

Los rabinos entonces razonaron con el anciano: "Mira, es vergonzoso para todos nosotros reconocer que definitivamente uno de nosotros tiene la moneda.  Las circunstancias no dan otra posibilidad. Nosotros, por tanto, no tenemos otra alternativa más que buscar uno en el bolsillo del otro y quizás encontrarla así. La moneda por derecho pertenece al Ktav Sofer y aquel que la haya robado debe devolvérsela." El anciano rabino se sonrojó y tembló, se paró nuevamente y en una súplica desesperada pidió a sus colegas no continuar con la búsqueda. Dijo: "No tenemos derecho para culpar o acusar a nadie, cuando cada uno insiste que no tiene la moneda. Yo sugiero que hagamos una última búsqueda por el salón y que levantemos totalmente las alfombras para encontrar esa moneda." Los rabinos hicieron eso. Cuando la alfombra fue totalmente levantada, encontraron que la moneda estaba allí.

Los rabinos estaban impresionados con su anciano colega y maravillados por cómo él supo que ninguno en la sala tenía la moneda, y por qué se oponía con tanta vehemencia a una búsqueda personal.

El anciano rabino permaneció sentado por un minuto y entonces sacó de su bolsillo una moneda idéntica a la que había estado perdida. El rabino explicó: "Yo también heredé de mi familia una moneda de época del Templo, ¿quién de ustedes hubiera creído mi historia antes de que la moneda fuera hallada en medio de la sala?"

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona el relato con el comentario a la parashá que hemos brindado?

  • ¿Se ha sentido culpable alguna vez de algo que no tenía usted la culpa?

  • Lo que me pertenece
    "Una persona recta no toma aquello que no le pertenece"
    (TB Sanhedrin 99b)

    • Estas palabras parecen ser obvias… ¿cuál es el mensaje profundo en ellas?

    • ¿Sabía usted que el altivo está tomando algo que no le pertenece? ¿Qué puede ser?

  • Como sacerdotes
    "Las personas rectas de todas las naciones son como sacerdotes del Eterno"
    (Seder Eliahu Zuta 20).

    • Sabemos que el sacerdocio de los descendientes de Aarón es a perpetuidad, entonces, ¿qué es lo que nos está queriendo enseñar esta cita?

    • ¿Cómo valora el judaísmo a las personas: por raza, religión, etnia, clase social o por lo que la persona hace y/o deja de hacer?

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: