Resp. 6127 – Fiestas específicas para el noájida

Reciba mis saludos more y gracias por haberme respondido anteriormente
He notado que los judios celebran muchas fiestas que fueron ordenadas expresamente por dios, y que además, en algunas se nos invita a los que no somos judíos a recordar de manera diferente, por ejemplo Shavuot.
Me parece injusto que a los noajidas no se nos dijera nada de fiestas para celebrar y así poder invitar a los judíos, como ustedes hacen con nosotros.
¿Por que dios no dio fiestas a los noajidas y a los judíos si?
Luis, 55 años, zapatero, Nicaragua

Shalom.

Gracias por su pregunta, pues es con la sana duda que uno puede ir creciendo.
No se hace con la ceguera que sigue todo sin pensarlo a fondo.
Ni tampoco con la supuesta visión, que es otra ceguera, del que cree que sabe todo pero es solamente un esclavo de su Sistema de Creencias.
Ni tampoco tomando superficialmente las cosas y aceptando respuestas que no son tales.
Más bien, con la pregunta verdadera se avanza, siempre y cuando se tenga la capacidad de tolerar una respuesta que también sea verdadera y se la integre al caudal del saber, para de esa manera contrarrestar al Sistema de Creencias e irlo modificando, en la medida de lo posible.

Yendo a su pregunta, debemos antes saber cuáles son y de dónde vienen esas fiestas que Dios comandó a los judíos que cumplieran.
Luego ver si tiene sentido que los gentiles sean invitados a compartir alguna cosa de ellas, que no todo pues todo no es posible que se integren por completo a las festividades que son específicamente judías.


Fiesta

Evento histórico

Significado

Pesaj

la salida de los hijos de Israel de Egipto

la libertad del hombre que no debe estar subyugado a otros hombres, ni a pasiones, ni a ideologías.

Shavuot

cincuenta días luego de Salir de Egipto fue la entrega de la Torá de Dios a los judíos, en el mismo acto Dios reiteró el pacto eterno que Él selló con la humanidad a través del patriarca Noaj/Noé y que contiene los Siete Mandamientos para las Naciones

la libertad integral que se consigue al ser consciente de la identidad espiritual y viviendo de acuerdo al código de ética que le corresponde por ello.

Rosh haShaná

seis meses antes de salir de Egipto los israelitas ya no fueron obligados a trabajar más como esclavos para los egipcios, siendo la primera evidencia del proceso de redención que ya había comenzado pero no se notaban sus frutos hasta entonces

existe un Juez y hay justicia

Iom Kipur

finalmente los israelitas recibieron las Tablas del Pacto, cuya primera versión fueron rotas a causa del Becerro de Oro; además obtuvieron los israelitas el perdón por ese pecado

existe el perdón para quien hace TESHUVÁ; el hombre es un ser perfectible

Sucot

la protección Divina hacia los judíos durante su dura travesía por el desierto hacia la Tierra de Promisión tras salir de Egipto así como la continua relación de Dios-Pueblo de Israel-Tierra de Israel

la presencia de Dios activa, aunque invisible y/o incomprendida por el ser humano.

Sheminí Atzeret

un día de licencia, tras terminar Sucot (y el ciclo anual de festividades), para que los judíos se regocijen en la reunión con otros judíos y con el Eterno

disfrutar de lo permitido, valorar a la familia y el encuentro



Como queda claramente expuesto, no son fiestas arbitrarias que un Dios pasional lanzó sin motivo a un pueblo para que celebre irracionalidades. Ni son fantásticas performances que nos envuelven en la magia y el delirio de control.
Son, más bien, hitos en la historia de la formación y fortalecimiento de la identidad de la nación judía, así como de su sagrado vínculo con Dios.
Nada librado al azar, ni cuestiones místicas extrañas a la racionalidad.
Simplemente, un pueblo recordando y reviviendo sus momentos esenciales en el camino de su formación.
Tal como en Uruguay celebramos también fiestas nacionales que marcan jalones importantes en la conformación de nuestra identidad como nación. Supongo que en el resto de las naciones hay celebraciones similares.
Por tanto, no hay necesidad de hacer énfasis en la visión “religiosa” de la festividad judía, sino más bien poner acento en su carácter nacional, de recordar el pasado, para vivir mejor el presente y construir así un más saludable futuro. Somos seres de espíritu encarnados en este mundo, por tanto es bueno que tomemos conciencia de que los acontecimientos históricos también marcan enseñanzas para nuestra vida cotidiana, que no queden solamente como monumentos al pasado, sino como elementos activos en la transformación positiva del hombre y de la sociedad.
Es allí donde vemos los significados de cada festividad, tal como resumimos en la tabla.
Unas enseñanzas que por lo general tienen amplía resonancia para las personas que no son judías.
Veamos nuevamente: libertad, conciencia espiritual, confianza en el Creador, saber que hay un Juez, saber que hay Misericordia, gozar de lo permitido; ¿hay algo de todo esto que sea ajeno al gentil?
¡Es una notable enseñanza para cada persona!
Entonces, los judíos cumplen su rol de “luz para las naciones” al conocer y cumplir sus propios mandamientos, llevar una vida de acuerdo al código ético/espiritual que les corresponde. Así enseñan a sus hermanos gentiles a que sean conscientes y cumplidores de sus propios mandamientos. Pero no se queda en esto la guía por parte del pueblo judío para las otras naciones, ya que hay muchas más enseñanzas para compartir que provienen de su propia historia milenaria y compleja, de sus interacciones con el Creador, de sus vínculos con multitud de culturas/épocas/lugares. Los judíos instruidos sirven así como maestros para sus hermanos gentiles, también en lo que las fiestas tienen para enseñarles.

En cuanto a fiestas noájicas específicas.
Es cierto que el Eterno no comandó ninguna, así como tampoco les impuso 606 mandamientos extras a los 7 que les entregó.
Pero cada sociedad tienen el derecho de celebrar sus propias fiestas y darles el carácter oportuno, incluso descubrir qué de espiritual hay en ellas.
Le daré un ejemplo de Uruguay. Hace poco recordamos la Batalla de Las Piedras, donde un grupo de valientes orientales (futuros uruguayos) vencieron a las fuerzas coloniales del imperio español. Allí el líder oriental, don José Artigas, dijo una de sus famosas frases: “Clemencia para los vencidos”, y no quiso tampoco humillar al líder militar español derrotado.
Entonces, hay una fecha patria que celebra una gesta nacionalista en su carácter militar; pero se encuentran poderosas enseñanzas espirituales para quien quiera aprenderlas.
Por supuesto que yo la festejo, como uruguayo que soy pero también como constructor de SHALOM que busca la LUZ allí en donde puede ser rescatada.

La enorme diferencia está en que las festividades nacionales judías, aquellas que ordena la Torá celebrar, no solamente tuvieron la participación de los judíos para su establecimiento, sino también del Creador, Quien decidió obrar de manera manifiesta para con mis antepasados en aquella antigüedad.
Esto quizás sea también un motivo para que el gentil, consciente de su identidad espiritual y activo en su propio código ético, quiera celebrar algo de las festividades del calendario judío. Porque se alegra con sus hermanos judíos, porque reconoce la activa presencia del Eterno en este mundo, porque entiende que tiene algo para festejar y aprender de la historia de la formación del pueblo de Israel.

Para finalizar, los gentiles que desean festejar las fiestas judías ordenadas por la Torá, pueden encontrar aquello que resuena en sus almas y que los conecta con su propia identidad espiritual.
Enseñanzas que les hace mejores personas y los hace conectarse con las Alturas, no por ello haciéndolos malas copias de judíos ni sus celebraciones la clase B de las celebradas por otros.

Espero haber escrito de manera que se me pudiera comprender.
Que sepamos hallar motivos para la dicha y podamos construir SHALOM en todo momento.

   Enviar una pregunta 

  Ver otras preguntas

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: