Parashat Shemot 5761

Marginales

"(8) Después se levantó un nuevo rey en Egipto que no había conocido a José, el cual dijo a su pueblo:
(9) »He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es más numeroso y fuerte que nosotros.
(10) Procedamos astutamente con él para que no se multiplique; no suceda que, en caso de guerra, también se una a nuestros enemigos, luche contra nosotros y se vaya del país.»
"
(Shemot / Éxodo 1)

Hemos oído -desgraciadamente- con harto frecuencia a los ridículos anti-judíos que esgrimen como excusa para su insana pasión: "por algo será que siempre fueron perseguidos, eliminados, temidos, etc… por algo será".
Nuestra parashá nos enseña la razón: por la falta de autoestima del que odia a los judíos (o negros, gallegos, sudacas, etc.)
Faró esgrime ante su pueblo un argumento fantasioso y tendencioso, les presenta a sus vecinos hebreos como el lobo feroz, el que está dispuesto a ensañarse con los tiernos corderitos. 
Pero, en el momento de confrontar las palabras con los hechos, es decir, de hacer a luz lo evidente, ¿quién asume que hay que obrar con astucia para oprimir al otro? ¿Quién decide movilizar una maquinaria despiadada para esclavizar al débil y diferente? ¿Quién desconoce los aportes básicos dados por los hebreos a la estabilidad de su nación? ¿Quién inventa historias, juega al "cuco", demoniza a otro pueblo? ¿Quién se llama a sí y a su pueblo débiles y escasos, cuando eran poderosos y numerosos? ¿Quién hace uso del miedo, de lo irracional, para vencer sus propias flaquezas emocionales? En definitiva, ¿quién es el que representa un peligro y un problema: la -generalmente- inocente víctima del odio; o el irracional victimario -víctima de sus taras-?

Así que, si durante generaciones y diásporas, los judíos, hebreos, israelitas han sido tildados como negativos, ¿dónde deberíamos poner nuestra atención; en ellos o en los que los enajenan?

Y, en general, en nuestra vida corriente, si nosotros alienamos a otros, sea por la razón que fuera, ¿lo hacemos por sus faltas, o por las nuestras?
Investiguemos para no caer nosotros también -a veces- en gruesos errores de apreciación.

Shabbat Shalom les desea Yehuda Ribco

barra11.gif (1466 bytes)


Destellos de la parashá

El proceso de esclavización de los Hijos de Israel se pone en funcionamiento. Y la opresión se convierte en tan terrible, hasta el punto que ya no es padecida, sino sobrellevada… quizás el punto más trágico de toda esclavitud.
Hasta que la situación mueve a los hebreos a reconocer su dolor, y más importante aun, el de los otros, y eso significa el inicio de la liberación del yugo de Mitzraim. Proceso que será tortuoso y prolongado.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: