Parashat Balac 5767

Shabbat: Tammuz 14, 5767; 30/6/07

Un comentario de la Parashá Balac (Bemidbar 22:2 – 25:9)
*Pureza interior*

¿Listo para avanzar en nuestro estudio de Torá?

Cada semana, al leer la parashá que corresponde, vamos conociendo mucho más de nuestra Tradición.

Surgen comentarios a partir de los relatos de los sucesos acaecidos a nuestros antiguos antepasados.

Nos sorprendemos al descubrir valores y creencias que son profundamente actuales y provechosos actualmente.

Recordamos algunos preceptos, de los 613 que son patrimonio espiritual
de Israel, y quizás nos esforzamos por cumplir alguno de ellos.

Vamos creciendo con cada nueva lectura de Torá, vamos desarrollando
nuestra personalidad a la Luz del perenne y vital mensaje revelado por
Hashem en sus líneas.

Es maravilloso contar con esta oportunidad para ver nuestro mundo desde
otra perspectiva, desde las alturas celestiales quizás. Contemplar el
mundo material con ojos de espiritualidad.

Sobre esta mirada diferente te quiero contar algo el día de hoy.
Presta atención por favor.

En nuestra parashá el rey Balac de Mohab quiere destruir a Israel.

Sabe que las armas no pueden contra la nación de Hashem, ya que Él es su protector y redentor.

Por tanto, intentará destruirlos apelando a armas “no convencionales”.

Busca a Bileam, que era un afamado brujo, el último de los profetas de
los gentiles (no judíos). Éste tenía una capacidad impresionante para
conectarse con Hashem y recibir mensajes de parte de Él, al punto que,
según dicen los Sabios, su nivel de profecía era altísimo, casi a la
par de Moshé Rabeinu.

Tenía también el conocimiento como obrar actos maravillosos en el plano material, verdaderos actos de brujería.

A pesar de su potencial para la grandeza, Bileam el brujo tenía el
corazón oscurecido por la maldad, ya que al haber alcanzado tanto poder
se corrompió, y abusaba del poder que le daba Hashem para alcanzar las
metas de su ambición.
Era el “Lord Darth Vader” del Lado Oscuro, en tanto Moshé era el líder del Lado de la Luz.

Bileam fue contratado por Balac para maldecir a Israel, para crear un
agujero en el campo de fuerza espiritual protector en torno a la nación
santa. A través de esa deficiencia en el escudo espiritual, Balac y su
ejército penetrarían para destruir y matar.
Sin dudas, debemos reconocerlo, era un plan ingenioso, macabramente brillante.

Pero, el Protector de Israel no permitió la vil labor del brujo.
Revertía el ánimo de maldecir en palabras de bendición a Israel.
El brujo encargado de proferir maldiciones, era quien pronunciaba alabanzas y loas para Israel.

(Pongamos “pause” para insertar una nota informativa: Al final de la
parashá, este perverso brujo ideó un ingenioso plan, que dio resultado
parcial y provocó graves heridas a Israel. Propuso que fuera el propio
Israel quien menoscabara su escudo espiritual, en lugar de querer
dañarlo desde fuera con maldiciones. Para incitar a que Israel
cometiera ese acto auto-destructivo, preparó un plan con el cual los
sedujo para que se comportaran inmoralmente, que se esclavizaran a
bajas pasiones en lugar de mantener el equilibrio y la coherencia del
camino de la Torá. Tristemente, Israel recibió una grave herida en
aquella oportunidad.)

En una de las ocasiones que Bileam iba a maldecir, de su boca brotaron estas palabras:

Elokim no es hombre para que mienta, ni persona para que se arrepienta.
Él dijo, ¿y no lo hará?
Habló, ¿y no lo cumplirá?

He aquí, yo he recibido la orden de bendecir.
El Eterno ha ha bendecido a Israel, y no lo puedo revocar.

El Eterno no ha notado pecado en Iaacov [Jacob], ni ha visto maldad en Israel.
El Eterno su Elokim está con él; en medio de él hay júbilo de rey.

(Bemidbar / Números 23:19-21)

¿Recuerdas que te quería comentar algo de la mirada diferente, de la perspectiva espiritual para ver las cosas materiales?

Pues bien, cuando vemos a nuestro prójimo, quizás nos parece que es malo, feo, tonto, inútil, molesto, insignificante, etc.
Vemos bajeza, pecado, suciedad, miseria, etc.

Pero, cuando contemplamos con la perspectiva celestial, nos damos
cuenta de que el 99.9% de los que son nuestro prójimo en el fondo son
buenos, y que el Eterno está en medio de cada uno de ellos.

Quizás sus acciones sean negativas, tal vez no actúen con justicia y
bondad, probablemente hagan cosas violentas y destructivas. Pero, esto
es un disfraz que se han puesto, una careta que oculta su verdadera
identidad.

Su identidad auténtica, esa que está en medio de ellos, es de pureza, de bondad, de juicio y justicia.
Su espíritu permanece intachable, sin máculas, en constante conexión con Hashem.

Aunque su manera de vivir muestre otro cosa…

Cuando sabes esta realidad, cuando con esos rayos X espirituales
vislumbras la majestad espiritual de cada uno, su brillantez, entonces
difícilmente puedas “maldecir”, enojarte, insultar, guardar rencor,
querer venganza, violentarte.
Porque reconoces que el otro es bueno, y por consiguiente tú también lo eres.

Cuando alguno hace algo negativo, seguramente que la acción no se enraíza a la faceta espiritual, sino a alguno de los otros cuarto planos de la personalidad. Por tanto, es menester corregir el error, arrepentirse de lo negativo, corregir el desvío, componer lo quebrado a causa de alguna acción nociva. Pero todo esto debe hacerse sin menoscabar a la persona que ha errado, ya que su esencia sigue siendo pura, brillante. Si rectificamos la cáscara, ese yo que es usado como careta, entonces emerge en toda su belleza el verdadero rostro de la persona, en sintonía con el cosmos, en armonía y equilibrio.

El problema es cuando no podemos o no queremos ver esa Luz interior del
prójimo, o cuando hemos crecido con la idea de que nosotros somos malos
y los demás se merecen sufrir.

Cuando nos creemos que la careta es la verdadera cara.

Cuando negamos la pura faceta espiritual del prójimo y la nuestra.

Cómo hacer para superar esta tragedia, no te lo diré ahora; pero te
puedo dar una pista: aprender a bendecir, aprender a actuar con bondad
y justicia.

Te dí a conocer esa identidad que todos tenemos dentro, esa pureza
esencial, ese lazo dorado que nos auna con Hashem constantemente.

¡Te deseo a ti y a los tuyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!
¡Qué sepamos construir shalom!

Moré Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Otros comentarios de la parashá, resumen del texto, juegos y más información haciendo clic aquí.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Perla (64) ‍‍25/06/07 - 10 Tamuz 5767 {Link}
    Me encanto esa forma de ver al projimo, es que es un ejercicio espiritual para hacerlo constantemente. Ya que perdemos esa vision espiritual o celestial en cuanto dejamos de practicarlo.
    Es una manera de comprender al ser humano, no juzgar solo por superficialidades y tomar iniciativa de los cambios...es como estar en otra dimension y que los defectos del otro, no te afecten, de paso es un escudo para nuestra sensibilidad humana!
    Muy bueno Yehuda!
    Shalom
    1
  2. jhulio (163) ‍‍21/05/09 - 28 Iyar 5769 {Link}
    Esta muy bien este conocimiento que aportás vos y que se basa en lo que dice la Torá y los sabios. Más ciertamente, en el caso de algunas personas persistentes en el odio y en ser violentos y capaces de realizar los actos más atroces (sin arrepentirse y estando orgullosos de ellos y recibiendo apoyo de otras gentes malvadas). En este caso de personas que tienen el imperio del egoismo o Ietzer hara, cuesta mucho pensar que puedan dejar de hacer lo malo, y volverse hacia el buen camino.

    D' bendito sea, proteja muchos años a Israel y a sus sabios y personas piadosas (que nos dan tanto conocimiento a los noájidas). Gracias te damos H' por todo lo que nos das y por la continua bendición de sostener la ENTERA CREACIÓN DINÁMICA, y por los actos de bondad que nos dan. Tambien te damos gracias H' por permitirnos hacer teshuva o arrepentimiento y así RETORNAR AL CAMINO DEL GENTIL JUSTO.

    Y te pedimos oh Todopoederoso, que Israel siga dándonos de su luz, compartiendo con nosotros el conocimiento y buena enseñanza aporpiada que contienen la Torá y el Tanaj. Y permita H', que los judíos y los noájidas justos construyamos shalom, un mundo de paz y amor, mancomunadamente. Lo cual se hacelerará con los actos de justicia y misericordia cumpliendo cada uno las "mitzvot" que le corresponden. Amén.
    2

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: