Encontrando la Luz en Nuestro Camino

En la Parashá Behaalotejá, encontramos una hermosa enseñanza que puede iluminar nuestro camino y ayudarnos a mejorar nuestra vida. Esta porción de la Torá comienza con la instrucción de Dios a Moisés sobre cómo encender el candelabro del Tabernáculo. Esta imagen del candelabro, con sus siete lámparas encendidas, es una poderosa metáfora que nos invita a reflexionar sobre la importancia de encender nuestra propia luz interior.

En la vida, todos atravesamos momentos de oscuridad y confusión. Nos sentimos perdidos, sin dirección, como si estuviéramos caminando en un desierto sin fin. La Parashá Behaalotejá nos recuerda que, incluso en esos momentos, siempre hay una luz que puede guiarnos. Esa luz es nuestra conexión con lo divino, nuestra chispa interior, nuestra sabiduría y nuestra capacidad de discernimiento.

Pero, ¿cómo encendemos esta luz? La Parashá nos ofrece algunas pistas. En primer lugar, necesitamos seguir las instrucciones de Dios, es decir, vivir de acuerdo con los valores espirituales y éticos que nos guían. Esto puede significar actuar con honestidad, integridad, compasión y justicia en nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos.

En segundo lugar, necesitamos purificarnos, como los levitas que fueron purificados antes de servir en el Tabernáculo. Esto significa dejar atrás nuestras impurezas emocionales y mentales, como el rencor, la envidia, el egoísmo y la amargura, y cultivar en su lugar virtudes como la gratitud, la generosidad y el perdón.

En tercer lugar, necesitamos celebrar nuestras propias «Salidas de Egipto», es decir, recordar y agradecer los momentos de liberación y renovación en nuestra vida. Esto puede ayudarnos a mantener viva la llama de la esperanza y la confianza en un mundo mejor, incluso en los momentos más oscuros.

Finalmente, la Parashá Behaalotejá nos recuerda que la luz no es solo para nosotros, sino también para los demás. Al igual que la Menorá, nuestra luz interior debe iluminar el camino de aquellos que nos rodean. Esto significa compartir nuestra sabiduría, nuestro amor y nuestra compasión con los demás, ofreciendo una palabra amable, una sonrisa reconfortante o una mano amiga a aquellos que lo necesitan.

La Parashá Behaalotejá nos enseña que todos tenemos la capacidad de encender nuestra luz interior y de iluminar el camino de los demás. No importa cuán oscuro sea el desierto que estemos atravesando, siempre hay una luz que puede guiarnos hacia la liberación y la renovación.

Así que te invito a reflexionar sobre cómo puedes encender tu propia luz interior. ¿Qué valores espirituales y éticos te guían? ¿Qué impurezas emocionales y mentales necesitas dejar atrás? ¿Qué momentos de liberación y renovación puedes celebrar en tu vida? Y, lo más importante, ¿cómo puedes compartir tu luz con los demás?

Comparte este mensaje con tus allegados y anímalos a reflexionar sobre estos importantes temas. Involúcrate en iniciativas que promuevan la construcción de Shalom.

Sigue participan de este sitio sagrado, serjudio.com, y de nuestro canal https://www.youtube.com/@YehudaRibco.

Si este estudio te ha sido de bendición, agradécelo y difúndelo, y no olvides de colaborar con nosotros económicamente, que mucho se agradece:


https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x