SerJudio.com – Hijo, hija, descendiente, embarazo, preñez, concepción, nacimiento, Dios, kemia, kemiya, kemiot, amuleto, segula, práctica, mitzvá, Hashem, Talmud, Cabalá, Kabbalá, Tejina

Judaismo conversion Israel Mashiaj Tora Dios amor paz

Busca:   

 Lic.  Prof. Yehuda Ribco (Siván 18, 5762 – 28/5/02)

Inicio (Judaismo conversion Israel Mashiaj Tora Dios amor paz)Contacto (Judaismo conversion Israel Mashiaj Tora Dios amor paz)Apoyo (Judaismo conversion Israel Mashiaj Tora Dios amor paz)

BeShem H’ El Olam


 Respuestas a Preguntas
// Ciclo  // Plegarias  

 Para tener un hijo

Claves: Hijo, hija, descendiente, embarazo, preñez, concepción, nacimiento, Dios, kemia, kemiya, kemiot, amuleto, segula, práctica, mitzvá, Hashem, Talmud, Cabalá, Kabbalá, Tejina

judíos preguntas respuestas mashiaj hamashiaj fiestas jaguim shabat shabbat rezos plegaria Dios Amigo Yehuda:

Si yo quisiera tener solamente dos hijos, ¿Hay alguna forma de poder tener
primero un varon y luego una hembra?, osea esta en mi poder elegir «Ahora un
varon» «Ahora una hembra». si existe esta posibilidad, y se puede responder
se lo agradeceria.

que Dios le Bendiga
y gracias por poder contar con Ud. para cada duda.
 

Hernán B.
Argentina

(Deben incluir en todos sus mensajes para nosotros su nombre completo, el nombre de la ciudad y país donde vive)

Shalom.
Gracias por su pregunta.

Tal como nuestros Sabios enseñan, tres son los socios en el verdadero milagro que es la concepción de una nueva criatura humana: madre, padre y Dios.
Y por ahora, mientras la tecnología no diga otra palabra, depende de Dios el determinar el sexo de la criatura.

Sabiendo esto, podemos igualmente recorrer brevemente algunas pautas que nuestra Tradición enseña al respecto de intervenir en la concepción.

El Talmud instruye a la pareja que está en espera, que recen en los primeros 40 días en lo que refiere al sexo del bebe, si es que tienen alguna preferencia.
De los 40 días hasta completado el tercer mes, los rezos deberían pedir por la salud e integridad del bebe.
De entonces hasta el final del sexto mes, los pedidos deberían ser para que el niño pueda vivir.
Y el último lapso, los ruegos a Dios deberían ser por un seguro y saludable parto y nacimiento.
Como puede ver, los rezos, el dirigirse al Amo del Universo, es el método privilegiado para obtener ayuda para concretar los deseos.
De acuerdo a esta idea, durante la Edad Media europea, algunos judíos desarrollaron unos rezos particulares denominados Tejinot -ruegos-, (tejines en idish), que a diferencia de los rezos ordenados en el sidur -libro de plegarias-, éstos tienen como objetivo el rogar al Eterno por asuntos individuales, específicos, además están en idioma vernáculo (idish); generalmente estas súplicas era elevadas por mujeres y no por los varones.
Si lo desea, busque en alguna librería judía bien surtida, o por Internet, algún ejemplar de estos libros. 
Pero, más importante que estas u otras plegarias, lo fundamental, es que el corazón esté centrado en Dios, en reconocer su autoridad y control sobre nuestra existencia; así que más que preocuparse en tal o cuál palabras, hay que cuidar para que las rogativas no se convierten en absurdas órdenes dirigidas a comandar al Rey de reyes.

Otro aporte que le puede ayudar, es recitar el mizmor/salmo 20 (¡veinte veces diarias!) meditando en cada palabra, en cada letra.

Además de los rezos, usted se puede beneficiar con las segulot -prácticas auspiciosas-, que tienen como finalidad el purificar el corazón de la persona a través de las acciones asertivas que apartan de lo negativo y construyen lo positivo. De esta manera se logra afianzar una relación ennoblecida con el Eterno, y confiar en Su Sabiduría y Merced infinita.
Alguna de las segulot pueden ser:

  • no compartir la noticia del embarazo antes del tercer mes;

  • comenzar la educación judía del hijo incluso antes de concebirlo (esto es, estudiar uno mismo, y estudiar y estudiar);

  • por todos los medios buscar paz, armonía, gozo y dicha para la pareja, especialmente para la futura madre (esto es, salud mental);

  • ingerir alimentos casher -aptos normativamente para el consumo-;

  • dar caridad y ayudar a los necesitados;

  • al finalizar el Shabbat, hacer una pequeña comida con confituras o golosinas, y pasar la velada en alegre recogimiento con la familia cercana (especialmente tratando temas de Torá);

  • centrarse más en servir a Dios y al prójimo, que en ser servido.

Bien, estos son algunos ingredientes de la receta para brindar familia a una pareja, y según su pedido, solicitar por el sexo preferido del futuro descendiente.

Como sea, depende de Dios, de nada ni nadie más.
Y recuerde, más importante que el género de su hijo, es que sea una persona íntegra (física, intelectual, social y moralmente), con una buena vida, y con un relacionamiento armonioso consigo mismo, con el prójimo y con el Eterno.

Haga click aquí para enviarnos sus comentarios, y recuerden que quedo a las órdenes.
Iebarejejá
H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom

 Yehuda Ribco

 

 


Inicio | Arriba | Glosario | Fechas | Más Respuestas  

Presentación | Información de derechos | Sus comentarios | Servicios | Guía

©2002 Yehuda Ribco, Montevideo, Uruguay.
 Todos los derechos son propiedad de sus autores.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: