¿Siempre el dominio?

En un texto bastante antiguo que escribimos acerca del DOMINIO (http://serjudio.com/exclusivo/cterapia/el-dominio, recomiendo su lectura y estudio), que como sabemos, en su exceso o desequilibrio es una de las manifestaciones/metas del EGO, un amable lector nos preguntó lo siguiente:

…no termine de entender como seria posible adjudicarle a gente que vive en la apatía total, su meta en el día a día es pasar desapercibido, no tiene ansias de vida. que el afán de sus vidas es el dominio.

Es un interesante comentario que nos permite profundizar un poquito más en este asunto tan importante.

El EGO pretende dominar todo, para lo cual emplea sus cuatro herramientas básicas (o alguno de sus derivados) de manera pura o mezclada: gritar, llorar, patalear y desconectarse de la realidad.
Su estrategia es hacer sentir impotencia al hombre, sea real o ficticia. Luego le hace creer que es prácticamente impotente, o por el contrario le hace creer que es todopoderoso. Sea una u otra creencia, el resultado más probable es que el hombre fracase y entonces el sentimiento de impotencia sea una evidencia dada por los hechos y no meramente una sensación interna, pensamientos sin base. Esto genera un nuevo sentir de impotencia, lo que repercute en creencia de futilidad o en fantasía de súper poder, y así se continúa este círculo vicioso.

Dentro de esta macabra trampa encontramos las conductas de manipulación del otro, sea a una persona o a Dios.
Se trata de manipular por medio de los gritos, del llanto, de los golpes y de la desconexión de la realidad (y sus correspondientes derivados).
Esto sirve para atraer la atención y para conseguir que el otro, sea persona o Dios, haga o que uno desea (con conciencia o no) que sea hecho.

Para que sea más fácil de comprender, pondré algunos ejemplos.
El niño de cuatro años que hace una pataleta para que los padres le briden atención a él en lugar de a su hermanito menor.
El niñito que que no hace nada de lo que está capacitado para hacer, para seguir siendo tratado como bebe, siempre atendido por sus mayores.
La esposa que llora desconsolada para que el marido no salga con sus amigos a una cena de confraternidad.
El esposo que regaña porque su esposa no le cocina “como mamá” y espera que la preparación sea impecable.
La madre que castiga a la hija adolescente para que coma como corresponde, en lugar de conversar y ver qué está pasando con la salud emocional de la joven.
El novio que miente descaradamente para conseguir “favores” de su enamorada.
El alumno que inventa excusas por no haber estudiado la lección.
El trabajador que llega tarde y culpa al transporte colectivo, al tránsito, a la suegra, al gobierno, al jefe, en lugar de asumir que debiera despertarse más temprano.
El “fiel” que “pacta” con su dios para obtener que el universo le otorgue lo que quiere, sin hacer nada concreto o maduro para conseguirlo.
El enfermo que espera su dios lo cure de alguna dolencia o malestar y ni siquiera consulta con el médico, lleva una dieta saludable, hace ejercicio, deja de fumar, etc.
El que da dinero al pobre pero a cambio de que su dios le devuelva con creces por lo entregado.
La anciana madre que hace sentir culpa a sus hijos para obtener que ellos la visiten.
El anciano quejoso y malhumorado que pretende que los trabajadores del hogar de ancianos le sacien sus mañas de esta manera insufrible.
El que está padeciendo en cama suspirando con gestos de dolor, más o menos teatrales, para no tener que hacer ni siquiera las tareas mínimas.
El que tiene terrores de salir a la calle, ni siquiera puede pensar en pisar fuera de su casa, entonces tiene a toda la familia corriendo a su alrededor para satisfacer sus necesidades, ya que pobrecito no puede hacer nada por sí mismo.
El que está agonizando confesando sus dolores para obtener lástima o misericordia cuando no hizo nada en el pasado para ser honrado.

Todas estas, y millones de otras conductas, ejemplifican al EGO en su manipulación. De forma más o menos directa, la manipulación está presente. Sea para obtener cosas concretas, satisfacción de necesidades materiales, o para obtener la atención del otro. En alguno de los cuatro planos inferiores de la persona (físico, emocional, social, mental) se está pretendiendo obtener algún beneficio.
En vez de comunicar auténticamente, en vez de controlar aquello que es posible controlar, en vez de dejar que fluya lo incontrolable, en vez de hacer su parte, el EGO altera el orden, promueve el caos, debilita, drena las energías, siembra el malestar, hace sentir la impotencia incluso allí en donde no está.

Ahora, yendo al comentario del amigo que provoca este texto.
El que pasa por la vida con ansias de morir, que no quiere llamar la atención de los demás, que está de continuo en apatía, ¿pretende dominar a los demás?
La respuesta puede ser sí y no.
Sí, porque queriéndolo o no, sabiéndolo o no, tiene a la familia, a los amigos, a los compañeros, a su entorno en constante alerta. No sea que se vaya a matar… qué le pasa… por qué está así… qué podemos hacer para que no sufra… qué habremos hecho mal para que esté en es situación… estará enfermo… shhh, no lo molestemos… y así por el estilo. Entonces, sí, el “deprimido” también está manipulando con esta manera de vida de total impotencia manifiesta.
Por otra parte, quizás no. Porque la depresión (alguna de ellas) se basa en desequilibrios químicos en el organismo de quien la padece. No es una estrategia del EGO, no es calculada, no es un método retorcido para obtener dominio. Es la manifestación de un desorden interno, tal como la diabetes por ejemplo. Sin embargo, ¿cuál es la ganancia secundaria de quien padece esta enfermedad? Si realmente no hay ninguna ventaja, ni deseo de conseguirla, entonces no hay evidencia del EGO en este caso. Pero, si hay ganancia secundaria de alguna especia, si se usa la enfermedad siquiátrica para dominar de alguna forma a otros, sea persona o Dios, entonces el EGO está usando lo que tiene a mano para ejercer su control sobre la persona.

Espero que esté clara la idea que estoy presentando y sirva para mejorar nuestra existencia.
Como sea, quedo a disposición en lo que esté a mi alcance.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Netanel

Muy bueno!!

es decir no hace falta subir a la mesa con un alta-voz para querer «dominar».

Según lo que entendí entonces, se podria afirmar por ejemplo que gran parte de los casos de alcoholicos y drogadictos estarian inconscientemente en búsqueda de atención, de ese «dominio» de su entorno o familia??

seria correcto esta afrimación Moré?

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: