Las festividades de la Torá nos sacan de la zona de confort

Muchas enseñanzas extraemos de las festividades que Hashem ha ordenado que los judíos respetemos.
En esta ocasión quiero que aprendamos cómo se nos instruye a salir confiados de la zona de confort, para que podamos ir avanzando en conseguir el máximo potencial posible para nuestras vidas.
Por ello, iremos viendo una a una esas festividades marcadas como sagradas por la Torá y viendo su enseñanza a este respecto.

  1. Shabat: se nos limita en la realización de melajá, es decir, tareas creativas y que ponen de manifiesto nuestro poder extra natural sobre la naturaleza. Un día a la semana tenemos que abstenernos de la pretensión de dominar el mundo y aceptar que vivimos bajo el continuo mando de Dios, aunque el resto del tiempo quizás lo olvidemos un poco.
  2. Pesaj: se nos prohíbe comer jametz, es decir, masa de alguno de los cinco granos básicos que ha leudado. Todos los días ya tenemos restricciones a lo que podemos ingerir, pero en esta semana al año se apunta a lo que son alimentos esenciales, al menos en la dieta tradicional del antiguo medio oriente. Tenemos por tanto que aprender que no todo lo que deseamos es permitido y aunque esté a nuestra disposición, no siempre estamos habilitados.
  3. Shavuot: la costumbre, ya que no mandamiento, nos insta a no dormir en la noche de esta festividad, sino quedarnos despiertos estudiando Torá. Esta limitación en la necesidad básica del sueño nos viene a informar que nuestra vida es limitada y que no podemos pasar en inconsciencia, sino que es necesario despertar y dedicarnos a desarrollarnos en todos los aspectos posibles.
  4. Sucot: por siete días debemos abandonar nuestros hogares estables para pasar a residir en una pequeña morada temporal, endeble, a merced de los elementos de la naturaleza. Su enseñanza es que esta vida es pasajera, que es ridículo aferrarse a las cosas materiales, porque todo, absolutamente todo lo material pasa y desaparece. Mejor tomar consciencia de la conexión constante que tenemos con lo espiritual, pues es eso que realmente nunca perderemos.
  5. Rosh haShaná: se nos avisa que alguien siempre está por sobre nosotros, que nos juzga, que nos decreta eventos en nuestra vida, que decide más allá de lo que nosotros queremos, sabemos, podemos, deseamos, etc. Se nos pone en nuestro lugar, muy pequeñito y falto de poder, pero al mismo tiempo de impresionante valor trascendental.
  6. Iom Kipur: por un día no comemos, no bebemos, no tenemos otros placeres corporales, no porque estemos siendo privados para castigarnos de alguna manera, sino para que a través de estas limitaciones en lo físico tomemos noción de nuestra identidad espiritual y aprendamos a orientarnos a través de ella y no de los mandados que le hacemos al EGO.
  7. Shminí Atzeret: un día tenemos una festividad sin motivo histórico, simplemente Dios quiere que Sus hijos sigan juntos, celebrando, acordándose del Padre, participando de una vida espiritual sin preocuparse de las cuestiones cotidianas. En esta festividad no hay prohibiciones especiales, no se nos limita adrede en algo específico; quizás porque el mensaje sea que la verdadera plenitud se consigue al liberarnos del EGO para llevar una vida activa, satisfactoria, equilibrada.

Ojalá aprendamos a través de fiestas y alegrías y no por medio del sufrimiento y las privaciones que no controlamos.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: