Educar a los niños y a los padres

Antaño, cuando el rey judío congregaba al pueblo para leer públicamente la Torá, reunía a todos los del pueblo, hombres, mujeres, ancianos, niños, todos eran convocados para que escucharán y aprendieran a vivir de acuerdo a la Torá.
Rashi cita al Talmud diciendo que los niños eran puestos delante, para atraer bendiciones especiales a sus padres, en lo que el Talmud nombra como "joya preciosa".

¿Qué podemos aprender de esta conducta?

  1. Aunque supongamos que los niños no comprenden, en verdad, ellos desde el inicio de sus vidas van mamando del modelo de vida de sus mayores. Cada acto, gesto, palabra de sus padres, va conformando la personalidad infantil. Así pues, los padres deben tener en cuenta que educan a través de ser quienes son, y no a través de palabras o buenas intenciones.

  2. En los momentos graves y ceremoniosos también los niños deben estar presentes. Cada uno desde su rol particular, desde el nivel adecuado a su circunstancia. Pero presentes y activos. Tomemos como ejemplo la noche de Pesaj y comprenderemos que es vital no excluir a ninguno de los que debe estar incluido.

  3. El lugar de los niños es al frente, pero NO en el frente de la batalla, SINO al frente de todas las expresiones espirituales.
    (Tome nota, muchos de los terroristas que se hacen llamar palestinos, como arma de guerra emplean a sus pequeños niños poniéndolos al frente de las batallas. Tal actitud cobarde de los mayores, es una malvada posición que desprecia la vida y lo que es bueno. Educan para la muerte, para la miseria, para la guerra, para el rencor. Claramente esta postura de apoyo a la muerte, es un antagonismo directo contra el Eterno y todas sus enseñanzas).

  4. Los padres deben involucrarse activamente en la educación de sus hijos. No es una cuestión de enviarlos a la escuela o al movimiento juvenil, sino de educarlos en el hogar, en cada ocasión posible. No siempre se cumple con la obligación de educar a los hijos por enviarlos a algún lugar a estudiar.

  5. El proceso de aprendizaje individual no termina nunca. Cuando una persona es adulta, no ha llegado al colmo de su sapiencia, sino que ahora debe aprender nuevas cosas, o a renovar sus conocimientos.
    La necesidad de educar a sus hijos es la ocasión ideal para continuar estudiando y educándose.

  6. ¿Hay algo más precioso para un padre que ver y saber que su hijo es fiel a la tradición de su familia? Para verlo y saberlo, es imprescindible que ambos compartan momentos cotidianos así como trascendentales.

  7. Por último, los niños no son "el futuro", los niños son el presente. Ya están aquí, están alborotando en los alrededores, actúan muchas veces como llamando nuestra atención, pues así son ellos, pero también porque nos quieren hacer recordar que no posterguemos para mañana nuestro contacto verdadero con ellos.

Reunámonos con nuestras familias, los cónyuges entre sí y con sus vástagos.
Congreguémonos en las vísperas de este nuevo año, para aprender juntos, para crecer juntos, para soñar juntos, para hacer juntos.
Y comencemos el año juntos, para que cuando las vicisitudes de la vida nos haga separar, sin embargo, espiritualmente nos mantengamos unidos.

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

¡Shaná tová umetucá!

Moré Yehuda Ribco

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

-Rabí, ¿por qué en la Shmonesré decimos Elokeinu vElokei avoteinu, no sería suficiente con que dijéramos Elokeinu?

– Mi querido alumno, si fuera suficiente eso es lo que hubieran puesto nuestros Sabios.
Por algo es que ellos no se conformaron solamente con mencionar "nuestro Dios", y añadieron también "y Dios de nuestros padres".
Varios son los motivos, pero te diré uno: ¿no es una bendición para los padres que puedan decir orgullosamente que sus hijos no se han extraviado del buen camino que ellos les han marcado? ¿Y no es una alegría para los hijos reconocer que ellos no están solos en su vida, sino que comparten un inmenso tesoro con sus padres?

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se puede relacionar este relato con el comentario que brindamos de la parashá?

  • ¿Podría dar alguna otra respuesta a la pregunta del alumno del relato?

  • Esas contradicciones
    El inspirado proverbista nos enseña: "Fieles son las heridas que causa el que ama, pero abundantes son los besos del que aborrece."
    (Mishlei / Proverbios 27:6).

    • ¿Cómo es esto? ¿Abundantes son los besos del enemigo? ¿El que ama causa heridas?
      ¿Qué nos quiere decir el sabio proverbista con esta aparente contradicción?

    • ¿Conoce algún caso real en el cual se ve claramente que el acérrimo enemigo es el que da muchos besos y elogios públicos?

    • ¿Por qué cree que el que ama puede llegar a herir al amado?

  • Responsabilidad mutua
    El Midrash nos ilumina: "Todos los israelitas son responsables los unos por los otros. ¿A qué se parecen? A un barco del cual se ha desprendido uno de sus sectores. Nadie dice: hay un sector del barco que está mal, sino que se dice: todo el barco se está hundiendo"
    (Tana Debei Eliahu Raba 11).

    • ¿Puede dar algún ejemplo real, de la vida comunitaria judía, que muestre que un acto sectorial afecta el equilibrio general?

    • ¿Por qué es tan valiosa la unidad del pueblo judío?

    • ¿Qué ha hecho usted últimamente para colaborar en el bienestar de alguna persona o institución judía?

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: