Buscar lo que se halla

En nuestra parashá se nos cuenta que:

"Y todo aquel a quien
le impulsó su corazón
y todo aquel a quien
su espíritu le movió
a la generosidad
trajeron la ofrenda del Eterno…
"
(Shemot / Éxodo 35:21)

Najmánides nos informa que aquellos hebreos precisaban el fuerte impulso inconsciente,
la motivación de sus corazones,
porque ninguno tenía conocimiento acerca de las cosas santas y del Santuario,
y tampoco tenían modelos familiares que los guiaran correctamente, ni los entrenaran hacia las cosas buenas.
Eran como recién nacidos,
necesitados de sustento y guía paternal,
pero tristemente huérfanos1.
Así pues,
un instinto del corazón amarrado a un poderoso deseo del espíritu fue lo que los hizo actuar apropiadamente, para bendición para sí y gloria del Eterno.

Y más allá de su ignorancia,
sobreponiéndose a su inexperiencia,
hubo gente con el suficiente coraje como para apersonarse ante Moshé para decirle: "Haré todo lo que dices".

El rav Ierujem Levovitz comenta que el éxito de la supervivencia de los judíos, está en esa actitud de la sencilla gente del pueblo,
de aquellos como los que fueron exitosos en construir el Santuario,
y que los motivaba solamente su coraje interior para acatar los divinos mandatos, y así tener el ánimo como para moverse y ser voluntariosos en todo lo que se precisara hacer.
Ellos no reclamaban lauros,
ni exigían compensaciones,
ni se excusaban en taras o carencias de su pasado,
ni se defendían con fantasías/recuerdos antiguos o del porvenir;
ellos hallaban la fortaleza en su interior,
y la bien empleaban
para enderezarse y ascender.

Deberíamos estar nosotros atentos a esos momentos en nuestras vidas, cuando sentimos un fuerte deseo por concretar asuntos espirituales, cuando anhelamos crecer, madurar para trascender.
Debemos dejar que esas memorias espirituales nos motiven, nos muevan, para alcanzar más iniciativas en pos de éxitos verdaderos.
No tenemos que poner trabas al puro coraje que nos insiste para perfeccionarnos, para reparar nuestros errores, y para hacer lo que es necesario hacer.

La persona que tiene un fuerte deseo por alcanzar algo, suele encontrar el método para conseguirlo. Saca a relucir potenciales habilidades, talentos dormidos, fuerzas malgastadas, y las canaliza para tener éxito.

Así pues, es básico que aprendamos a definir qué buscamos, para poder hallarlo.
Pues si no buscamos nada en concreto, nada hallaremos que nos satisfaga.
Y si buscamos solamente aquello que nuestro corazón (sin espíritu) busca, entonces encontraremos algo que nos dará gozo y placer por un rato, para dejarnos más anhelantes un instante después.

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

Ayúdenos a crear un mundo confortable y confiable…

… su donación tiene bendiciones:

Sea un Compañero Dorado con us$ 1.000 o más,
Compañero Dedicado con us$ 720,
Compañero Generoso con us$ 360,
Compañero Bondadoso con us$ 100,
Compañero de Corazón con us$ 36,
o sea Compañero como usted prefiera,

siempre será bendito y de bendición.

Haga clic aquí para saber cómo colaborar con nosotros… GRACIAS!


Notas:

1- La guía de Moshé sin dudas que era valiosa y fundamental, pero los basamentos de la personalidad se adquieren en los primeros años de vida, bajo el contacto e influjo de los padres, o de los que ocupan sus roles. Por lo cual, Moshé enseñando Torá era insuperable para sus discípulos, que sin embargo, permanecían en su carácter de huérfanos de primera instrucción.
Para más información al respecto, tratar de responder las preguntas de más abajo.

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

Volvía con su bolsa de dinero el comerciante tras meses de negocios en el extranjero.
Por fin vería a su familia nuevamente, ya hace tanto visitada.
En el camino, un asaltante detiene al comerciante con el consabido grito de "La bolsa o la vida".
El comerciante rápidamente entrega la bolsa al ladrón, y dice: "Te doy lo que tengo, pero por favor no me hagas ningún daño".
Y el ladrón asiente con su cabeza mientras extiende la mano para recoger la bolsa del tesoro.
Y de pronto, el comerciante larga un llanto tan fuerte como sorpresivo: "¡Oh no!, ¿qué haré ahora? Cuando llegue a mi pueblo nadie me dará un céntimo por mi vida, pues dirán que soy un fracasado. ¡Tanto tiempo fuera, y no traigo ni una miserable moneda! Se reirán de mí, ridiculizarán a mi familia. ¡Qué espanto!" Y sollozaba, sollozaba.
El ladrón le dijo: "Sinceramente, me da pena, pero debes comprender que este es mi trabajo."
Y el comerciante entre hipos le dijo: "Sí, yo te entiendo, cada uno en su ocupación… snif… pero hazme un favorcito pequeño… pégale dos tiros a mi sombrero, así al menos podré decir que luche con el asaltante… por favor…"
Y el ladrón tira dos veces para atravesar el gorro.
Y entonces el comerciante insiste: "¿Qué te parece si le das dos tiros a mi chaqueta? Así la historia será más creíble".
Y el ladrón así hace.
Y luego el comerciante insiste: "Mejor si mi historia es heroica, por favor, dispara un par de veces sobre mi camisa… espera que me la quito…"
Y el asaltante así hizo… con el segundo estampido, una bofetada infartante del comerciante dejó tumbado e inconsciente al ladrón, quien desprevenido se quedó sin su botín.

 

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona el relato con el comentario a la parashá que hemos brindado?
     

  • ¿Cuál de los dos personajes empleó tácticas propias del ietzer hará -tendencia hacia lo negativo?
     

  • Instrucciones
    "Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la Torá [instrucción] de tu madre"
    (Mishlei / Proverbios 1:8)

    • ¿Por qué el sabio proverbista distingue entre la disciplina paterna y la instrucción materna?
       

    • ¿Cuáles son los modelos de conducta que se adquieren en las primeras instancias de vida, más allá de la educación formal o consciente?
       

  • Potenciales
    "Cuanto más grande es la persona, mayor es su pasión"
    (TB Sucá 52a).
     

    • ¿Cómo explicar que para alcanzar grandes alturas, sea imprescindible un gran ietzer hará para someter?
       

    • ¿Por qué la persona "buena" es aquella que desea intensamente hacer lo negativo, pero no lo hace, y sí hace lo que corresponde y es apropiado?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: