El deber del maestro y del alumno

Hoy conversando con un amigo de hace muchos años surgió el tema de la espiritualidad.

Resulta que el buen amigo (gentil) concurre en su ciudad a un sitio que (supuestamente) brinda clases, conferencias, información de índole judaica.
Me dice que son varios los gentiles que tienen hambre de espiritualidad, y por ello buscan en cuestiones (supuestamente) judías.

Entre otras cosas me habla de lo supremo que es un cierto disertante, que trata variadas temáticas, entre las que incluye (supuestamente ) “cábala”.
Mi amigo está estremecido por el conocimiento, altura y profundidad de este (supuesto) experto conferencista.
¿El motivo para esta adoración?
Pues, que él sale de las conferencias habiendo entendido quizás el 1% de lo que el señor expuso. Algo parecido sucede con sus otros colegas gentiles consumidores de este alimento (supuestamente) espiritual.

Entonces le explico que de acuerdo a la Ley (verdaderamente) espiritual, es deber del maestro enseñar de tal modo que sea comprendido, absolutamente todo en la medida de lo posible.
Que él debe expresarse de tal manera que sea accesible para su público, repetir las veces que sea necesario, llegar al nivel de conocimiento de su alumnado para desde ahí elevarlos hacia nuevos horizontes. Es contraproducente, además de contrario a la ley, vomitar información que sobrevuela el entendimiento de los estudiantes y no bajarlo a sus entendederas. En caso de que sea material demasiado complejo, inaccesible para su público objetivo, entonces debería dosificar la información, llevando un programa gradual y responsable de crecimiento compartido.
Claro, eso es cuando el maestro realmente lo es.
Porque, como suele suceder, los doctos charlatanes (con títulos o no) que se las dan de sabios de mil cosas, y especialmente de “cábala”, suelen disertar de lo que no saben ni comprenden, mezclando conceptos sin ton ni son, aprovechándose de la complejidad para hablar en vasco-catalán a personas que apenas saben uruguayo básico y con la pretendida excusa de que es un léxico secreto y místico que solamente con fe y entrega emocional podrán llegar a captar algún día. Es decir, adrede dicen cosas complicadas y que no pueden ser decodificadas, pues no tienen algo verdadero para compartir.

Así que si te sucede a ti, ya lo sabes, el verdadero maestro trabajará para que todo el material te sea provechoso, tanto en lo emocional, intelectual como espiritual.
No oscurecerá a propósito su discurso, ni enturbiará lo que puede ser claramente adquirido.

Por otra parte, es deber del alumno, según marca la HALAJÁ, no quedarse callado sino preguntar cuando no entiende.
Por supuesto que también es su obligación haber estado concentrado en la temática tratada y hacer el esfuerzo de su parte; no vale estar en las nubes y esperar que el maestro no avance a causa de la propia pereza o torpeza del estudiante.
Así pues, el que se avergüenza por preguntar no aprende y además peca.
Es su obligación sacar chispas al encuentro, preguntar y volver a hacerlo, con respeto y afán de aprendizaje; no para ridiculizar al expositor, o querer imponer sus propios puntos de vista.

Y es deber del maestro repetir, reformular, cerciorarse de que su alumno esté comprendiendo y siguiendo adecuadamente el curso.
Sea en una conferencia, o en una clase habitual.
Sea en temas que requieren suma atención y conocimiento previos, o en cuestiones mucho más sencillas.

El encuentro, sea virtual o concreto, es para que el conocimiento fluya en ambos sentidos.
Especialmente para que el maestro ayude al alumno a conocer, reconocer, reenfocar, o lo que fuera pertinente; siempre teniendo también el maestro su propio aprendizaje en cada ocasión.
Si esto no ocurre, algo está fallando en el sistema.

En resumen, mi buen amigo y sus colegas no estuvieron recibiendo NADA de Cabalá, ni mucho menos pan nutritivo para su vida (espiritual o material).
Fueron a un evento en el cual alguien obtuvo algún rédito de ellos, sea económico, renombre, superioridad, contactos para futuros mercadeos, lo que sea que el señor “maestro” haya ganado.
En tanto ellos ganaron muy poco, aunque puedan decir “sefirá”, “maljut”, o cualquier otra cosa que suena a supremo conocimiento de la espiritualidad pero no es más que EGO, cáscaras, máscaras, podredumbre.

Nos queda por tratar el tema de espiritualidad, pero creo que lo dejo para un próximo post.
Igualmente aprovecho para adelantarte algo, nada tiene que ver todo esto que me contó están haciendo con algo siquiera parecido a lo que la Tradición delimita como “espiritualidad”.
¡No! Ni siquiera la perorata mística, seudo cabalística, ni el aprenderse de memoria palabritas complejas que llenan de emoción y hacen estruendo, pero son vacías y sin NESHAMÁ.

¿Se ha comprendido el tema?
¿Alguna pregunta?

6
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Yehuda RibcoNetanel HansaniJonathan OrtizDiego Perez Chacon Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Diego Perez Chacon
Member

Me he topado con esos cursos online promocionados en el facebook; se ha puesto tan de moda las cosas judias, y las redes sociales las han exponenciado. Juzgando un poco la actitud religiosa de mi generación pasada y viendo la de mi generación presente, se comete la misma deformación: pasan de un catolisismo a un evangelismo, de un evangelismo a un un mesianismo, y de este ultimo a una especie de noajismo religioso. Son casos excepcionales quien corte con la religion que le ha tocado en su momento, renuncie a ella para recontruir su salud psiquica, y se empodere de… Read more »

Jonathan Ortiz
Member

Conocí y conozco cuanto charlatán que se vende como el dueño de lo místico, que abre la boca como si conociera todas las respuestas a todas las preguntas, que se molesta cuando alguien le dice “así no es, ud se equivoca” y opta por regañar a su audiencia cuando esta le increpa y expone su ignorancia ante los demás, que lanza indirectas en sus habladurías disfrazándolas de perlas de los Sabios sólo para ejercer control sobre quienes lo cuestionan, que luego de terminar sus chácharas llama aparte a aquél que lo “avergonzó” para agazapadamente pedirle que no vuelva a hacer… Read more »

Netanel Hansani
Member

More, con los anos, e incluso decadas de experiencia que tiene en docencia, no cree que es una dinamica natural que siempre existe un centro de atencion, un numero de personas que comprenden 100% de lo que el disertante explica, otros que comprenden mas de afuera, y estan aquellos que mas bien se perfuman con el tema, y mas bien estan presentes? Dice la Guemara que en los shiure tora, hay quien recibe su recompensa por el estudio que recibieron de su maestro, y hay quienes reciben recompensa por el trayecto que viajaron para ir, ya que no comprenden del… Read more »

A %d blogueros les gusta esto: