Triunfando en la tormenta

En el comienzo del octavo capítulo de Samuel 1 encontramos a los políticos de Israel que vienen a hacer un planteo a su líder, el caudillo y profeta Shmuel.
Ellos señalan que él está viejo, que sus hijos no pueden quedar a cargo de comandar al pueblo ya que no son dignos de tal puesto de poder y entonces los políticos reclaman que les imponga un rey para que los juzgue, tal y como ocurría con los pueblos vecinos.
Por uno u otro motivo a Shmuel le desagrada sobremanera la exposición y especialmente el reclamo por un rey.
Se siente enojado, amargado, lleno de palabras oscuras para derramar sobre los políticos, años de entrega y dedicación sirviendo al pueblo, cobijándolos, educándolos, preservándolos del mal, dando hasta lo imposible para sostenerlos y ahora le vienen con estos pedidos y excusas. ¡Por supuesto que tiene mucho de oscuro para derramar sobre ellos!
Pero, ¿qué es lo que hace?

Atendamos juntos:

"…Shemuel [Samuel] oró al Eterno"
(1 Shemuel / I Samuel 8:6)

Eso hizo y no otra cosa.
Rezó, que en hebreo el verbo implica:

  • reflexionar,
  • profundizar en uno mismo para desde lo intensamente auténtico conectarse con Dios,
  • encontrarse para conocerse,
  • mirarse al espejo del alma,
  • comunicarse con Dios,
  • estar plenamente conectado a sí mismo, al entorno y al Eterno.

Sí, el profeta y juez no se dejó llevar por el EGO, sino que buceó hasta dejar que fuera su Yo Esencial, su neshamá, la que respondiera al pedido que tanto le incomodaba.
Porque de haber dejado al EGO, habría gritado, se hubiera quejado, hubiera sido violento, hubiera rechazado el planteo y dado excusas, hubiera huido, en resumen, hubiera intentado manipular la situación para adquirir control allí en donde no controlaba ni debía hacerlo.
Pero, dada su grandeza, apenas un escaloncito por debajo de Moshé, él no dejó al EGO al timón.
Por el contrario, se tomó la pausa sagrada, el respiro necesario, el lapso indicado, el silencio oportuno, la charla divina reparadora, para que de esa forma la respuesta fuera de construcción de Shalom y no un mero jueguito de manipulaciones y tergiversaciones.

He aquí la enseñanza para ti.
Cuando algo te contraríe, no respondas desde las entrañas, no dejes que el piloto automático se encargue, sino que más bien interrumpe la ruta consabida para adentrarte al encuentro de tu neshamá.
Tómate unos segundos, respira con calma, borra toda reacción, no te quedes prendido a ninguna palabra o gesto, deja fluir tu ser para que te conectes contigo mismo, allí en tu esencia, para que de ese modo desde Arriba te brinden una respuesta más favorable y eficiente. Aprovecha para conocerte, haz una verdadera plegaria para recibir la iluminación, la calma, el Shalom.
Controla solo aquello que puedes controlar, y lo que está por fuera, déjalo fluir.

Ganas tú, gana el prójimo, ganamos todos.

No te prometo que sea fácil, más bien todo lo contrario. Te costará, pero es cuestión de entrenamiento y no de seguir en lo mismo una y otra vez y excusándose para no crecer.

Tienes el buen ejemplo, te toca decidir. Ahora y en cada ocasión que se te presente el EGO a tomar el timón de tu vida.

5
Leave a Reply

Please Login to comment
4 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Yehuda RibcoLuis Diego Perez ChaconNetanel Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Netanel
Member

Buena lección! Por otro lado Moré, cabría preguntar lo siguiente: Por un lado en el versículo 6 se escribe “Pareció mal ésta palabra a los ojos de Shemuel cuando dijeron: danos un rey para jusgarnos” Y en el versículo 7 dice: “Mas dijo el Eterno a Shemuel: oye la voz del pueblo en todo o que te digan, porque no (es) a tí (a quien) rechazaron, sino a Mí han rechazado, para no reinar sobre ellos” Se entendería del versículo 7 que el motivo por el cual “parecio mal” el asunto fue por el desprecio a la persona de Shemuel… Read more »

Luis Diego Perez Chacon
Member

Ante esas circunstancias adversas y a las que se les da alguna respuesta en automatico, me acuerdo de esas sensaciones de frustración, incapacidad, y de todas las malas emociones que florecen. Y se intentan justificar de todas las formas posibles. Pero he notado que es un sintoma evidente de la despersonalización; de la falta de conexión a una identidad o matriz que alimente el Yo Verdadero. A la luz del post, hasta el concepto del rezo esta a años luz del ejercicio que debería ser en la vida de muchos de nosotros; los cuales asociabamos esa acción a una especie… Read more »

A %d blogueros les gusta esto: