El consejo diario 579

El armonioso no le teme a lo diferente,
sino que lo asume como una realidad natural,
que además reporta un gran potencial,
pues al sumarse e integrarse
perfecciona el bien común.

Claro que,
cuando algo cae o queda fuera del rango de lo permitido y admisible,
entonces, se lo integra (si fuera posible) para corregirlo, para enmendarlo y llevarlo a su punto de perfectibilidad.
En caso de no poderse, se debe seguir la máxima del salmista: “haz el bien y apártate del mal”.

http://serjudio.com/exclusivo/cterapia/sefirat-haomer-45

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: