Enseñanzas fundamentales en la parashá Bereshit

Esta semana leeremos Bereshit, dando inicio al ciclo de lectura anual de la Torá. Iremos progresando, semana tras semanas, hasta nuevamente completar toda la lectura de la Torá en la siguiente festividad de Simjat Torá.
Te invito a conocer un breve resumen de los temas de la parashá, para lo cual iremos siguiendo el orden de aliot laTorá. En esta oportunidad no solo mencionaremos contenidos, sino haremos breves e intensas profundizaciones que resultan fundamentales sean conocidas por los fieles al Creador.

aliá: La creación del universo se detalla día a día concluyendo con la creación de Shabat. Podemos rescatar tres ideas centrales de este relato:

  • Hay un Creador, que es el dios Uno y Único, el cual no solamente creó en el pasado todo lo existente y las bases para desarrollar las nuevas creaciones, sino que de forma constante energiza el universo y por tanto le da existencia. Además está conectado con Su creación, podríamos decir que «está atento» a lo que sucede, en cada tiempo y lugar; no habiendo abandonado Su creación ni siendo distante de ella.
  • El Creador ha dictado desde el inicio leyes para Su creación, algunas son físicas y las vamos descubriendo a través de la ciencia, otras son espirituales y las conocemos por intermedio de lo que Él reveló a Sus profetas verdaderos. Estas leyes organizan la Creación y al ser humano le brindan un marco de conducta que le permite desarrollarse hasta el máximo posible de su potencial.
  • El relato de la Torá no pretende ser un libro de ciencia ni tampoco de historia, sino que ofrece a sus receptores (el pueblo judío, y a través de sus maestros verdaderos llega el mensaje al resto de la humanidad) un manual de vida, para que tengamos conciencia de nuestra constante conexión con el Padre Celestial y nos reconozcamos en nuestra identidad como seres espirituales en tránsito por este mundo material. Lo llamativo es que el mensaje de la Torá se enfoca absolutamente en la vida en este mundo, dándonos herramientas para vivir un aquí y ahora pleno y trascendente, sin dedicarse a hacer mitología, teología o cuestiones que sean metafísicas.

2ª y 3ª aliá: Se detalla la creación de Adam y Java y la historia de Gan Eden. Para algunas personas resulta chocante que se dan dos relatos diferentes de la creación de la humanidad, y por tanto argumentan que la Torá es obra de múltiples autores y muy poco coherentes en su escritura y edición final de los textos. Pero, el hecho cierto es que el Divino Autor nos ha dado el mismo hecho relatado desde dos enfoques diferentes y complementarios. Uno es desde la visión universal, ubicando al ser humano en su relación con toda la creación. El otro es desde una perspectiva más individual, el ser humano en su pequeña zona de confort y sus obstáculos para poder desarrollarse hasta el máximo potencial posible.

aliá: Adam y Java son expulsados ​​de Gan Eden y se relata la historia de Caín y Abel.
El ser humano con sus defectos y virtudes, desde el mismo inicio de nuestra travesía por este universo. Tenemos un poder único, que nos hace diferentes al resto de las criaturas, pues contamos con el libre albedrío, es decir, podemos elegir entre hacer lo bueno y aquello que no lo es. El gran problema surge cuando tenemos la mente confundida y terminamos creyendo que lo bueno es malo y lo malo bueno. Mucho peor cuando nos convencemos de que estamos en lo cierto y vamos actuando en contra de las leyes del Eterno, sea en lo físico o en lo espiritual. Ahí se establece el caos en el mundo, ya no solamente en nuestra mente.
Es por ello tan importante conocer acerca del EGO (también nombrado como Ietzer haRá, el Satán, el ángel Samael, la inclinación a lo malo), para estar mejor capacitados para tomar control de aquello que podemos controlar y entonces ser realmente libres.

5ª, 6ª y 7ª aliot: Cronológicamente, el tiempo que cubre la parashá Bereshit es desde el año 1 (la creación de la humanidad) hasta el nacimiento de los tres hijos de Noé en 1556. Las últimas tres aliot laTorá enumeran las 10 generaciones desde Adán hasta Noaj, así como la fractura de la consciencia y la conducta en la relación del hombre con Elohim. Es interesante señalar que la generación de Noé fue la primera generación que no conoció personalmente a Adam.
Otra cosa interesante de resaltar es que, en ningún momento la Torá establece alguna marca temporal que permita afirmar absolutamente que el mundo tenga 5781 al día de hoy (octubre 2020). Lo que sí surge de su relato es que la humanidad es de reciente aparición, de unos pocos miles de años, lo cual no significa que todo el universo sea tan joven, o que no hayamos tenido ancestros muy parecidos a nosotros pero con una enorme diferencia: ellos no contaban con NESHAMÁ (espíritu) y por tanto carecían de libre albedrío y conexión sagrada con el Creador. Quizás hablaban, tal vez era muy inteligentes, probablemente tenían una interesante cultura hace 10.000 años atrás, y hasta quizás tenían sus religiones, pero no eran humanos como lo somos nosotros, pues carecían del único rasgo realmente identificatorio de un ben Adam, que es ser NESHAMÁ arropada en un cuerpo en este mundo.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: