Charlemos para aportar: Vaietzé

Algunos temas, de otros cientos, para comentar y aprender de la parashá Vaietzé:

  • ¿Por qué robaste mis dioses?
    La debilidad y amargura del hombre que se exilia de su NESHAMÁ para refugiarse en los dioses, todos ellos producto del EGO.
  • La importancia de los detalles.
    Vamos por la vida viendo el bosque y perdiendo de vista el árbol. Aunque a veces puede ser que nos enfocamos con tanta fuerza en un puntito, por lo general amargo, que desperdiciamos el gozo y la bendición.
  • Unir la tierra al cielo.
    Somos NESHAMÁ y somos Yo Vivido, nuestra tarea es hacer que el segundo represente al primero. Podemos hacerlo, tenemos al alcance las herramientas para ello.
  • El imprevisto que da sentido.
    Iaacov no soñaba con desposar a Lea, su primer esposa, y sin embargo terminó casado con ella. Ese hecho cambió su vida, pero también la historia de la humanidad.
  • La familia es lo primero.
    Una parashá dedicada a la construcción de la familia, con sus altos y bajos, seguramente tiene mucho para instruirnos.
  • Si antes soñabas con ángeles y ahora con ganado, ¿qué habrá cambiado?
    Al salir de Tierra Santa, rumbo a la aventura de su vida, Iaacov soñó con ángeles uniendo tierra con cielo. Dos décadas más tarde sueña con los animales que criaba y cuidaba. ¿Cómo se pasa de una manifestación a la otra?
  • El beso inesperado.
    Iaacov besa a su primera, a la que recién conoce, con la que no tuvo ni siquiera un “hola” de intercambio. Luego llora. Los motivos para esta conducta y las implicancias para nuestra vida.
  • Es el amor…
    El idioma del AMOR es el de la NESHAMÁ, el del EGO es su contrario. ¿Cuál idioma manejas tú a diario?
  • Encuentros con ángeles.
    Sin payasadas misticoides es necesario entender qué son los ángeles y cómo generalmente los que nos atañen son los que nacen de nuestras acciones… y omisiones.

Alguno de ellos ya lo hemos estudiado (comparte aquí los links si los encuentras);
otros están en preparación –quizás algún día salgan al público-;
otros deberán esperar a no sé qué.

Por supuesto, cientos o miles más no serán jamás tratados en estas páginas.

¿Tú que puedes aportar?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: