Resp. 3548 – Del Día de Expiación

Shalom, Yehuda Ribco
1-  Quisiera saber a que hora se celebraba el Día de la expiación,
2- y ¿Por qué toman la palabra afligirse como "ayuno".
Gracias
Ricardo Grover

Shalom,
"¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!" (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Respuestas en su orden.

Pero antes.
No es correcto decir que "se celebraba" el Iom Kipur, puesto que se lo celebra actualmente también. Con idéntica potencia espiritual e igual poder de expiar las faltas por las cuales la persona está dispuesta a arrepentirse completa y sinceramente.
La faceta ritual no es la de antaño, a causa de que no tenemos el Templo en Jerusalén; pero la espiritualidad es la misma.

1- Iom Kipur, como cualquier día judío, comienza al caer el sol de la tarde previa y se extiende hasta la noche siguiente, cuando aparecen a vista desnuda tres estrellas de magnitud media.
Es decir, alrededor de 25 horas.

2- Dice la Torá y es mandamiento perpetuo para la nación judía:

"El 10 de este mes séptimo será el día de la Expiación; tendréis asamblea sagrada. Os afligiréis a vosotros mismos y presentaréis una ofrenda quemada al Eterno."
(Vaikrá / Levítico 23:27)

"Afligiréis" está escrito en el texto original como "ve’initem", que es "padecer de ‘inuim", sufrimientos, aflicciones, tormentos, privaciones.
Ésta deriva de la voz "’ani", que se puede traducir como pobre, afligido, menesteroso.
Es decir, se debe entrar al estado de ánimo y de aflicción de una persona pobre.
Pero, ¿cómo se hace esto?
Y más aún, ¿cómo se puede pasar una vida de pobre y sufrido durante 25 horas?

La Torá oral estipula que cinco son los elementos que componen esta "aflicción" para este día:

  1. Ayuno (no comida y no bebida).
  2. No aseo suntuoso.
  3. No untarse perfumes, cosméticos, etc.
  4. No relaciones íntimas conyugales.
  5. No calzar cuero. ((Las cuatro últimas, las que acompañan el ayuno, son también estrictas prohibiciones, pero de castigo menos severo de parte de la Corte celestial.))

Si reflexionamos un poquito, ¿en qué aspectos suelen estar deprivadas las personas pobres, afligidas por escasez material y anímica?
¡Pues, precisamente en estas cinco!
En un probable orden de empobrecimiento discernimos que:
1- No calza zapatos lujosos, sino lo que tiene o le son indispensables (el entendido analiza los zapatos de las personas, para descubrir su posición socio-económico, más que las ropas o cosméticos).
2- No baña ni unta su cuerpo, más allá de la estricta higiene.
3- Y por supuesto, no goza de placeres sensuales habitualmente. Incluso la pobreza lo lleva a un estado de aflicción anímica, que le rodea y aparta de lazos afectivos arrobadores. Por la pobreza material, suele sobrevenir un desbalance afectivo y social.
4- Por último, no come ni bebe con holgura. E incluso llega hasta el famelismo, por falta de dinero para adquirir su alimento, o por desánimo que afecta su alma y le impide paladear el mendrugo reciamente adquirido.

Como comprueba, el ayuno es muy importante, fundamental en este día; pero recuerde que es parte de un método para posicionar a la persona en su condición de pobre, de polvo ante la Majestad del Todopoderoso.
Cuando la persona llega a sentir, aunque sea por 25 horas, su endeble condición, su limitada existencia, su nada delante del Eterno, es entonces cuando realmente puede llegar a vislumbrar la vanidad del pecado, la torpeza de no acatar la Torá y los mandamientos, la nadería que significa todo el oro y la fama de Este Mundo.
Por esto el Eterno nos instruye a privarnos por un día de todo lo que nos puede hacer creer que somos poderosos, para que encontremos el camino a la redención a través de nuestras acciones.
Solamente el que se da cuenta de su error, y procede a arrepentirse y enmendarlo tal como corresponde, es aquel que recibe desde lo Alto la expiación ((Ver TB Shvuot 13a)).

Ayunamos, como el pobre desgraciado que no tiene ni para comer ni beber, que apenas si sustenta su vida; pero en nuestro interior estamos plenos de esperanza de encontrar el camino al crecimiento, al retorno a la esencia del Bien, a la riqueza en todos los planos de la existencia.

Si ha comprendido esta respuesta, entiende que el ayuno es algo más que privarse de comida y bebida, puesto que es un símbolo de un estado de existencia ante el Todopoderoso.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio, léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: