Pastor

Está escrito en la parashá: “Que Hashem, Elokim de los espíritus de toda carne, ponga al frente de la congregación un hombre que salga y entre delante de ellos, que los saque y los introduzca, para que la congregación de Hashem no sea como ovejas que no tienen pastor.
(Bemidbar / Números 27:16,17)

Cada persona es un mundo, con sus propias metas, concepciones, intereses, deseos, anhelos, sueños, obstáculos, progresos, fallas, méritos, pasado, presente, situación…
Y tal como los planetas de nuestro sistema solar, por muy diversos que sean, comparten características, es posible compartir con otras  personas algunos de nuestros aspectos, y es en el campo intermedio que se hace practicable la socialización, el intercambio.
Cuando se armoniza la carne junto al espíritu, la persona crece, su entorno crece.

A veces es necesario el concurso de un pastor, un guía de caminos, un maestro, para instrumentar el desarrollo (personal y colectivo), para viabilizar la convergencia mutual.
El verdadero maestro es aquel que reconoce las individualidades, las particularidades y colabora para alentar a cada cual en lo apropiado, por el bien de todos. Alienta con el ejemplo. Instruye siendo el que está al frente en las acciones correctas, y no exclusivamente en la prédica vaciada de acción asertiva.

Sabemos que hay un pastor dirigiendo a las ovejas, si éstas no se descarrían, y el grupo crece con cada uno de sus elementos en evolución hacia la trascendencia.

Destellos de la parashá

Sidrá 41ª de la Torá; 8ª del sefer Bemidbar.
Entre pesukim 25:10 y 30:1. Haftará en I Melajim 18:46-19:21.

La Tierra Prometida a los patriarcas de Israel se torna por momentos en figura de esta parashá.
Es que, realmente, la tierra de Israel sin su Pueblo, es como un oasis sin su ojo de agua, sin su sombra refrescante, sin su existencia… ¿y qué es la sombra y el agua sin el continente del oasis?
Y aprendemos esta semana acerca de la posesión de la Tierra, del esfuerzo por adquirirla y hacerla propia. Del liderazgo acorde a ella. Y también que el mero afincamiento no es el objetivo, sino el medio para el logro de metas trascendentes… pues, la Tierra + Pueblo pero sin Torá (forma armónica de vida) = a una fórmula que no cierra…

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: